Enlaces de accesibilidad

Especialista: Lesiones de personal de EEUU en Cuba parecen de choque o explosión


Embajada de Estados Unidos en Cuba

"Estos individuos parecen haber sufrido lesiones en amplias redes cerebrales sin un trauma en la cabeza", concluyen expertos de la Universidad de Pensilvania que evaluaron a 21 funcionarios afectados y ahora publican su informe en la Revista de la Asociación Médica de EE.UU. (JAMA)

Diplomáticos de la Embajada de Estados Unidos en Cuba afectados por extraños ataques selectivos "parecen haber sufrido lesiones en amplias redes cerebrales", confirma un esperado artículo publicado este jueves por la prestigiosa Revista de la Asociación Médica de Estados Unidos (JAMA por sus siglas en inglés).

Pero los médicos que los evaluaron a solicitud del Departamento de Estado no han podido encontrar una causa definitiva de sus dolencias.

El artículo, escrito por especialistas de la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, proporciona la descripción más detallada hasta la fecha de las lesiones, incluyendo alteraciones cognitivas, del equilibrio, visuales, auditivas y del estado de ánimo. Los especialistas examinaron a 21 de los 24 diplomáticos estadounidenses y familiares que reportaron síntomas entre finales de 2016 y agosto de 2017.

El estudio precisa que los médicos examinaron a 11 mujeres y 10 hombres, con una edad promedio de 43 años, cuyas evaluaciones comenzaron alrededor de 200 días después de percatarse por primera vez de los síntomas.

Altos porcentajes de los 21 individuos sometidos a evaluación médica multidisciplinaria reportaron síntomas persistentes (tres meses después de su exposición al agente ofensivo), desglosados así:

♦ cognitivos: 17, o el 81 %

♦ del equilibrio: 15 (71 %)

♦ visuales: 18 (86 %)

♦ auditivos: 15 (68 %)

♦ alteración del sueño: 18 (86 %)

♦ dolor de cabeza: 16 (76 %)

Los hallazgos objetivos de la evaluación incluyeron anormalidades

♦ cognitivas: 16 (76 %)

♦ vestibulares (equilibrio): 17 (81%)

♦ oculomotrices: 15 (71 %)

♦ pérdida de la audición de moderada a severa: 3 (14 %)

Se requirió tratar con fármacos por persistente alteración del sueño o dolores de cabeza a 15 y 12 personas respectivamente.

La fuente de los males

En la mayoría de los casos, los diplomáticos afectados reportaron haber escuchado un ruido fuerte e irritante que más adelante asociaron con sus síntomas.

"En 18 de las 21 personas”, dice el artículo de JAMA, "hubo informes de escuchar un sonido desconocido, localizado al inicio de los síntomas en sus viviendas y habitaciones de hotel" en La Habana.

"Los individuos afectados describieron los sonidos como dirigidos, intensos y en un tono sostenido" aunque algunos los describieron como agudos, y otros como graves.

"Los sonidos eran a menudo asociados con estímulos sensoriales similares a una presión o vibración (...) comparables al aire que entra en un vehículo en marcha con las ventanillas parcialmente bajadas”, dice el informe.

Algunos fueron despertados por el sonido, cuya duración variaba, según los testimonios desde unos segundos hasta más de 30 minutos. Algunos reportaron síntomas neurológicos inmediatos, mientras que otros no notaron nada hasta días o semanas después.

Sin embargo, los autores del estudio de JAMA observan, como muchos otros expertos, que "no se ha documentado que frecuencias del espectro sonoro audible causen lesiones duraderas en el sistema nervioso central" y concluyen que es difícil establecer una relación entre el ruido y los síntomas reportados.

Hipótesis improbables

Aunque no se descartan del todo, posibles infecciones u otras causas médicas que afectan a grupos "no son hasta ahora evidentes”, apunta el informe.

Al mismo tiempo, "es poco probable que un agente químico pudiera producir estas manifestaciones neurológicas sin implicar a otro órgano, particularmente considerando que algunos individuos desarrollaron los síntomas antes de 24 horas de haber llegado a La Habana”.

"Varias de las manifestaciones objetivas encontradas consistentemente”, incluyendo anormalidades en la visión y el equilibrio, "no podrían haber sido consciente o inconscientemente manipuladas”, dicen los especialistas acerca de las sugerencias de un posible delirio colectivo.

Hasta donde los médicos pudieron determinar, muchos de los problemas reportados fueron corroborados por evaluaciones neurológicas, auditivas y visuales.

Lesiones cerebrales parecen de choque, explosión

Si bien muchos de los síntomas eran similares a los experimentados tras una conmoción cerebral, no había evidencia de trauma físico y los exámenes de Imagen de Resonancia Magnética no mostraron ninguna anormalidad cerebral significativa.

"Realmente parece una conmoción cerebral sin historia de trauma craneal", señala uno de los coautores, el Dr. Douglas Smith, en un podcast agregado por JAMA.

Otro de ellos, el Dr. Randel Swanson, especialista en rehabilitación de lesiones cerebrales de la Universidad de Pensilvania, dice en un artículo complementario del estudio también publicado por JAMA: "Si uno tomara a alguno de estos pacientes y lo llevara a una clínica de lesiones cerebrales, y no conociera sus antecedentes, pensaría que tiene una lesión traumática del cerebro por haber estado involucrado en un accidente de tráfico, o en una explosión en las fuerzas armadas".

Pero según el artículo, a diferencia de las conmociones cerebrales típicas, la mayoría de los pacientes de la Embajada "exhibieron una disfunción significativa que persistió durante meses sin mejoría notable en varios casos. hasta que se inició la rehabilitación".

Los 21

Cuando recibió informes iniciales acerca de estímulos "sónicos" y problemas de audición, el Departamento de Estado estableció un sistema de triaje en la Universidad de Miami que evaluó a 80 miembros de la comunidad de la Embajada, recuerda el artículo. Luego se pidió al Centro de Lesiones Cerebrales y Reparación (de las mismas) de la Universidad de Pensilvania investigar a 16 personas — al final fueron 21— que presentaban síntomas de conmoción cerebral.

Washington asegura que su personal fue blanco de ataques "específicos" en Cuba. A fines del año pasado, la administración Trump ordenó el retiro de la Habana de más de la mitad de los funcionarios americanos de la Embajada y sus familiares, y aconsejó a los estadounidenses no viajar a la isla. Un número proporcional de diplomáticos de la Embajada de Cuba en Washington fueron expulsados.

[Redactado por Rolando Cartaya a partir de un reporte de la Revista de la Asociación Médica de Estados Unidos]

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG