Enlaces de accesibilidad

Sonia Garro, víctima de paliza en prisión


Sonia Garro

Tras 17 meses sin cargos ni juicio, Sonia Garro sigue siendo objeto de tratos inhumanos en la prisión de mujeres de El Guatao. Según su hermana, la golpiza le dejó hematomas en varias partes del cuerpo.

Tras casi 17 meses en prisión sin cargos ni juicio, la Dama de Blanco Sonia Garro continúa siendo objeto de tratos crueles, inhumanos o degradantes en una cárcel cubana.

La semana pasada Garro fue víctima de una paliza por parte de cuatro carceleras del penal de mujeres de El Guatao, que le dejaron moretones en los muslos, el hombro derecho y el cuello.

Según le contó a nuestro colega Amado Gil la hermana de la activista, Yamilet Garro, el castigo tuvo lugar cuando Sonia estaba en su horario de llamada telefónica —le permiten una semanal—y se le quedó en la galera la tarjeta telefónica.

Una “reeducadora” la condujo de vuelta para que recogiera la tarjeta, pero al llegar, otra funcionaria de orden interior estaba discutiendo en la puerta con una reclusa. Mientras Sonia entraba a buscar su tarjeta la discusión fue subiendo de tono y la carcelera cerró la reja de la galera. La que conducía a Garro, de mayor graduación, le ordenó que abriera para que ella pudiera salir, pero tuvo que quitarle la llave y hacerlo ella misma.

Al salir, la Dama de Blanco le dijo a la airada policía que ni ella ni las demás reclusas tenían por qué pagar por su mal humor y sus problemas personales. Eso desencadenó la paliza, a la que se sumaron otras guardias sin siquiera saber lo que había pasado.

Durante una reunión posterior en presencia de Sonia, funcionarios del penal le mostraron a Yamilet un certificado de las lesiones recibidas por su hermana --las que ella tuvo entonces ocasión de ver-- y le aseguraron que las carceleras que participaron en la golpiza fueron suspendidas. Respecto a medidas más drásticas, les dijeron que tendrían que esperar a que la Dirección de Cárceles y Prisiones enviara un investigador a esclarecer los hechos.

En el momento de la golpiza Sonia Garro estaba padeciendo una infección renal, producto de un quiste en un riñón. También es hipertensa.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:45 0:00

Sonia Garro y su esposo Ramón Alejandro Muñoz, ambos opositores de la raza negra, fueron detenidos en su modesta vivienda de la barriada de Los Quemados, municipio habanero de Marianao, el 18 de marzo del 2012, en un aparatoso operativo policial de “extracción” o desalojo, que incluyó fuerzas antimotines y un uso excesivo de la fuerza que provocó la protesta de la pareja. Días después llegaba en visita oficial a Cuba el Papa Benedicto XVI.

Desde entonces han permanecido encarcelados sin cargos ni juicio. La hija menor de Sonia, Elaine Bocourt, ha estado esos 17 meses bajo la custodia de Yamilet.

Al margen de su activismo con las Damas de Blanco, Sonia Garro mantenía en su humilde domicilio una guardería no lucrativa donde, después de la hora de salida de las escuelas, ofrecía entretenimiento y educación artística a los niños del barrio.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG