Enlaces de accesibilidad

Traficantes de personas abandonan a familia cubana en Armenia


Familia cubana en Armenia. Foto tomada de la campaña de recaudación en Go Fund Me.

Por $8.000 dólares cada uno, los traficantes les prometieron ayudarlos a llegar a Estados Unidos tras una larga travesía por varios países, pero resultaron víctimas de una estafa.

Una familia cubana vive actualmente desesperada en Armenia, tras resultar víctima de traficantes de personas que robaron su dinero, los abandonaron y amenazaron con secuestrar a su hijo pequeño si les denunciaban a la policía.

Por $8.000 dólares cada uno, los traficantes les prometieron trasladarlos hasta Rusia, luego a Armenia, donde les proveerían de pasaportes falsos para seguir camino a Austria, Alemania y finalmente a México, desde donde cruzarían la frontera con Estados Unidos.

Pero nunca les entregaron los documentos, y luego de 6 meses varados en Armenia expiró su visa, y quedaron en condición de ilegales.

La familia está compuesta por Mónica Reyes, de 31 años, su esposo Yoel Rodríguez, de 36, sus hijos Karlita, de 6 años, y Kevin, de 10, además de la madre de esta y su esposo, Elizabeth Calero y Luis Miguel Cabrera.

Reyes explicó en declaraciones a la cadena Univision 23, citadas por el diario El Nuevo Herald, que lo que sería una espera de 21 días, se convirtió en más de un año.

Su esposo fue el primero en salir de Cuba, en octubre del 2014, y luego, en julio del 2015, se le sumó el resto de la familia. Para costearse el viaje vendieron todas sus pertenencias, acotó Reyes.

Pero a la extorsión se sumaron las amenazas de los estafadores de secuestrar al más pequeño de la familia, que había comenzado a asistir a la escuela.

“Uno de ellos, Yasser Bencomo, nos dijo que si los denunciábamos nos daba donde más nos dolía, que nos secuestraba al niño”, dijo Calero en entrevista telefónica con El Nuevo Herald.

El pequeño dejó de asistir a la escuela tras esconderse aterrorizado al ver a Bencomo a las afueras del edificio.

La red estaría compuesta por los cubanos Bencomo, Leyine Gómez y su madre, Bárbara Limonta, quien sería el contacto de Cuba, según Calero.

Nos obstante, la familia cubana denunció el caso a las autoridades armenias, pero estas solo les dijeron que avisaran cuando volvieran a verlos, porque nada podía hacer si no conocían su paradero.

Ramón Pereda, otro cubano residente en el sur de la Florida que asegura haber sido víctima de la misma red, confirmó la información.

Pereda logró llegar a Estados Unidos por esta vía, pero debió dejar atrás a su esposa, hijos y suegra, con la promesa de que se le unirían en breve. Pero ante la espera sin fin, y debido a una enfermedad cardíaca, Pereda envió dinero a su esposa para que se regresara a Cuba a atenderse y luego a sus hijos.

Su suegra permanece ahora en un albergue para ancianos en Armenia, luego de que fuera asaltada y le arrebataran el dinero que Pereda le había enviado para que se regresara a Cuba. Su esposa e hijos viven en una vivienda alquilada, porque lo vendieron todo para costearse la travesía, dijo al diario.

La familia de Calero asegura que no pueden regresar a Cuba por su labor opositora. En particular Cabrera tuvo que salir primero de la isla por el acoso de la Seguridad del Estado, dijo Calero.

Sus intentos de conseguir asilo político en Estados Unidos a través de la embajada estadounidense en Armenia han resultado infructuosos. La carta que entregaron con la petición nunca recibió respuesta.

“Estamos encerrados sin salir de la casa por temor a que nos encuentren. Tememos por nuestras vidas y principalmente por la de los niños”, dijo Calero. “Aquí las temperaturas son bajo cero y no tenemos ni calefacción ni alimentos”.

Un grupo de cubanos ha organizado una campaña de recaudación de fondos en el sitio de internet de GoFundMe para hacer más llevadera la vida de esta familia en Armenia, en lo que se encuentra una solución definitiva a su caso.

XS
SM
MD
LG