Enlaces de accesibilidad

Autoridades preocupadas por "excesos e ilegalidades" en zona turística del Valle de Viñales


El Valle de Viñales recibió unos 600.000 visitantes en 2017, según cifras oficiales.

El pintoresco poblado de la provincia Pinar del Río cuenta actualmente con 2.300 habitaciones de renta y más de 130 restaurantes, que ocupan a alrededor de 5.000 trabajadores privados.

El Valle de Viñales, una zona del occidente de Cuba con un paisaje privilegiado muy atractivo para el turismo, enfrenta el riesgo potencial de una explotación sin control así como ilegalidades, lo cual ha requerido la adopción de medidas de protección por sus autoridades, señalan este domingo medios locales.

Viñales, donde se conservan procedimientos tradicionales en la agricultura y altos valores arquitectónicos, artesanales y musicales, fue declarado Monumento Nacional en el año 1978, Área Protegida en 1998, Paisaje Cultural de la Humanidad en 1999 y exhibe la categoría de Parque Nacional desde 2001.

Todos esos atributos y principalmente su exhuberante naturaleza han estimulado un crecimiento de turistas extranjeros que viajan al pueblo asentado en Viñales, que en 2016 recibió a más de 700.000 visitantes y unos 600.000 el pasado año, según cifras oficiales del Ministerio del Turismo.

Un miembro de la comunidad de los "Acuáticos" ubicada en el Valle de Viñales.
Un miembro de la comunidad de los "Acuáticos" ubicada en el Valle de Viñales.

Para acoger el floreciente auge de viajeros, ese poblado de la provincia Pinar del Río cuenta actualmente con 2.300 habitaciones de renta y más de 130 restaurantes que ocupan a alrededor de 5.000 trabajadores privados, según datos aportados por el presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular de la zona, José Antonio Valle.

Explicó que el interés despertado por el destino turístico generó que personas de otras regiones comenzaran a crear servicios gastronómicos y de alojamiento para el turismo.

En ese sentido, la directora de la Oficina Técnica de Monumentos del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, Nidia Cabrera, señaló que el crecimiento del pueblo "es más en viviendas que demográfico, pues son muchas las campañas que incitan a visitar Viñales", y eso, a su juicio, "ha excedido todas las capacidades".

"La cantidad de personas que se ven no son todos pobladores, sino personal atraído por el comercio, ya que el destino es una fuente de empleo. Están los que trabajan en la construcción, los que contratan para servir, lavar y limpiar", ilustró la funcionaria.

Mural de la Prehistoria, en el Valle de Viñales. (Foto: Roidel González)
Mural de la Prehistoria, en el Valle de Viñales. (Foto: Roidel González)

En opinión de estas autoridades, el turismo en sí no es tanto riesgo para Viñales como las ilegalidades vinculadas a los servicios, en expansión "precipitada", con el fin de responder a las demandas de los crecientes visitantes.

Las proliferación de construcciones ha traído al paraje violaciones en el ordenamiento urbano, alturas y ampliaciones de viviendas sobredimensionadas, patios pavimentados sobre áreas de jardinería y remodelaciones planteadas con determinadas características que se han ejecutado con otras formas y materiales.

Entre las medidas para detener las ilegalidades y preservar el sitio patrimonial se ha propuesto el rescate de los parterres, el uso de la paleta de colores aprobada para el lugar, la reforestación de las principales calles, la pintura homogénea en inmuebles y el empleo de luminarias acordes con el sitio.

"Viñales tiene que permanecer con los valores identitarios que le han dado esa importancia a nivel universal, sobre todo, en lo referente al cuidado del paisaje", sentenció el presidente de la Comisión Provincial de Monumentos, Juan Carlos Rodríguez.

Para este mes está previsto que un grupo de especialistas del Instituto de Planificación Física y del Consejo Nacional de Patrimonio realice un levantamiento "metro a metro" de las anomalías, con la colaboración de homólogos de la zona para dictar las medidas pertinentes, apunta el artículo.

También menciona entre las violaciones asociadas a las actividades de los turistas la explotación descontrolada de los senderos destinados a caminatas que se usan para cabalgatas, por lo que cual se decidió ordenar la actividad de alquiler de caballos.

(EFE)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG