Enlaces de accesibilidad

Castro promete que en abril "Cuba tendrá un nuevo presidente"


Raúl Castro, pronuncia un discurso durante las sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento) hoy, jueves 21 de diciembre, en La Habana.

"Cuando la (nueva) Asamblea Nacional se constituya, el 19 de abril del próximo año, habrá concluido mi segundo y último mandato al frente del Estado y el Gobierno, y Cuba tendrá un nuevo presidente”, prometió Castro el jueves al cierre del plenario de la Asamblea Nacional de Cuba.

"Cuando la (nueva) Asamblea Nacional se constituya, el 19 de abril del próximo año, habrá concluido mi segundo y último mandato al frente del Estado y el Gobierno, y Cuba tendrá un nuevo presidente”, prometió Raúl Castro el jueves en un discurso al cierre de la segunda plenaria anual de la Asamblea Nacional de Cuba.

Citado por los medios oficiales, el gobernante de 86 años explicó que esa decisión "obedece a un acuerdo alcanzado en los últimos congresos del Partido Comunista sobre la conveniencia de limitar a dos términos de cinco años sucesivos en el ejercicio de los principales cargos de la nación".

En la sesión de la mañana, los diputados habían aprobado la ampliación del mandato de las Asambleas provinciales hasta el 25 de marzo del 2018, y el de la Asamblea Nacional hasta el 19 de abril del 2018 cuando debe iniciar su gestión el nuevo gabinete.

Raúl Castro en la Asamblea Nacional del Poder Popular.
Raúl Castro en la Asamblea Nacional del Poder Popular.

El relevo parlamentario estaba previsto inicialmente para el 24 de febrero del 2018. La Constitución establece que la Asamblease instala por cinco años y de ella emanan el Consejo de Estado, su presidente y vicepresidente.

Raúl Castro, quien reemplazó en el poder a su fallecido hermano Fidel en el 2006, ha reiterado en varias ocasiones que dejará su cargo, aunque se mantendría como Primer Secretario del gobernante Partido Comunista, cuyo próximo congreso está previsto para el 2021.

Los hermanos Castro han gobernado al país por casi 60 años. Miguel Díaz-Canel, quien nació después de la toma del poder por los rebeldes comandados por Castro en 1959, es la más visible figura para heredar la presidencia.

El proceso de transición política tiene lugar mientras Cuba enfrenta grandes desafíos por la disminución en los suministros de crudo de su aliado socialista, Venezuela, el retroceso en las relaciones con el Gobierno estadounidense del republicano Donald Trump, y problemas de liquidez.

Castro dijo en su discurso que las medidas que aplica a Cuba el Gobierno de Trump no sólo han hecho retroceder el proceso de acercamiento iniciado a fines del 2014, sino que "han profundizado la tensión".

Aseguró que su Gobierno no tiene responsabilidad ninguna en los supuestos ataques que han dañado la salud de 24 diplomáticos de Estados Unidos en La Habana y familiares, un hecho que llevó a reducir drásticamente el personal en la embajada de ese país en Cuba.

Washington no ha acusado directamente a Cuba de los ataques pero sí ha reiterado que pudo haberlos evitado.

Nuevos remedios económicos

Paralelamente, el vicepresidente Marino Murillo, quien supervisa las reformas en el país, indicó que se aplicarán nuevas medidas de control sobre el trabajo en forma independiente al Estado, que ya fue limitado a mediados de este año.

Murillo informó que por ahora no se aprobarán más cooperativas no agropecuarias, que éstas tendrán alcance provincial, y se limitarán los rangos mínimos y máximos de los ingresos de sus miembros para evitar empresas privadas encubiertas.

Asimismo se unificarán rubros autorizados, como el caso de manicuras y peluqueros, que pasarán a llamarse servicios de belleza. De los 201 la lista quedará constituida por 122, y se regularán los bares que hoy operan con licencias de otras actividades gastronómicas.

Por su parte, Castro aseguró que no se retrocederá en materia de la apertura limitada, pero advirtió que espera que “los cambios en esta esfera se implementen bien”.

En el pleno parlamentario de este jueves, el segundo del año y último de esta legislatura, también se conocieron los datos económicos al cierre de 2017, un año de tímida recuperación para Cuba tras cerrar 2016 en números rojos (-0,9 %).

Este año, según anunció el titular de Economía, Ricardo Cabrisas el PIB de la isla creció un 1,6 %, lo que se atribuye al empuje del turismo y la construcción, y para 2018 el Gobierno proyecta un crecimiento del 2 %.

Sin embargo, tanto Cabrisas como Raúl Castro reconocieron que el
próximo año "también será complicado para las finanzas externas de
la nación".

(Con información de Reuters, AP y EFE)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG