Enlaces de accesibilidad

Wall Street Journal a favor de activista cubana presa


Sonia Garro junto a su esposo y activistas de derechos humanos en La Habana

El diario The Wall Street Journal denuncia que la activista de derechos humanos Sonia Garro y su esposo llevan un año “olvidados” y padeciendo los tormentos de las cárceles en Cuba.

Por defender los derechos humanos, Sonia Garro, una madre cubana de 37 años y parte del grupo de apoyo a las Damas de Blanco, está encarcelada en Cuba desde el 18 de marzo de 2012 sin que hasta ahora medie contra ella ninguna acusación, dice el diario The Wall Street Journal.

El periódico denuncia que la activista está presa en el notorio penal de Manto Negro, y que su esposo quien trató de defenderla fue arrestado el mismo día y sigue encarcelado en el Combinado del Este sin que tampoco se le hayan presentado cargos.

Ambas cárceles están llenas de mazmorras infestadas de ratas, dice, donde no se permite la entrada ni a observadores de la Cruz Roja Internacional ni al relator especial de Naciones Unidas sobre la tortura.

El Journal califica de “surrealistas” las reformas anunciadas en Cuba, “donde mientras más habla de cambios el régimen---subraya--, peor se vuelven las cosas para cualquiera que tenga conciencia”.

Según el diario, en el más reciente de esos episodios, la propaganda del gobierno cubano ha estado alardeando de que su nueva política de viajes ha permitido salir de la isla a varios destacados críticos del gobierno.

“Pero un grupo más numeroso ha sido dejado atrás—agrega—Su trato inhumano, del que raramente informa la prensa, pone de relieve el poco progreso que ha habido” en Cuba.

El Journal recuerda que Garro fue encarcelada una semana antes de la visita hecha a la isla por el entonces papa Benedicto XVI y dice que aunque muchos quizás nunca hayan oído hablar de ella, su caso es un “testimonio del poder de la propaganda del régimen y la debilidad del periodismo estadounidense”.

Cita además una reciente entrevista publicada por Diario de Cuba con un testigo que presenció el arresto del matrimonio y dijo que ambos fueron tratados como “terroristas”, y en adición resalta que por ser negra y pobre Garro fue además discriminada.

También resalta que después que la expulsaron de su trabajo porque su esposo era un opositor del gobierno, ella fundó un centro comunitario en 2007 a fin de sacar de las calles a muchachas de 13 y 14 años que ejercían la prostitución.

“El centro tuvo tanto éxito –agrega—que abrió un segundo en otro barrio. La respuesta del gobierno fue desatar una turba de matones para que asediaran su casa tres veces y en dos ocasiones le propinaran palizas”.

Por su parte en Madrid, la plataforma del exilio cubano Cuba Democracia Ya le pidió a Amnistía Internacional que declare a la activista Sonia Garro como prisionera de conciencia.

Rigoberto Carceller de la plataforma opositora dio detalles a Radio Martí.
Exiliados cubanos interceden a favor de Sonia Garro
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:24 0:00
XS
SM
MD
LG