Enlaces de accesibilidad

Rubio: a menudo "la ayuda" a recién llegados termina en las arcas de Castro


Decenas de cubanos hacen fila hoy, 10 de febrero de 2016, en la ciudad de David, capital de la provincia occidental panameña de Chiriquí, para comprar el boleto de avión, por 523,50 dólares cada uno, para viajar a México. Los 1.301 cubanos en tránsito ha

Para ilustrar la resiliencia del Estado de bienestar social el senador cubanoamericano vuelve sobre el caso de los cubanos que llegan a EE.UU., reciben beneficios de refugiados políticos, y luego regresan una y otra vez a la isla de donde ¿huyeron?.

En un artículo publicado en el sitio conservador National Review, el senador cubanoamericano Marco Rubio singulariza la asistencia sin cuestionamientos a los cubanos recién llegados a E.UU. como ejemplo de políticas que, en vez de estimular y premiar el trabajo, ofrecen beneficios automáticos e incondicionales y estimulan la dependencia del Estado.

En ocasión del vigésimo aniversario de la ley que reformó el llamado “Estado de Bienestar Social” impulsado por los políticos liberales estadounidenses desde la presidencia de Lyndon Johnson, Rubio llama a continuar profundizando hasta el nivel de base los logros de esa legislación, que puso fin a los beneficios federales permanentes en favor de un programa de asistencia temporal a familias necesitadas que alentó a trabajar a millones de beneficiarios del “welfare”.

“Fortalecer los estratos intermedios de la sociedad para que luchen contra la pobreza recompensando el trabajo es el próximo paso de la reforma del bienestar social”, dice el senador antes de ilustrar su aseveración enfocándose en el caso de los cubanos.

“La disponibilidad de ayuda del gobierno sin preguntas previas a los recién llegados de Cuba ha dado lugar a abusos y pagos que demasiado a menudo terminan en las arcas del régimen de Castro”, dice el autor.

“El proyecto que el presidente Clinton promulgó como ley en 1996 puso fin a las prestaciones sociales automáticas para muchos inmigrantes recién llegados, pero hizo una excepción para cualquier persona procedente de Cuba, bajo la presunción de que cualquiera que llegara de la isla venía huyendo de la persecución política”.

“Aunque seguimos viendo llegar a los EE.UU. a muchos cubanos que huyen de su país de origen temiendo por sus vidas, también vemos a muchos más que deberían ser caracterizados como inmigrantes económicos en lugar de refugiados políticos”, continúa diciendo el senador por Florida.

“Las actuales condiciones han resultado en que muchos cubanos emigren a los EE.UU. y soliciten beneficios como refugiados, sólo para regresar en repetidas ocasiones a Cuba, el mismo lugar del que supuestamente huyeron. Este tipo de abuso malgastó más de $680 millones en 2014, una cifra que sin duda ha aumentado desde entonces”.

“Debemos consolidar el progreso (logrado por) la ley de reforma de 1996 poniendo fin a la idoneidad automática para (recibir) estos beneficios”, concluye diciendo Marco Rubio.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG