Enlaces de accesibilidad

Ganancias de telecomunicaciones de EEUU en Cuba serían a largo plazo


Tres jóvenes usan sus teléfonos móviles en La Habana, Cuba.

El bajo desarrollo tecnológico del país y las restrictivas regulaciones estatales impedirían a los operadores estadounidenses obtener prontas ganancias.

A pesar de que no se esperan ganancias a corto plazo, Cuba podría convertirse en una bendición para los operadores de telecomunicaciones de Estados Unidos que elijan invertir en la isla, una oportunidad de vender productos y servicios a 11 millones de cubanos que vale la pena explorar, según opinan analistas de Zacks Investment Research, en la publicación digital Nasdaq.

No obstante, este sería un plan a largo plazo. El bajo desarrollo tecnológico del país y las restrictivas regulaciones estatales impedirían a los operadores estadounidenses obtener prontas ganancias, advierten los analistas en un artículo llamado “¿Es Cuba el próximo centro de actividad de inversión de las compañías estadounidenses de telecomunicaciones?”.

Zacks Investment Research también ve en Cuba un potencial mercado emergente, ante el menguante comunismo y los aires de globalización que corren en el mundo. La proximidad geográfica de la isla a Estados Unidos sería otra de las ventajas en términos de costo de las operaciones.

En el último año, tras el establecimiento de relaciones entre los dos países, los departamentos del Tesoro y el Comercio han ayudado a la industria de las telecomunicaciones ha lograr excepciones en el embargo para invertir en Cuba.

Las excepciones permiten a los operadores exportar equipos y productos de telecomunicaciones a la isla, además de la posibilidad de establecer la necesaria infraestructura para ofrecer servicios relacionados, incluido Internet.

En marzo de 2015, entró en vigor un acuerdo entre firma estadounidense IDT y con el monopolio estatal cubano Etecsa, que permite servicio telefónico directo entre Cuba y Estados Unidos. Aunque el cambio no se ha reflejado en el costo de las llamadas, ya las operadoras no necesitan de un tercero –una operadora extranjera– para concretar la conexión final.

Un mes más tarde, Boost Mobile, parte de Sprint Corp, lanzó un plan de prepago para que consumidores estadounidenses puedan llamar y enviar mensajes de texto a Cuba. La compañía anunció un plan de $50 mensuales, que describió como la tarifa por minuto más baja entre los operadores de prepago para llamar a Cuba, incluyendo mensajes de texto ilimitados.

En septiembre del mismo año, Verizon Communications Inc. se convirtió en el primer operador de telecomunicaciones de Estados Unidos en ofrecer servicios inalámbricos de roaming en Cuba. Más recientemente, en una decisión que los expertos consideran prematura, la compañía de servicio de streaming multimedia Netflix lanzó sus servicios de video en Cuba.

XS
SM
MD
LG