Enlaces de accesibilidad

Pablo Milanés vuelve a la carga contra el "sistema estancado" que rige en Cuba


Pablo Milanés durante una entrevista concedida recientemente a la Agencia EFE con motivo de su visita a Madrid para presentar su nuevo disco y gira, "Renacimiento".

El cantautor cubano dijo en Madrid que el pueblo cubano es "un pueblo adormecido por un sistema estancado, que es incapaz de aportar nada nuevo".

El cantautor cubano Pablo Milanés culpó al sistema castrista imperante en la isla de la inmovilidad del pueblo para emprender los cambios político-sociales que necesita, a menos de siete meses de que Raúl Castro se retire del poder.

"En Cuba es muy difícil que se altere cualquier cosa. El pueblo cubano es un pueblo adormecido por un sistema estancado, que es incapaz de aportar nada nuevo", declaró Milanés este miércoles en entrevista con el diario español El Mundo.

En su opinión ni la muerte del exgobernante Fidel Castro, ni el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, alterarán las condiciones de vida de sus coterráneos.

No obstante, el músico se apuró a aclarar que nada tiene que ver la incapacidad del pueblo para gestar cambios en el gobierno con su riqueza cultural.

"Es un pueblo muy talentoso. Pero todo el talento que se puede ver en los músicos cubanos está al margen de la política. Y las cosas que suceden no influyen en nada", dijo. "Fíjate, por ejemplo, en una persona que nació en 1959, que tiene ya 57 años y que no ha conocido otra realidad más que ésa".

Milanés calificó al pueblo cubano como una víctima de los poderes que controlan o influyen en su destino.

"El país está entre dos aguas. De un lado, el Gobierno de Cuba y, del otro, Donald Trump. Al final, la víctima es el propio país, que no es capaz de definir su propio futuro", apuntó.

El trovador cubano, aunque se define como un hombre de izquierda y un auténtico revolucionario, ha dirigido, desde el 2011 hasta la fecha, frecuentes críticas a la élite en el poder en la isla.

A inicios de 2011, declaró que no creía en los octogenarios que dirigían el proceso revolucionario cubano, que los negros en la isla poseían pocas oportunidades y que Cuba necesitaba cambios urgentes.

Para Milanés, el problema en Cuba no es la Revolución como concepto, sino quienes la dirigen, como explicó durante una entrevista con Radio Caracol Colombia, en septiembre de 2013.

En esa ocasión, consultado acerca del embargo de Estados Unidos a la isla, negó que este hubiera afectado a la música cubana y criticó el autobloqueo que padece la isla.

En marzo de 2011, defendió a los blogueros cubanos contra la campaña de demonizaciones e injustas acusaciones por parte del gobierno de Raúl Castro y enfatizó que cualquier expresión de la blogósfera cubana era sana y útil.

Un mes después denunció que Cuba es un caos, que los Castro deben prever el reemplazo y que todo ser humano tiene derecho a la libertad.

En agosto de ese mismo año, Milanés también condenó el maltrato del Gobierno cubano al grupo disidente Damas de Blanco.

La mayoría de estas declaraciones surgieron en medio de entrevistas, con motivo de sus conciertos o lanzamientos de nuevos temas. Milanés siempre se ha mostrado dispuesto a opinar sobre el estado de la política en la isla.

Pero no fue hasta febrero de 2015 que el trovador reconoció al diario español El País que él fue una de las 40.000 personas que entre 1965 y finales de 1967 estuvieron confinadas en campos de concentración en la provincia de Camagüey, donde realizaban trabajos forzados desde las 5 a.m. hasta el anochecer.

Tanto en esa ocasión como en otras posteriores, Milanés declaró que ha esperado durante años unas disculpas formales del gobierno cubano por este tiempo de encierro injusto. Pero admitió que “no las he tenido hasta ahora y no creo que las tenga en un futuro”.

Cuando la apertura de las embajadas en Washington y La Habana, el cantautor se mostró cauteloso en su opinión sobre el futuro de estas, y más adelante criticó que se estuviese dando “una imagen muy sublimada y muy turística de lo que está pasando en Cuba", cuando la realidad es que "el noventa y pico por ciento de la población, y de la situación del país, sigue exactamente igual o peor".

Un par de meses antes, durante una entrevista en La Habana para la televisión chilena, dijo que "ojalá que la entrada de Estados Unidos en Cuba ahora, ese pretendido plan Marshall, no destruya lo poco que queda de la ciudad".

Milanés lamentó que después de más de 50 años de revolución "tengamos que caer ahora en manos de los norteamericanos otra vez".

El autor de "Yolanda" enfatizó que los cambios en Cuba pudieron hacerlo los cubanos por sí mismos, sin la intervención de Estados Unidos, pero el Estado siempre les negó esa posibilidad.

(Redactado por Lizandra Díaz Blanco, con información de El Mundo y materiales de archivo de Martí Noticias)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG