Enlaces de accesibilidad

Emprendedores cubanos se lanzan a la era digital a pesar de los obstáculos


Por ahora, los cubanos tendrán que conformarse con los puntos de Wi-Fi instalados en plazas públicas del país, donde a menudo son inestables y de mala calidad las conexiones.

Los cubanos no han esperado por permisos del Gobierno para lanzar sus proyectos al mercado, y han provechando cualquier resquicio para iniciativas como la creación de apps offline o la distribución de contenido en discos duros externos.

Ni los costos, la censura gubernamental o el limitado ancho de banda de la Internet en la isla detienen a los emprendedores cubanos en su empeño por llevar sus negocios a la era digital.

“Nos estamos lanzando a la era digital con gran optimismo”, asegura a la publicación US News, Ariel Causa, director de mercadeo de A la Mesa, una aplicación móvil que funciona offline como un directorio de restaurantes en Cuba.

A pesar de que las inversiones en el sector del turismo han incrementado, el futuro económico de Cuba podría residir en la madurez del sector privado, fuera de las regulaciones estatales, apunta la periodista Kamilia Lahrichi, tras hacer notar el decrecimiento en un 1% de la economía nacional, en la primera mitad del 2016.

Los cubanos no han esperado por permisos del Gobierno para lanzar sus proyectos al mercado, y han provechando cualquier resquicio para iniciativas como la creación de apps offline o la distribución de contenido en discos duros externos. Abundan muchos de estos negocios que dependen parcial o totalmente de la Internet; algunos ilegales; otros alegales.

Según un estudio reciente del profesor del Centro de Estudios de Técnicas de Dirección de la Universidad de La Habana, Lázaro J. Blanco Encinosa, florecen en Cuba escuelas privadas de informática, elaboradores de trabajos de diploma, creadores de páginas web y softwares, vendedores y gestores de cuentas de Internet, buscadores de información en Internet, vendedores de TV por cable, crackers para proveer softwares ilegales, reparadores de equipos informáticos y vendedores de conexiones a wi-fi, entre otros.

Blanco Encinosa explica que estos empresarios privados --contrario a los estatales que solo las usan para registrar información y controlar-- han fortalecido sus negocios con acciones relacionadas con el marketing y el comercio electrónico, entre otras.

"En Cuba, la falta de acceso a Internet no significa una falta de comprensiónde lo que es Internet, que son dos cosas diferentes", dijo Causa a US News.

"No había esta disposición, necesidad y deseo por la iniciativa empresarial ", agregó sobre el clima de negocios en Cuba. Pero, señala, "en Cuba, las personas a menudo son empresarios sin ser conscientes de ello".

La lucha diaria con los obstáculos, como el limitado y costoso acceso a Internet complica sus ansias de prosperidad.

"Vivimos en un país lleno de contradicciones, a veces muy irónicas", dice José Jasán Nieves Cárdenas, coordinar de la publicación El Toque, dedicada a contar historias de jóvenes emprendedores cubanos. "(El país) ha formado a más de 10.000 ingenieros en tecnologías de la información y está prácticamente desconectado".

No obstante, apunta US News, citando a Cárdenas, estos pequeños negocios privados están teniendo un efecto sutil en la sociedad cubana.

“No creo que los jóvenes emprendedores cubanos se vean a sí mismo como el nuevo rostro del campitalismo que echará abajo el socialismo”, indica Cárdenas, pero si nota cambios en lo que es ahora el nuevo centro de atención: “Hemos cambiado el foco de la historia colectiva a la de historias individuales”.

XS
SM
MD
LG