Enlaces de accesibilidad

RSF llama a Castro representante de una de las últimas dictaduras en acción


François Hollande recibe a Raúl Castro (d-i) en el Palacio del Elíseo en París.

Reporteros Sin Fronteras lamentó el acto de ponerle una alfombra roja al General cubano, en cuyo país se viola la libertad de expresión.

Christophe Deloire, secretario general de Reporteros Sin Fronteras (RSF), criticó en un escrito público la reverencia que ha dado el presidente francés François Hollande a recibir a Raúl Castro, "el representante de una de las últimas dictaduras todavía en acción".

En un artículo aparecido este martes en el diario parisino Liberación, Deloire deplora el acto de ponerle una alfombra roja al General cubano, en cuyo país se viola la libertad de expresión, y le recuerda a Hollande su crítica a Castro hace más de 10 años.

"Nada puede justificar los abusos de Castro", había escrito en 2003 el entonces Primer Secretario del Partido Socialista francés en el diario Le Nouvel Observateur, quien también había pedido la liberación de los presos políticos cubanos y que se aboliera la censura en la isla caribeña.

Entre otros señalamientos, el coordinador de RSF hizo hincapié en que el régimen autoritario –de La Habana– aún controla toda la información que se difunde fuera y dentro de la isla donde la situación de libertad de prensa "sigue siendo catastrófica".

Cuba quedó en el lugar 169 entre 180 países monitoreados en ese aspecto por el organismo observador.

Periodistas bajo acoso

El mapa de prohibiciones que Christophe Deloire trazó para el presidente Hollande va directo a la falta de libertad de expresión en la nación caribeña.

"El trabajo de los periodistas y blogueros independientes cubanos es como una carrera de obstáculos. Se enfrentan cada día a la represión del Gobierno, que ha impuesto un monopolio casi total sobre la difusión de la información y ha amordazado a la oposición con un arsenal de leyes vinculantes y una represión policial feroz", señala el activista por la libertad de expresión.

La represión contra el disenso también fueron incluidas en la carta pública de Deloire a François Hollande:

"Los que tratan de resistirse al control son objeto de amenazas, y detenciones arbitrarias. Durante la visita del Papa, miembros de la oposición y blogueros fueron 'invitados' por la policía secreta a quedarse en casa, so pena de ir a prisión", señaló.

El ejecutivo de RSF citó los 38 domingos consecutivos en los que los reporteros han sido detenidos de manera rutinaria y liberados horas después, cuando han intentado cubrir las actividades pacíficas de las Damas de Blanco en las jornadas de #TodosMarchamos.

Entre otros datos expuestos en su carta, Deloire dice que el 25% de la población cubana tiene acceso a una intranet que a todas luces es controlada por el Gobierno. Y aseguró que por datos ofrecidos por la Comisión de Alta Velocidad de Naciones Unidas, sólo un 5% de los nacionales tiene posibilidad de conectarse a la red de redes de sus hogares.

El embargo de Estados Unidos a Cuba se encuentra entre los temas que aborda en su llamado al presidente François Hollande.

Deloire considera que la medida del Gobierno estadounidense se ha relajado gradualmente, pero "no ha cambiado hasta ahora la realidad del pueblo cubano", ni ha supuesto una mejora en el tema de los Derechos Humanos ni la libertad de expresión.

Como resultado del acercamiento entre Cuba y Estados Unidos "creció la presión contra la prensa de oposición", asegura Deloire.

Finalmente, Deloire es enfático en su texto:

"François Hollande no puede eludir la cuestión fundamental de la libertad de prensa en Cuba durante sus intercambios con Raúl Castro. Los innumerables ataques del régimen de Castro contra los periodistas cubanos ya no deberían ser aceptados. Francia debe aprovechar esta visita para promover el debate sobre el pluralismo de los medios de comunicación y la protección a los periodistas en Cuba".

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG