Enlaces de accesibilidad

Escándalo de WikiLeaks cambió los planes de la convención demócrata


El lugar de Wasserman Schultz la apertura de la convención estuvo a cargo de la secretaria del DNC, Stephanie Rawlings-Blake, alcaldesa de Baltimore, Maryland.

La presidenta saliente del Comité Nacional Demócrata Debbie Wasserman Schultz renunció a inaugurar la esperada Convención Nacional del partido el lunes por la tarde.

Ella canceló abruptamente sus planes apenas unas horas antes de que ella abriera formalmente la convención en la que se nombrará la nominación presidencial.

En una breve conversación telefónica con el diario Sun Sentinel de Fort. Lauderdale, Florida, Wasserman Schultz explicó: "He decidido que, en aras de asegurarnos de que podamos empezar la convención demócrata con optimismo, no voy a dar el mazazo de inauguración en la convención".

La también congresista por Florida había anunciado el domingo que renunciará a su puesto al frente del Comité Nacional Demócrata a raíz de un escándalo de correos electrónicos filtrados el viernes que implicó a sus ayudantes: el sitio WikiLeaks publicó cerca de 20.000 e-mails internos de altos dirigentes del partido en los que se muestra una postura favorable a Clinton en las primarias.

Este favoritismo fue algo que Sanders había denunciado en varias ocasiones.

El lunes por la mañana, ella fue abucheada mientras hablaba con la delegación del estado de Florida y tuvo que salir escoltada del escenario.

Ella agregó en sus declaraciones al diario: "Esto tiene que ver con asegurarnos de que todo el mundo sepa que Hillary Clinton será la mejor opción para presidente".

Sanders había exigido su renuncia por la filtración por parte de WikiLeaks de correos del DNC, que desveló estrategias del partido para debilitar la campaña presidencial del senador en favor de Hillary Clinton, quien será elegida formalmente en esta convención como la candidata del partido a la Presidencia del país.

El lugar de Wasserman Schultz en la apertura de la convención lo ocupó la secretaria del DNC, Stephanie Rawlings-Blake (alcaldesa de Baltimore), quien se encargó de la inauguración del evento. En la primera anécdota de la convención, la alcaldesa casi se olvida de dar el famoso golpe con el que se da por inaugurado el cónclave.

El centro de Filadelfia fue tomado el domingo por miles de manifestantes, muchos más y mejor organizados que los grupos que protestaron durante la convención republicana en Cleveland.

Entre varias demandas ecologistas, las camisetas y las pancartas a favor de Sanders eran omnipresentes, y cientos de partidarios del perdedor de las primarias desfilaron ruidosamente.

Muchos de ellos ven en la filtración de WikiLeaks la confirmación de sus sospechas: "Los mensajes demuestran lo que sabíamos desde el principio", dijo Dora Bouboulis, oriunda de Vermont.

Pero en conjunto, los electores de Sanders apoyan en gran medida a Clinton, según los sondeos.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG