Enlaces de accesibilidad

EEUU y Cuba cerca de acuerdo de cooperación contra derrames de petróleo


El derrame de BP en el Golfo de México. A pesar de las nuevas medidas de seguridad las perforaciones en aguas profundas siguen siendo riesgosas.

La Habana está revisando un borrador enviado por Washington. Acuerdo urge debido a que Cuba planea permitir perforaciones en sus aguas dentro de 18 meses.

Expertos consultados por el diario Tampa Bay Times creen que no está lejos el día en que la Guardia Costera y la Armada estadounidenses y sus homólogos cubanos ​realicen maniobras conjuntas de respuesta a un eventual derrame masivo de petróleo en el Golfo de México.

Todo depende de cuánto tarde La Habana en aprobar un borrador de acuerdo sobre dicha cooperación que le ha sido remitido por Washington.

Que las autoridades cubanas están revisando el documento fue confirmado al diario tampeño por Dan Whittle, director de proyectos de conservación marina y costera del Fondo de Defensa Ambiental de EE.UU. y Jorge Piñón, director del Programa Energético para América Latina y el Caribe de la Universidad de Texas.

Los especialistas coincidieron en que la urgencia del convenio es acentuada por la creciente posibilidad de que Cuba permita dentro de 18 meses perforaciones en el fondo marino de su Zona Económica Exclusiva en el Golfo.

Pese al fracaso de anteriores labores de prospección en el área por parte de varias empresas extranjeras, Cuba se ha asociado ahora con la angolana Sonangol, en busca de los que calcula ascienden a 20.000 millones de barriles de crudo bajo sus aguas profundas.

Un derrame de petróleo en aguas cubanas podría llegar a los Cayos de Florida en menos de una semana.

Sin embargo, aunque Whitle y Piñón están convencidos de que el gobierno cubano eventualmente aprobará el acuerdo, no creen que esté tan cerca de hacerlo, atendiendo a su costumbre de estudiar detenidamente las decisiones políticas, y piensan que podría demorarse todavía varios meses.

"Un acuerdo bilateral que permitiría adecuada avanzada planificación, preparación y capacitación para asegurar que la respuesta es creíble y capaz de contener el derrame", dijo.

Lee Hunt, consultor sobre seguridad en extracción de petróleo, y ex presidente de la Asociación Internacional de Contratistas de Perforación con sede en Houston, cree que un acuerdo bilateral debe permitir una adecuada planificación, preparación y capacitación para asegurar que la respuesta pueda contener efectivamente un escape. El protocolo sería similar al acuerdo que Estados Unidos y México establecieron en 1980, conocido como MEXUS.

Este explica en detalle cómo personal de ambos países cooperaría para hacer frente a un derrame de crudo, cómo se manejaría el control del tráfico aéreo y marítimo, ejercicios militares conjuntos y despliegue de personal militar.

Hunt dijo al Tampa Bay Times que para evitar otra catástrofe como la del derrame en 2010 (de 4.900 millones de barriles durante 87 días) en la plataforma de BP Deepwater Horizon, Cuba necesita tener acceso a los mejores recursos de limpieza de derrames de petróleo, y eso implica una cooperación con EE.UU.

Entre los organismos del gobierno estadounidense que asisten al taller figuran el Servicio de Guardacostas, el Departamento de Estado y el Departamento del Interior (Medio Ambiente). Los funcionarios se han negado a hablar de los detalles o el lugar de la reunión hasta que el plan sea acordado.

Debido al embargo y la prohibición de viajes a la isla, la reunión entre expertos de Estados Unidos y Cuba es auspiciada por Naciones Unidas bajo la Convención de Cartagena, un acuerdo que compromete a las naciones del Caribe a adoptar las medidas necesarias para proteger y preservar los ecosistemas raros y frágiles.

Desde 2012, los representantes del Departamento de Estado de Estados Unidos, la Guardia Costera y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica se han reunido con sus homólogos del Gobierno cubano, así como de México, Bahamas y Jamaica, para considerar la mejor manera de responder a un derrame de petróleo en el norte del Caribe, incluyendo las costas de Cuba.

Ese año , la Oficina de Control de Activos Extranjeros de la Tesorería estadounidense emitió una licencia para que la Guardia Costera pueda entrar en aguas cubanas en caso de una fuga, así como transportar a las empresas privadas que, según se reconoce, cuentan con la mejor tecnología para contener un derrame.

En noviembre de 2013 se celebró una reunión preliminar a la que asistieron por la parte cubana Jesús Pérez, entonces primer secretario de la Sección de Intereses de Cuba en Washington D.C y Yuri A. Gala Lopez, ex embajador de :a Habana en Kingston, Jamaica.

A Estados Unidos le preocupa que el petróleo de un derrame cubano pueda llegar a la Florida, lo cual ocurriría en menos de una semana.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG