Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

update

10 cubanos cuentan lo que leen

Ante la censura oficial en Cuba –cada vez con más variantes y caminos-, Martí Noticias les pidió a intelectuales y escritores cubanos que compartieran con lectores en la isla qué libro están leyendo actualmente o han leído recientemente.

Sin pretender ser reseñas literarias propiamente dichas, los párrafos que siguen alumbran bastante sobre ese ejercicio fundamental de la creación que es leer, saborear, incluso acariciar los libros.

Michael H. Miranda (Cuba, 1974). Escritor. Su último libro es "Asilo en Brazos" Valley (Bokeh, 2017). Reside en Fayetteville, Arkansas.

Después de una mínima estación walseriana precedida por varias semanas en las que me acompañó El oficio de perder, de Lorenzo García Vega, he terminado anclando, y ya va para un par de largos meses, en Ricardo Piglia (Los Diarios de Emilio Renzi, ensayos, conferencias y novelas como Blanco nocturno y El camino de Ida) y María Negroni (El arte del error). Ahora mismo estoy terminando el tercer volumen de los Diarios de Renzi, que recomiendo por razones que van desde una obviedad (la naturaleza misma de la literatura argentina, que desde siempre me ha interesado por su capacidad para producir unos magníficos artefactos ficcionales muy autorreferenciales, a la vez que revisitan su historia y parece que están siempre rehaciendo su relación con lo popular), hasta asuntos de índole privada, como el gusto por una manera de decir, que es en el fondo una forma de leer.

Entonces el epítome de eso pueden ser estos Diarios en los que Renzi, que es y no es Piglia, elabora un discurso sobre lo literario que viaja a la par de una ficción alrededor de su propia vida. Es todo idea y todo gesticulación. Nos puede resultar más o menos “simpático” el autor Piglia (hipocondríaco y sin demasiado humor, sus conferencias, entrevistas e intervenciones en YouTube las escucho por las mañanas mientras manejo como si fueran piezas del bailongo de moda), podemos apropiarnos de (y desechar) varias de sus bastante arbitrarias posiciones intelectuales, podemos incluso (algo que es una idea suya) robarle el tono, e incluso no creer que el cuerpo total de sus ficciones merezca el respaldo de una empresa intelectual como la de estos tres volúmenes. Aun así, sería una experiencia de elección y lectura que yo propondría entre muchas sin titubear.

Amir Valle. Escritor cubano, Premio de Novela “Mario Vargas Llosa”, 2006 con “Las palabras y los muertos”. Reside en Berlín, Alemania, donde imparte talleres de escritura y apreciación de Literatura.

Hoy hubiera preferido no encontrarme a mí misma

Novela. Herta Müller

“Estoy citada. El jueves a la diez en punto. Cada vez me citan más a menudo. El martes a las diez en punto. Miércoles o lunes, como si los años fueran una semana. Ya me sorprende que, después del verano tardío, pronto sea otra vez invierno. En el camino al tranvía cuelgan otra vez los arbustos con las bayas blancas entre las vallas. Como botones de nácar que estuvieran cosidos por debajo, quizás hasta dentro de la tierra. O como diminutos panecillos. Para las cabezas blancas de pájaros de pico curvo son demasiado pequeñas esas bayas blancas. Pese a lo cual debo pensar en cabezas blancas de pájaros, y eso produce vértigo. Mejor pienso en manchas de nieve en la hierba, aunque ahí uno se pierde, y pensar en tiza adormece".

"El tranvía no tiene horarios fijos. Me parece que está llegando, si no es el susurro de los álamos de hoja dura. Ya está aquí, hoy quiere llevarme enseguida".

Aunque he preferido leer esta novela en su edición original en alemán, tomo este comienzo de la novela de la edición en español publicada por Siruela en 2010, un año después de que esta escritora rumano-alemana obtuviera el Premio Nobel de Literatura. Como ya es costumbre en el resto de su excelente obra ─donde Müller se zambulle en el terrible mundo de contradicciones sociales y humanas que vivió Rumanía, su país natal, durante la dictadura de Ceaucescu─, en esta novela cuenta la historia de una joven que trabaja en una fábrica de ropa para la exportación y que ha sido citada para un interrogatorio por la policía política. ¿Su crimen?: Coser notas en los forros de los trajes de caballero que se venderán en Italia con la leyenda «Cásate conmigo», con la esperanza remota de que esa “botella lanzada al mar” encuentre una respuesta que la ayude a escapar legalmente del país. Mientras viaja en tranvía hacia su interrogatorio, con el fuerte presentimiento de que este interrogatorio será peor que los anteriores, la protagonista rememora su vida y su eterno sueño de libertad en medio de la miseria cotidiana y de las mordazas públicas e íntimas que le impone el totalitarismo. Una historia que, sin dudas, cualquier lector cubano sentirá muy cercana.

Martha María Montejo Pizarro. Cuba. Profesora Universidad de Arkansas.

Lo primero, ya no puedo leer solo un libro a la vez, esa fidelidad no existe para mí. Desde hace unos años hay ‘ruidos’ que se cruzan y abren paréntesis de lectura, mueven bisagras hacia otros libros-espacios. Ahora mismo vengo –sí, (de)venir es el verbo apropiado– de un pasado reciente con las crónicas y ensayos de Las pequeñas virtudes, de Natalia Ginzburg. Valga este libro, que comienza con la descripción de Abruzos, un pueblo italiano donde solo hay dos estaciones, invierno y verano, para marcar un círculo, o una espiral, o la figura que pueda contener también El infinito viajar, de Claudio Magris, que entre otros textos, incluye uno sobre la región italiana Bisiacaria donde no hay casi nada que ver. Pero poco antes había tenido otra visión florida y olorosa de Italia con El país donde florece el limonero, de Helena Attlee, y parecía que sería por largo tiempo una etapa totalmente italiana, pero no.

Anne Carson retornó como mismo apareció hace casi dos años, repentinamente, primero Nox, luego La belleza del marido. Ahora es Decreación, las formas de (des)componerse que ha encontrado Carson a través de la literatura. Para conseguir un extraño (des)equilibro, leo también Desarticulaciones, de Silvia Molloy, narrado por la necesidad de preservar el recuerdo de la pérdida gradual de memoria. No hay galimatías, es así de simple, para no olvidar cómo llega la desmemoria. Y acabo de comenzar a hojear El oficio de vivir, los diarios de Cesare Pavese, que estuvieron al cuidado de Italo Calvino y Natalia Ginzburg en su primera edición.

Me gusta leer en mi cama, con dos lámparas, una blanca y la otra azul.

Enrique del Risco. Escritor cubano, profesor universitario, autor de la sátira política "El Comandante ya tiene quien le escriba", 1992. Reside en New Jersey.

Últimos libros

Siempre nos quejamos de ser un país de poca memoria, donde no hay registro de nada y así nos condenamos a empezarlo todo desde el principio. Habrá que reconocer entonces cuando una generación cumple sus deberes para con su propia experiencia. Ese es el caso de la generación de Mariel. Aunque varios de estos libros ya los conocía ahora me los estoy leyendo como un todo para un estudio que estoy haciendo. Vienen a resultar el reverso anti-épico y profundamente humano de aquellos que se pretendían ser “la Novela de la Revolución”. Estos autores “marielitos” reconstruyen lo que fue la vida cubana entre 1959 y 1980 con una libertad y un desparpajo muy difíciles de encontrar en cualquier literatura.

Ahora estoy terminando La travesía secreta, de Carlos Victoria, pero antes leí o releí La ruta del mago, del mismo autor; Al norte del infierno, de Miguel Correa, Debajo de la mesa y A la sombra del mar, de Juan Abreu, Dile adiós a la virgen, de José Abreu Felippe, y de Nicolás Abreu En Blanco y Trocadero y su increíble recuento de su estancia en la embajada del Perú en 1980 titulada Al borde de la cerca: los 10 días que estremecieron a Cuba. (Sí, estos tres últimos son hermanos). Y por supuesto releí Antes que anochezca, El color del verano y Otra vez el mar, de Reinaldo Arenas. Leer cualquiera de esos libros por separado es altamente recomendable. Leérselos consecutivamente es una experiencia al mismo tiempo fantástica y aplastante.

Pero esas lecturas tan organizadas no se parecen a mí.

También estoy leyendo Dancing Bears. True Stories of People Nostalgic for Life Under Tyranny, del polaco Witold Szablowski y El soviet caribeño, del cubano César Reynel Aguilera, una informadísima historia de la influencia secreta del viejo partido comunista en la historia cubana más o menos desde los años treinta del siglo pasado hasta la guerra de Angola.

En algún rincón de la casa debe de haber otros libros esperando porque me vuelva a acordar de ellos pero, de momento, dejémoslos ahí.

José Antonio Évora. Crítico cinematográfico, periodista cubano, reside en Miami.

Ahora mismo no estoy leyendo ningún libro, pero sé cuál voy a leer: The Soul of America: The Battle for Our Better Angels (El Alma de Estados Unidos: La Batalla por Nuestros Mejores Ángeles), de Jon Meacham.

Últimamente llego a los libros leyendo noticias; en este caso fue al escuchar la entrevista que le hicieron a Meacham en la radio pública y contó cosas que yo no conocía sobre unos cuantos presidentes, paradojas que a la larga dicen mucho sobre cómo ha sido posible que las instituciones prevalezcan sobre los individuos en esta nación.

En todo caso, sí hay un libro que estoy leyendo… hace años. A cada rato vuelvo sobre La inmortalidad, de Kundera, lo abro al azar y empiezo a releer. Nunca me canso. Eso de que un gesto fugaz de alguien pueda ser percibido y descrito tan minuciosamente y que de ahí salga una historia tan inquietante me huele a oficio. Lo disfruto mucho y también, por supuesto, como buen aprendiz, sigo buscándole las costuras.

Antonio Álvarez Gil. Novelista cubano, sus últimas obras han sido ​Callejones de Arbat (Terranova editores, Puerto Rico 2012) y ​Annika desnuda (Verbum, Madrid 2015). Reside en Suecia.

Lecturas recientes

Te diré que el último libro que he leído es Espejo y tinta, del narrador, poeta y crítico español Manuel Rico. El volumen contiene dos novelas breves, tituladas "Espejo", la primera y "Tinta", la segunda. Lo recomendaría a mis compatriotas porque las piezas que aparecen en él cuentan dos historias que, aparte de estar muy bien escritas, podrían resultar interesantes a cualquier amante del arte literario. Si alguien objetara que Manuel Rico no es un autor nacido en nuestra tierra, y que los temas tratados en el libro se desarrollan en un mundo lejano a la realidad de la Isla, yo le respondería que precisamente por eso lo recomiendo. Estimo que tanto los lectores como los escritores cubanos tendrían que ampliar su mirada sobre la literatura en general, sintiéndola toda como propia y convirtiendo la suya en algo de valor universal. No debemos olvidar que el mundo es bastante más ancho que nuestra isla, y que si conocemos y comprendemos los procesos sociales y políticos que ocurren en otros sitios del orbe, podremos entender mejor las causas y la dimensión de la tragedia que ha ocurrido en nuestro país.

Antes de Espejo y Tinta acababa de leer un libro enorme, y no solo por su volumen sino también por lo enriquecedor del contenido. Se titula Jerusalén y cuenta la historia de esta ciudad y de aquella sufrida y disputada región del planeta. Al menos en mi caso, el interés que despertó su lectura fue muy grande. Teniendo en cuenta que buena parte de la historia de la humanidad y de los conflictos que asuelan al mundo están relacionados con esas tierras, pienso que este libro puede resultar muy ameno e instructivo para cualquier persona, incluido, por supuesto, el público cubano. Esta obra pertenece al talento y la pluma de Simon Sebag Montefiore y la recomiendo a todas las personas que aman la cultura y el conocimiento universal. Desgraciadamente, estoy casi seguro de que en la Isla este libro sería difícil de adquirir. Aun así, creo que es bueno saber de su existencia y que, si alguien tiene la posibilidad de leerlo, no debería dejarlo pasar.

​Por último, en estos días estoy leyendo un cuaderno de poesía. Se llama Talud y es el primer poemario de Aleisa Ribalta, una amiga y compatriota doble (por Cuba y por Suecia). Aunque todavía no lo he terminado, sí puedo afirmar que, al menos para mí, está resultando una lectura muy agradable.

Yoshvany Medina. Escritor, dramaturgo y director teatral cubano. Reside en Miami.

Te diré que siempre estoy fajado con varios libros a la vez, que ubico en partes específicas de la casa para que sean ineludibles. En el baño tengo el Tomo I del Teatro de Florian Zeller, el nuevo fenómeno de la dramaturgia y novelística francesa, aún treintañero, que está firmado con Gallimard, la más importante casa de edición gala. Las historias de Zeller suceden aquí y ahora, con un énfasis en las relaciones conyugales y filiales.

"Teatro (I)", Florian Zeller.
"Teatro (I)", Florian Zeller.

Su verba es ágil y punzante, y asombrosa y eficaz su manera de estructurar las escenas, utilizando el flash black y los monólogos interiores, que son verdaderas secuencias narrativas indirectas de su discurso, y combinándolas con los diálogos de sus enigmáticos personajes, que siempre están en situaciones clímax y al borde del abismo. Zeller imbrica remarcablemente los planos temporales, psicológicos y espaciales de sus historias, que siempre tienen argumentos impactantes, con un suspenso que avanza en un crescendo emocional insoportable. Los remates de las obras de Florian Zeller son arrolladores y desconcertantes, dejando en el espectador una perturbadora impresión de electroshock.

Carlos A. Aguilera. Poeta y ensayista cubano, autor de la novela "El imperio Oblomov" (Espuela de Plata, 2014). Reside en República Checa.

La vida con Lacan

No es posible entender el afecto sino vemos también su lado malsano.

Su lado vacío, rococó, “pobre”.

Su lado payaso.

Y esto fue lo que hizo de manera espléndida Catherine Millot en La vida con Lacan (Ediciones NED, Barcelona, 2018), la psicoanalista y ensayista francesa autora también de aquel interesante Gide, Genet, Mishima. La inteligencia de la perversión, su libro sobre tres de los grandes “mostros” del siglo xx que se tradujera ya hace algunos años en el mundo hispano.

La vida con Lacan es, como indica su nombre, otra cosa.

La vida con Lacan es un retrato íntimo, privado, chismoso de la fontanería amorosa.

De un Lacan mudo que de dedicaba a hacer nudos borromeos (lo real, lo simbólico, lo imaginario, si se desata uno se desatan todos, gritaba el autor de Écrits en medio de la nada) y que le gustaba ir con un ‘puño americano’ en el bolsillo por si en la calle había que defenderse.

Un Lacan irónico, que podía burlarse de todo lo que tuviera delante, y muchas veces mal educado ―fisiológicamente hablando.

Un Lacan excéntrico, como se ve en Télévision, el film que Benoît Jacquot hiciera con él en 1973, y que amaba todo tipo de adoraciones y genuflexiones en su presencia. Pero que dejó también, qué duda cabe, algunos de los mejores ensayos sobre el inconsciente, la transferencia y el sujeto, tal y como ya sabemos todos...

Y tal como cuenta la Millot en este libro que de alguna manera es también una pequeña radiografía de los intelectuales de los 60/70s, de sus guerritas eróticas.

En fin, un Lacan bien afeitado y cínico, como deben ser todos los amantes que devienen leyenda.

María Matienzo Puerto. Escritora y periodista cubana, autora de Apocalipsis La Habana: (Americans are Coming)​, reportajes aparecidos en Diario de Cuba. Reside en La Habana.

Yo he vuelto sobre Haruki Murakami con sus novelas de la juventud Escucha la canción del viento y Pinball 1973. Ya antes había leído otros libros de Murakami, más elaborados, más best seller y me había parecido que yo como escritora debía ganar en esa manera que tienen los japoneses de contar historias donde la vida es tratada como si fuera un proceso tecnológico más, lo que hace exclusivo al lector la decisión de emocionarse.

En las novelas de Murakami como en las de Mishima o Kawabata la historia, los sueños, lo fantástico se mezclan y sus personajes la materializan, no necesitan de un elemento externo o de un material antropológico para decir que los sueños pueden caminar a nuestro lado sin la niebla que solemos ponerles los occidentales a los mundos paralelos.

Nosotros solemos poner un cartel “ESTO QUE CONTARÉ ES FANTÁSTICO O NO ES REAL” o decir constantemente que nuestra realidad es maravillosa en lo que contamos la historia. Murakami heredó en su literatura que el cartel no es necesario porque la vida proporciona este tipo de historias sin pensar en los incrédulos. Escucha la canción del viento y Pinball 1973 se parecen demasiado a la vida del joven Murakami pero en ellas ya se empiezan a ver El pájaro que le da cuerda al mundo, Tokio blue, entre otras muchas novelas llenas de remaches, arandelas oxidadas, tornillos flojos y cables a punto de cortocircuitos.

William Navarrete. Escritor (Cuba, 1968). Vive en París desde hace 25 años. Sus dos últimas novelas, Fugas y Deja que se muera España han sido publicadas por Tusquets.

Estoy leyendo (más bien releyendo, pues ya lo había hecho 20 años atrás en español) El extranjero, la primera novela del escritor francés y premio Nobel Albert Camus, publicada en 1942.

"El extranjero", Albert Camus.
"El extranjero", Albert Camus.

Primero, quería sentirla directamente en francés, su lengua original; segundo, para los tiempos que corren creo que urge una literatura del postexistencialismo, un tipo de escritura que describa, como sucede en esta obra, la apatía y escepticismo que inspiran, hoy como en la década de 1940, la situación internacional en muchos ámbitos. El gran mérito de esa novela es la descripción cabal de la impotencia del hombre, y la inutilidad de muchas de sus empresas. Sobre todo cuando todo conspira contra el buen tino y el sentido común. Un poco como en el proceso que vivimos hoy día.

Vea todas las noticias de hoy

Muere Juana Bacallao, su gracia y originalidad conquistaron a varias generaciones de cubanos

La artista cubana Juana Bacallao (1925-2024).
La artista cubana Juana Bacallao (1925-2024).

Neris Amelia Martínez Salazar, quien conquistó a varias generaciones de cubanos con su gracia y originalidad bajo el nombre de "Juana Bacallao", falleció este sábado en la isla a los 98 años de edad.

Las autoridades cubanas confirmaron su fallecimiento en una nota oficial, luego que los reportes del agravamiento de su salud se propagaran en redes sociales.

La vedette cubana nacida en 1925 se mantuvo durante décadas como una figura principal del teatro musical, la televisión, el cine y los cabarets de Cuba. También se presentó con éxito en España, Estados Unidos, Francia, México, Venezuela y República Dominicana.

La artista compartió con grandes figuras de la cultura como Obdulio Morales (quien la llevó al Teatro Martí), Álvarez Guedes, Rita Montaner, Bola de Nieve, Candita Quintana, Xiomara Alfaro, Celeste Mendoza, Ninón Sevilla, Gizzie Gillespie, Chano Pozo, Celia Cruz y Olga Guillot.

En el imaginario popular quedan numerosas anécdotas de sus presentaciones y frases que lanzaba al vuelo en sus espectáculos. Quienes compartieron escena con ella hablan de su gran profesionalismo e ingenio.

La artista inspiró la biografía Juana La Cubana, Juana Bacallao, de Lázaro Caballero Aranzola, quien se adentra en el camino que la llevó de ser una empleada doméstica, sin ningún tipo de formación artística, a dominar los escenarios con su singular estilo. Además fue la motivación del éxito musical "Baila como Juana la cubana", de Las Chicas del Can en los años 80.

Su biógrafo destaca que la mujer logró superar obstáculos y estigmas, especialmente relacionados con el racismo, para establecerse como una figura destacada en el mundo del cabaret y el entretenimiento.

"Combinó en su modo de interpretar letras de canciones con textos burlescos y trágicómicos, aderezados por su singular histrionismo", escribió el Ministerio de Cultura de Cuba, que consideró su partida como "una sensible pérdida para la escena musical cubana".

El comediante cubano Alexis Valdés dijo que fue "única e insuperable".

"Las risas que sacó de mí en un escenario, no las logró nadie. Era todo lo impensable que puede ser la comedia. Gran artista que se llevaba su arte de la escena a la vida y nos regalaba una actuación en continuidad sin paralelo. Qué bendición haberte conocido y compartir escenario y algo más contigo, genial ser humano. Sigue volando que los que no llegamos a tu estratosfera nos conformamos con que nos regales unos destellos de comedia desde el cielo. No te olvidaremos, te mencionaremos, siempre que hablemos de hacer reír. GRANDE. Y más", escribió el también presentador y director teatral.

Ha sido reconocida con numerosos premios como el Premio Nacional del Humor, la Distinción por la Cultura Nacional y la Medalla Alejo Carpentier.

El Ministerio de Cultura se refirió a ella como una "patriota y revolucionaria a toda prueba".

En una entrevista concedida en Miami a Baltasar Santiago Martín para el portal CubaEncuentro le preguntaron si era cierto que en uno de sus shows en el Capri, al que asistió el general Raúl Castro con una comitiva, ella les espetó desde el escenario: “Vaya, llegó la mafia”.

"No, yo nunca me metí con el gobierno ni soy política; yo soy una artista que se debe a su pueblo, a todos los cubanos, estén donde estén —en cualquier parte del mundo—, para llevarles mi arte, por eso es que yo soy “Juana La Cubana”, respondió.

Escritora cubana Legna Rodríguez gana el Franz Kafka de Ensayo/Testimonio 2024

La escritora cubana Legna Rodríguez Iglesias fue galardonada por su obra ‘Princesa Miami. Atlas político y de población’.
La escritora cubana Legna Rodríguez Iglesias fue galardonada por su obra ‘Princesa Miami. Atlas político y de población’.

La poeta y narradora cubana Legna Rodríguez Iglesias ha sido reconocida con el Premio Franz Kafka de Ensayo/Testimonio 2024 que convoca la plataforma inCUBAdora.

La autora nacida en Camagüey en 1984 y asentada en Miami fue galardonada por su obra ‘Princesa Miami. Atlas político y de población’.

Un jurado compuesto por los ensayistas y académicos Mirta Suquet, Irina Garbatzky y Jorge Luis Arcos decidió de manera unánime concederle el premio.

"La temática del libro es el exilio y las condiciones de vida de una inmigrante cubana en Miami. Su mayor originalidad y singularidad reside en su escritura, en su tono mordaz, irónico, humorístico y poético. La propuesta desborda lo testimonial en su cruce con la biblioteca literaria de la escritora migrante. La composición de su estilo, el ritmo de las frases, sus repeticiones y sus cortes, provoca una lectura fluida y acerca su prosa a una forma sutil de la poesía", precisó Garbatzky.

El premio fue creado en 2021 con el propósito de rescatar investigaciones de tesis o textos publicados en revistas que merezcan una nueva oportunidad de circulación.

De acuerdo a la bases del concurso, Rodríguez Iglesias recibirá una retribución económica única y verá su obra publicada en español por la editorial inCUBAdora y posteriormente en formato electrónico.

La organización con sede en Praga indicó en un comunicado que distribuirá los libros en Cuba a través de la red de bibliotecas independientes u otros organismos no estatales presentes en toda la isla.

Rodríguez Iglesias es una de las voces más reconocidas entre los escritores de su generación. Su obra ha sido merecedora de múltiples premios como el Paz Prize for Poetry, otorgado por The National Poetry Series, de Estados Unidos, el Casa de Las Américas de Teatro y el Iberoamericano de Cuentos Julio Cortázar.

Fallece Pedro Román, destacada figura de la cultura cubana en el exilio

Pedro Román. (Tomada del Facebook de Pedro Román)
Pedro Román. (Tomada del Facebook de Pedro Román)

La noticia del fallecimiento en el día de ayer, jueves 15 de febrero, de Pedro Román, uno de los pilares de la cultura cubana en el exilio, ha llenado de consternación al mundo cultural de esta comunidad.

En declaraciones a Martí Noticias, el escritor cubano Orlando González Esteva se refirió a Román como "un cantante querido por sus compatriotas, un promotor incansable de la canción cubana, particularmente de la música de Ernesto Lecuona, a quien consiguió que se le erigiera el monumento que hoy se alza en los jardines del Miami Dade County Auditorium".

El autor destacó que el director, actor y dramaturgo fue "un hombre dedicado a mantener vivo el recuerdo de los artistas y compositores que prestigiaron a la Cuba republicana en la isla y en el extranjero".

"Su labor en los teatros y en la radio lo convirtieron en una persona muy querida entre los suyos. Va a echársele de menos", afirmó González Esteva.

Pedro Román, Cuba y la música
please wait

No media source currently available

0:00 0:51:49 0:00

Pedro Román nacido en La Habana el 2 de septiembre de 1944, subió al escenario por primera vez cuando tenía apenas tres años y no lo abandonó hasta el último acto de su vida.

De su trabajo como dramaturgo y director destacan Hamburgers y sirenazos, Josephine, Tres viudas en un crucero, Los cubanazos, ¿A quién no le gusta eso? y El almacén de sueños.

Siendo aún adolescente se presentó en Las Vegas como protagonista del show “Minsky’s Arabian Nights” y participó en una ocasión en el popular espacio televisivo estadounidense “El Show de Ed Sullivan”.

A su regreso a Cuba, estremecida por el ascenso al poder de Fidel Castro y su ejército rebelde, decide marcharse definitivamente al exilio.

En 1962 debuta en Miami como escritor, productor y director con “Hamberguers y Sirenazos”, la primera obra teatral cubana creada y estrenada en el exilio.

A la iniciativa de Pedro Román se deben las estrellas conmemorativas a artistas cubanos en la popular Calle 8 de Miami, el Memorial al compositor cubano Ernesto Lecuona frente al Miami Dade County Auditorium e, incluso, la creación del Paseo Histórico de la Cultura Cubana en el exilio.

Entre sus innumerables y reconocidos trabajos están varios programas para Radio TV Martí realizados entre 2018 a 2019 bajo el título “Pedro Román: Cultura Cubana”.

Pedro Román Cultura Cubana
please wait

No media source currently available

0:00 0:29:00 0:00

Manifestantes propalestinos boicotean performance de Bruguera; Alemania se pronuncia

Tania Bruguera realiza performance en el Hamburger Bahnhof de Alemania, 10/02/2024 (Tomado del Facebook de Tania Bruguera)
Tania Bruguera realiza performance en el Hamburger Bahnhof de Alemania, 10/02/2024 (Tomado del Facebook de Tania Bruguera)

La artista cubana exiliada Tania Bruguera decidió clausurar el performance que realizaba en el Hamburger Bahnhof de Alemania luego que la acción fuera interrumpida en dos ocasiones por grupos propalestinos.

La artista dijo que se trata de activistas que se había inscrito para formar parte del performance Where Your Ideas Become Civic Actions (100 Hours Reading The Origins of Totalitarianism), una lectura de 100 horas de la obra Los orígenes del totalitarismo, de Hannah Arendt , para el que había convocado a artistas, teóricos, activistas y visitantes a leer la obra de la intelectual de origen judío, considerada una de las grandes pensadoras del siglo XX.

Claudia Roth, ministra de Cultura de Alemania, dijo en un comunicado que “el odio, el antisemitismo, el racismo y otras formas de violencia son absolutamente inaceptables y no tienen cabida en el arte ni en ningún otro lugar".

"Este malvado antisemitismo y racismo obviamente estaba dirigido directamente contra un trabajador cultural judío, la artista cubana y el gerente de la Hamburger Bahnhof”, denunció la funcionaria.

El performance fue interrumpido por primera vez en la mañana del sábado 10 de febrero cuando “el grupo que se había inscrito para formar parte de la lectura aprovechó el performance para utilizar el discurso de odio", según la nota publicada en redes sociales por Sam Bardaouil y Till Fellrath, directores de la institución.

La segunda intromisión tuvo lugar esa misma tarde entre las 8 y las 9 de la noche, cuando el mismo grupo regresó utilizando “un violento discurso de odio contra uno de los lectores y uno de los directores del museo”.

En Instagram, un grupo llamado Thawra publicó un video de esa segunda interrupción, que tuvo lugar durante una lectura de Mirjam Wenzel, estudiosa del arte y la historia judía alemana. Anteriormente había instado a la “empatía” por los israelíes tomados como rehenes por Hamás.

En el video, los manifestantes acusaron a gritos a Bruguera de favorecer a los sionistas, apoyar a Israel y no incluir a los palestinos en el evento, indica una reseña de la revista especializada ArtNews, que recuerda que Bruguera estuvo entre los miles de artistas que firmaron una carta que denunciaba el "genocidio" de los palestinos.

La publicación agregó que los manifestantes confrontaron a Alice Koegel, la curadora que organizó el evento, y le llamaron "gringa" a Bruguera.

“Para empezar, no sabes quién soy. No conoces mi historia. No sabes todo lo que he hecho por los palestinos y por toda la gente del mundo”, respondió la cubana profesora de la Universidad de Harvard.

También la revista especializada en Arte Hyperallergic se refirió a lo ocurrido y aseguró que fueron tres docenas de manifestantes con banderas palestinas y carteles de solidaridad que corearon “¡Qué vergüenza! ¡Qué vergüenza!" durante una de las intervenciones.

"En un momento, Bruguera enfrentó a los manifestantes y les preguntó: “¿Tienen un arma? ¿Vas a matarme? a lo que negaron abiertamente cualquier intención violenta. Posteriormente, en las redes sociales, algunos comentaristas caracterizaron las preguntas que Bruguera dirigió a los activistas como un “ataque racial”, agrega la publicación.

Bruguera publicó un comunicado en sus redes sociales donde explica que "hubo dos hechos diferentes el mismo día que se han confundido y mezclado. El primer evento ocurrió bajo mi invitación y fue llevado a cabo según las directrices del proyecto por un grupo de activistas. La segunda fue una manifestación a la que algunos participantes del primer evento asistieron como ciudadanos individuales, actuando por iniciativa propia. El segundo evento fue una protesta. Como activista, estoy acostumbrada a participar en protestas, por lo que entiendo la intensidad, la oleada de emociones, la ira, la frustración y los pasos en falso que pueden ocurrir. Por lo tanto, aunque me ofendí cuando un manifestante me etiquetó categóricamente como algo que no soy y tergiversó mis palabras, reconocí que este tipo de situaciones suelen surgir durante las protestas, donde surgen dos bandos aunque las personas no sean necesariamente enemigas. Comprendo la dinámica que se desarrolla en tales circunstancias, donde las acciones y reacciones se desencadenan mutuamente y las emociones se disparan. Es importante comprender que protestar y alzar la voz es una expresión de falta de agencia. Esa fue mi experiencia personal. Hubo otros con diferentes historias personales que fueron llamados racistas y sometidos a definiciones ofensivas, y también reconozco, entiendo y respeto sus perspectivas. Quiero enfatizar que no apoyo ninguna forma de violencia o discriminación".

El Hamburger Bahnhof dijo que el diálogo abierto que proponía el performance "ya no es posible”, tras lo sucedido, y que la suspensión del performance constituye "un enfrentamiento pacífico y silencioso contra el discurso del odio y cualquier forma de violencia”.

"Respetamos y apoyamos plenamente la decisión de la artista y rechazamos categóricamente cualquier forma de discurso de odio y violencia. Lamentamos profundamente tener que proceder de este modo para proteger la seguridad de los participantes en el espectáculo", agregó el centro.

En su libro Los orígenes del totalitarismo (1951), Hannah Arendt analiza el surgimiento del totalitarismo en el siglo XX donde explora los fundamentos ideológicos de las dictaduras y los regímenes totalitarios, en particular el nacionalsocialismo y el estalinismo.

Bruguera fundó en 2015 en La Habana el Instituto de Artivismo Hannah Arendt (INSTAR).

“Adiós Cuba”, la nueva película del realizador de “Los pájaros tirándole a la escopeta”

Rolando Díaz en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, con la cinta "Dossier de Ausencias".
Rolando Díaz en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, con la cinta "Dossier de Ausencias".

La película “Adiós Cuba”, del cineasta Rolando Díaz, comenzará a rodarse el próximo mes de abril en locaciones de España y Miami.

“Estoy a las puertas de mi película número 12, a largometrajes, me refiero, porque tengo muchos cortos y muchas cosas”, dijo en conversación con Martí Noticias el realizador cubano, que ha dirigido numerosos cortos documentales y de ficción en Cuba, España, República Dominicana y Estados Unidos, como “Redonda y viene en caja cuadrada” (1979), “El largo viaje de Rústico” (1993) y “Los caminos de Aissa” (2013), entre los más relevantes.

“Esta película comenzará a rodarse en el mes de abril. Tenemos una gran ilusión, el equipo que está trabajando es formidable, técnicos cubanos, todos, que residen en España. La película será rodada una parte en Miami, otra parte aquí, en España. La parte fundamental se desarrollará en España y todo el elenco está feliz y, verdaderamente, comprometido con llevar adelante un proyecto como este, con muchísimo esfuerzo, muchísimas ganas y un deseo tremendo de ponernos todos, a los que les corresponda estar delante de las cámaras, y a mí, que me corresponderá estar detrás, trabajando con ese elenco de técnicos”.

Díaz es acreedor de una amplia y premiada filmografía como “Los pájaros tirándole a la escopeta” (1984), “En tres y dos” (1985) y “Una elefanta sobre la tela de una araña” (2022).

“Me alegra, a esta edad, estar haciendo toda esta producción todavía. ‘Adiós Cuba’ estará interpretada por Yuliet Cruz como actriz protagonista, y otros tres actores formidables que la van a acompañar, en un cuarteto que aspiro yo sea inolvidable”, subrayó el director de cine, exiliado en Islas Canarias desde 1994.

“Tengo que decir que es una película en la que habrá muchísima gente joven, muchísimos cubanos, y también la película es española y estará respaldada por una productora española, y me siento feliz por todo esto”, resaltó.

El filme retratará la vida de millones de cubanos que se han despedido de su tierra natal para echar raíces en otras latitudes.

“Esa película va del tema de los cubanos que nos hemos ido del país, los que vivimos fuera de Cuba en este momento y cuenta la historia de cómo lo hacemos, en qué condiciones, lo que pensamos sobre la vida que nos está tocando vivir”, explicó el cineasta.

En 2021, Díaz viajó a Cuba para presentar su película “Dosier de Ausencias” en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. Durante su exposición, en el cine Acapulco, denunció la represión contra los participantes en las protestas populares del 11 de julio de 2021 y la censura de los cineastas jóvenes.

En respuesta, el régimen prohibió un encuentro que tenía programado el cineasta con estudiantes de la carrera de Periodismo.

Díaz se refirió a la labor que desarrolla la Asamblea de Cineastas de Cuba en su reclamo de total libertad para crear y exhibir el arte.

“Lo que hace la Asamblea de Cineastas Cubanos, en Cuba, desde dentro, me parece admirable. Sinceramente, estoy con lo que generan, con lo que solicitan, y más bien con lo que exigen, diría yo, porque es un derecho de los cineastas, como lo es también de todos los ciudadanos, de toda la ciudadanía cubana”, concluyó el director de “Los pájaros tirándole a la escopeta”, que cumple 40 años ya.

Cargar más

XS
SM
MD
LG