Enlaces de accesibilidad

Sucesor de Raúl Castro mantendría sin cambios el régimen castrista


Jaime Suchlicki, Director del Instituto de Estudios Cubanos

La posibilidad de que el régimen continúe sin cambios, tras la salida del gobierno de Raúl Castro, parece ser más fuerte en Cuba de lo que fue en otros estados comunistas, afirma Jaime Suchlicki, director del Instituto de Estudios Cubanos.

El vicepresidente del Consejo de Estado, Miguel Díaz-Canel, posible sucesor del gobernante cubano Raúl Castro, no cuenta con apoyo militar ni popular y sólo estará en el cargo para cumplir los deseos de Raúl y sus estrechos aliados militares en el Politburó del Partido, asegura el profesor Jaime Suchlicki, director del Instituto de Estudios Cubanos (IEC).

“Raul no es Deng Xiaoping, Gorbachev o un pragmático militar de uniforme”, subrayó Suchlicki ante una audiencia del Subcomité de Seguridad Nacional titulada “El acercamiento de Obama con el régimen de Castro: anatomía de una política fallida”, realizada el martes en el Miami Dade-College,

La posibilidad de que el régimen continúe sin cambios, tras la salida del gobierno de Raúl Castro, parece ser más fuerte en Cuba de lo que fue en otros estados comunistas, según el académico, quien ha publicado varios ensayos sobre el tema cubano.

Suchlicki recordó que antes de asumir el gobierno en 2006, Raúl Castro fue el ministro de Defensa con más años en el cargo (47 años), durante los cuales se llevó a cabo la peor represión política y la centralización económica en Cuba.

“Es responsable de numerosas ejecuciones, después que él y su hermano asumieron el poder en Cuba, y algunas mientras estuvo exiliado en México en durante la etapa guerrillera en la Sierra Maestra”, afirmó.

Al detallar su balance del deshielo entre Washington y La Habana en el ámbito internacional Suchlicki destacó que la normalización de relaciones con Cuba, impulsada por el presidente Barack Obama tuvo muy poco impacto en la alianza del general Castro con Irán, Rusia y Venezuela.

“Las estrechas relaciones que estos países han desarrollado con Cuba se han mantenido inalterables”, subrayó. “La creencia de larga data en Estados Unidos de que, a través de negociaciones e incentivos, podemos influenciar en el comportamiento de Raúl se ha debilitado por su falta de voluntad de hacer concesiones importantes”, añadió.

“Prefiere sacrificar el bienestar económico de los cubanos, en lugar de ceder a las exigencias de una Cuba, política y económicamente diferente”, indicó.

Suchlicki dijo que la causa de los problemas económicos de Cuba no es el embargo, sino su fracasado sistema económico. Al igual que en las economías de la Unión Soviética y los ex países marxistas de Europa del Este, el sistema cubano es antiguo, ineficiente y corrupto y, según añadió, no alienta la iniciativa privada ni la productividad.

“Si Cuba produjera y exportara más, podría comprar los productos que necesita en cualquier otro país. Estados Unidos es el mercado más cercano a Cuba, pero no es el más barato”, dijo Suchlicki. “Lo que quiere el régimen de Castro son turistas y créditos estadounidenses sin hacer grandes cambios económicos o políticos”, subrayó.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG