Enlaces de accesibilidad

Alexander Fidelich Serogin, el presunto hijo de Fidel Castro con una cocinera rusa


Alexander Fidelich Serogin. (Captura de imagen/El Mundo)

El romance entre Castro y la cocinera soviética se consumó cuando ambos se escondieron apresurados en los matorrales y los escoltas miraron para otro lado, según cuenta la mujer.

Un ciudadano ruso reclama ser el hijo ilegítimo del difunto dictador Fidel Castro con una cocinera de la élite soviética, según publica este domingo el diario español El Mundo.

Su madre presuntamente quedó embarazada durante un encuentro con Castro en su visita a la URSS, tras la crisis de los misiles.

Alexander Fidelich Serogin, de 53 años, nació el 14 enero 1964.

Alejandro (Alexander en ruso) era uno de los seudónimos del hombre que rigió los destinos de Cuba por más de medio siglo con mano férrea.

El supuesto vástago ilegítimo de Castro espera que un pariente del difunto dictador acepte hacerse una prueba de ADN para corroborar sus afirmaciones.

"Quiero saber la verdad con seguridad, el apellido Castro es demasiado para llevarlo sin estar seguro", afirmó.

La presunta amante de Castro se nombra Valentina Udolskaya y aún presume de que era la ayudante de cocina más rápida pelando patatas de la dacha gubernamental de Zavidovo, a las afueras de Moscú.

La excocinera cuenta que se quedó prendada de Castro, de su perenne perorar antiimperialista, y que en algún momento de su dorada estancia en la privilegiada finca soviética, entre tragos de coñac y cacería de patos salvajes, ambos se escondieron apresurados en los matorrales y los escoltas miraron para otro lado.

Alexander, relata El Mundo, pasó parte de su infancia y adolescencia en La Habana, donde fue enviado el esposo de su madre a una supuesta misión geológica. Allí supo que era el hijo de Castro, quien los visitaba en la casa asignada por el gobierno, a orillas del mar.

Valentina vive actualmente en Moscú.

"Dicen que estuvo con muchas mujeres; bueno, es cubano", recordaba ella hace unos días con algo de nostalgia. "No había amor, en todo caso pasión. Fue imposible resistirse a Castro", admitió Valentina.

(Reseña de Armando de Armas, con información de El Mundo)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG