Enlaces de accesibilidad

Buscan evitar crisis humanitaria por cubanos varados en Colombia


Cubanos frente a las oficinas de Migración, en Turbo, a la espera de poder obtener un salvoconducto.

Autoridades de municipios fronterizos con Panamá, donde ya se acumulan cerca de 300 migrantes, piden a la Cancillería que intervenga para evitar una situación que podría tornarse caótica con el paso de los días.

Más de 300 migrantes, la mayoría cubanos que esperan poder pasar la frontera y seguir su camino a Estados Unidos, están varados en la localidad de Turbo, en Urabá, fronteriza con Panamá, tras el cierre de la frontera al flujo migratorio irregular anunciado por el gobierno panameño el pasado lunes 9 de mayo.

Alejandro Abuchar González, alcalde de Turbo, dijo al diario El Tiempo de Bogotá que los migrantes copan hoteles y residencias del municipio debido a que tramitan en la Oficina de Migraciones un documento que les da 10 días para salir del país.

Acá estamos más de 150 cubanos, pero muchos están en camino desde Guyana, Perú y Ecuador. Necesitamos que abran la frontera para poder continuar”, dijo a El Tiempo Marnia Leonor Hernández, quien en Cuba ejercía como periodista de la televisión estatal y ahora espera llegar a Estados Unidos.

Hernández urgió a las autoridades a buscar una solución rápida que permita a los cubanos cruzar a Panamá, “porque en cuatro días se nos vence el plazo del convenio”, dijo refiriéndose al segundo puente aéreo acordado entre el gobierno panameño y México para el traslado de los cubanos varados en su territorio.

Juan Enrique Sierra, uno de los voceros del grupo de cubanos varados en Turbo, dijo que “no nos vamos a devolver para ningún lado” mientras el gobierno panameño no reabra la frontera con Colombia, porque “no vamos a caminar cuatro días por la selva cuando hay adultos mayores y mujeres con niños de brazos”.

La coyuntura también ha dado lugar para las estafas. “Esta semana estafaron a 15 personas. Les ofrecieron llevarlos desde Montería (Córdoba) por 900 dólares”, dijo otra migrante cubana.

Agustín Nelson, explicó a El Tiempo que no quieren “ser una carga económica para nadie” y que solo pretenden que el gobierno panameño reabra la frontera “para que cumpla con el convenio y nos podamos ir a México”.

Cubanos, pasto para los "coyotes"

Las autoridades de Turbo se reunieron este martes en un consejo de seguridad extraordinario con la Armada Nacional y Migración de Colombia para evitar una crisis humanitaria en los municipios fronterizos con Panamá, explicó Abuchar.

El Alcalde ha pedido a la Cancillería colombiana que intervenga para enviar a los migrantes a sus países de origen, y evitar así una situación que podría tornarse caótica con el paso de los días.

El funcionario explicó a El Tiempo que los "coyotes" o traficantes de personas se aprovechan de la necesidad de los migrantes para lucrar, estafándolos.

Explicó que la mayoría de las embarcaciones ilegales no son seguras, y que en muchos casos los coyotes dejan a los migrantes abandonados en la selva, o los tiran al mar.

El secretario de Gobierno de Turbo, Emelides Muñoz, dijo al diario colombiano que la situación actual se podría convertir en una amenaza para el orden público y la seguridad si los migrantes continúan llegando a la localidad.

El funcionario señaló que la presencia de migrantes irregulares en el municipio aumenta la probabilidad de acciones ilícitas, y recordó que a principios de este año se reportaron varios crímenes relacionados con los migrantes.

"Muchos se ahogaron porque cayeron al golfo de Urabá, además de lesiones personales y hurtos. No queremos que esto se vuelva a repetir”, detalló Muñoz.

Las autoridades locales tratan de persuadir a los migrantes para que retornen a países que pueden admitirlos en condición de refugiados, como Brasil o Ecuador, mientras se soluciona el problema fronterizo con Panamá, pero la mayoría se niega a volver atrás.

XS
SM
MD
LG