Enlaces de accesibilidad

Trump espera a los Reyes de España en la Casa Blanca


Reyes de España (Archivo)

Se trata de una visita de trabajo de los Reyes de España a Estados Unidos. Coincide con el cuarto aniversario de la proclamación de Felipe VI y está previsto que el matrimonio Trump les ofrezca un trato preferente a su llegada esta noche a Washington.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su esposa, Melania, recibirán este martes a los Reyes de España en la Casa Blanca, en lo que será la primera ocasión en que se encontrarán ambos jefes de Estado.

La invitación a la residencia presidencial en Washington (14.00 hora local) pone fin a la gira que don Felipe y doña Letizia comenzaron el pasado jueves, día 14, en Nueva Orleans y San Antonio.

El encuentro, que coincide con el cuarto aniversario de la proclamación de Felipe VI, está considerado visita de trabajo, pero el matrimonio Trump va a brindar un trato preferente a los Reyes, que llegan esta noche a Washington.

El presidente y la primera dama les recibirá en el ala sur de la Casa Blanca, donde se posarán ante los medios gráficos antes de acceder al edificio.

Tras la firma en el libro de honor, la previsión es que los dos matrimonios pasen al Despacho Oval para mantener un breve encuentro.

A continuación, los dos jefes de Estado van a celebrar una reunión en el despacho con sus respectivas delegaciones, de la que formarán parte el nuevo ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Va a ser también el primer contacto del nuevo Gobierno del socialista Pedro Sánchez con el equipo de Trump, que tras el triunfo de la moción de censura contra Mariano Rajoy, trasladó su deseo de mantener una estrecha colaboración como "aliado atlántico cercano" y reafirmó el apoyo a una "España fuerte y unida".

En paralelo, se prevé que Melania Trump y la reina Letizia tomen un té en una de las dependencias de la Casa Blanca para conocerse mejor.

Es un formato parecido al de la visita que los Reyes hicieron a la Casa Blanca en septiembre de 2015 -la primera de Felipe VI tras su proclamación-, cuando les recibió el anterior presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su esposa, Michelle.

En aquella ocasión, Obama y don Felipe comparecieron ante los medios tras su encuentro bilateral, algo que aún no está confirmado que ocurra con Trump, según fuentes diplomáticas.

Felipe de Borbón tiene intención de invitar al presidente estadounidense a viajar a España, algo que ya hizo Rajoy cuando estuvo en la Casa Blanca en septiembre del pasado año.

La reunión de los jefes de Estado y las dos delegaciones servirá para dar un repaso a los principales asuntos de interés entre los países, cuya relación pasa por una etapa de buena sintonía.

A ello contribuyó la renovación con el anterior Gobierno de Rajoy del convenio de defensa bilateral, del que este año se cumple el 30 aniversario, que extendió el uso de EEUU de las bases de Rota (Cádiz) y Morón (Sevilla).

Fuentes diplomáticas también achacan la fase de normalidad en la relación a que el anterior Ejecutivo del PP, al contrario que otros países europeos, mantuvo una postura prudente hacia Trump cuando llegó al poder y a que la balanza comercial es favorable a Estados Unidos, por lo que España no representa una 'amenaza' en este ámbito.

El único asunto de índole bilateral que inquieta a España a día de hoy es la decisión de la Administración Trump de elevar los aranceles a las importaciones de aceituna negra española hasta un 34,7 por ciento por considerar que las ayudas que recibe este producto representa una competencia desleal.

El Ejecutivo español considera "injustificada" la medida al alegar que los subsidios de la Unión Europea son "compatibles" con la legislación mundial de comercio.

Se manejaba la posibilidad de un encuentro bilateral entre Borrell y Pompeo, pero todo parece indicar que no se celebrará y el diálogo se ceñirá a la cita del Despacho Oval con los jefes de Estado.

La incógnita es si Trump reiterará ante el Rey su mensaje contrario al desafío soberanista de Cataluña, después de que ante Rajoy defendiese que España es "un gran país" que "debería permanecer unido" porque la independencia sería "una tontería".

La presencia de Felipe VI en la Casa Blanca va a prolongar la tradición que inició su padre, Juan Carlos I, que en sus casi 40 años de reinado, se vio con todos los mandatarios estadounidenses desde 1976.

Al margen de la cita con Trump, Felipe VI va a mantener una intensa agenda de trabajo durante su estancia en Washington a lo largo del martes.

Al comienzo de la jornada, se va a entrevistar con el presidente del Banco Mundial, el coreano Jim Yong Kim, y después lo va a hacer con el del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el estadounidense Luis Alberto Moreno.

Antes de regresar a Madrid, se desplazará al Capitolio para reunirse con el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan.

También charlará con el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, y con la de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

(Con información de Efe)

XS
SM
MD
LG