Enlaces de accesibilidad

Estudio señala interferencia inalámbrica como explicación a "ataques sónicos" en Cuba


Varios marines del ejército estadounidense prestan guardia en la entrada de la embajada de Estados Unidos, en la Habana.

"Una causa probable" de lo sucedido en Cuba pudo ser el efecto de "dos señales ultrasónicas que se interfieren entre sí, creando un efecto audible de lado", señala el experto Kevin Fu, de la Universidad de Michigan.

Un estudio encabezado por un científico en Computación de la Universidad de Michigan asegura que el audio de seis segundos revelado por la agencia AP como el percibido por los diplomáticos de EEUU en La Habana proviene de una interferencia inalámbrica, y no de un arma sónica.

Kevin Fu, experto en ciberseguridad de equipos médicos y de ingeniería, señaló que al analizar el clip de audio difundido por AP encontró algunas ondulaciones inusuales en la visualización espectral que sugieren algún tipo de interferencia.

Un reportaje sobre el estudio, titulado “On Cuba, Diplomats, Ultrasound, and Intermodulation Distortion”, fue publicado por la revista especializada IEEE Spectrum en su edición de marzo. La investigación puede consultarse en el sitio web Security and Privace Group.

Fu discutió el clip de AP con su colaborador frecuente, Wenyuan Xu, profesor de la Universidad de Zhejiang, en Hangzhou, China, y su estudiante de doctorado Chen Yan, explica IEEE Spectrum.

Según el reportaje, los investigadores experimentaron diferentes emisiones de ondas hasta que descifraron las amplitudes de la señal y las frecuencias exactas del audio de AP.

“Entonces, a través de una serie de simulaciones, Yan demostró un efecto conocido como Distorsión por Intermodulación que podría haber producido el sonido AP”, señala el estudio.

La Distorsión por Intermodulación se produce cuando dos señales con diferentes frecuencias se combinan para producir señales sintéticas en la diferencia, suma o múltiplos de las frecuencias originales, subraya IEEE Spectrum.

"Una causa probable" de lo sucedido en Cuba pudo ser el efecto de "dos señales ultrasónicas que se interfieren entre sí, creando un efecto audible de lado", dijo Fu.

Hay fuentes existentes de la ecografía en los ambientes de oficina, tales como sensores de ocupación de habitación. "Tal vez hubo también un interruptor ultrasónico en la habitación y un transmisor ultrasónico", sugiere Fu. "Cada dispositivo podría haber sido colocado allí por un sujeto diferente, completamente inconsciente del otro", añadió.

"Por supuesto, no sabemos con seguridad que ésta fue la causa. Pero esa posibilidad parece mucho más probable que un arma sónica”, afirmó.

Una cosa que no exploró la investigación fue si el audio de AP podría haber producido la variedad de síntomas, incluyendo daño cerebral, que reportaron los funcionarios de la Embajada estadounidense en La Habana.

"Sabemos que las señales audibles pueden causar dolor, pero no observamos en este estudio los efectos fisiológicos más allá de eso", dijo Fu.

Fadel Adib, profesor de tecnología inalámbrica para sensores y comunicaciones del Instituto Técnico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) calificó el estudio realizado por Fu y sus colegas como "una mirada creativa en lo que podría haber sucedido".

Adib, quien no participó en la investigación pero examinó los resultados, añadió que las señales inalámbricas pueden interactuar una con la otra.

"Y si eso sucede, vas a escuchar las señales que no esperas escuchar", dice. "Teniendo en cuenta todas las explicaciones posibles, ésta definitivamente parece la más plausible técnicamente", añadió.

(Escrito por Pablo Alfonso, con información de la revista IEEE Spectrum)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG