Enlaces de accesibilidad

Opositor podría ser acusado de propagar epidemias por ayudar a desamparados


Opositores Félix Navarro (izq) y Francisco Rangel (der), del Proyecto Tondique, entregan almuerzo a desamparados.

Ante las presiones de la Seguridad del Estado, los promotores del Proyecto Tondique han apelado a diferentes estrategias para entregar un almuerzo gratuito a desamparados en Colón, Matanzas.

Un activista del proyecto humanitario Tondique podría ser acusado del delito de "propagación de epidemias si continúa repartiendo alimentos a personas necesitadas en la localidad de Colón, Matanzas, en el occidente de Cuba.

Francisco Rangel Manzano, uno de los coordinadores del Proyecto Capitán Tondique por más de 4 años, fue amenazado con ser procesado legalmente por dicho delito, confirmó este jueves el opositor a Martí Noticias.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:15 0:00

La pasada semana, Rangel Manzano fue detenido arbitrariamente por la policía de Colón. Durante el arresto, las autoridades le informaron que no puede seguir entregando almuerzos a los necesitados porque “no está autorizado, y no tiene licencia para manipular alimentos”.

​El opositor rechazó las acusaciones e insistió en que las advertencias de acusarlo de ese delito llegan luego de varios intentos de las autoridades locales de impedir que él y otros coordinadores del Proyecto Tondique hagan entrega de un almuerzo semanal gratuito a personas necesitas, entre ellos niños y ancianos.

A pesar de las amenazas y la vigilancia constante de la policía, los activistas insisten en la labor humanitaria, y valiéndose de diferentes estrategias, para no ser vistos, repartieron el almuerzo correspondiente a esta semana, precisó Rangel Manzano.

Las imágenes muestran la entrega de alimentos a los desamparados.

Entrega de alimentos a los desamparados la pasada semana en Colón
Entrega de alimentos a los desamparados la pasada semana en Colón

Opositores y Damas de Blanco de Colón, con la colaboración de exiliados cubanos, llevan adelante el proyecto de ayuda humanitaria.

Los necesitados solían reunirse una vez por semana en la casa de la Dama de Blanco Caridad Burunate para recibir un almuerzo, sin embargo las autoridades comenzaron a presionar y amenaza rpara eliminar la iniciativa y decidieron cambiar la estrategia.

Los activistas comenzaron a evadir la vigilancia policial e ir a las casas o a los lugares donde habitualmente se estacionan los desamparados a llevarle el almuerzo semanal.

(Redacción Idolidia Darias, con información de Ivette Pacheco)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG