Enlaces de accesibilidad

EEUU decidirá el 4 de marzo si restituye su personal diplomático en La Habana


Marines de EEUU en las afueras de la Embajada de EEUU en La Habana.

Tras los ataques a diplomáticos, el Departamento de Estado ordenó en septiembre retirar el 60 % de su personal en la Embajada de EEUU en Cuba.

Varios legisladores estadounidenses de visita en Cuba urgieron el miércoles al Departamento de Estado de su país a que reincorpore al personal de la embajada que fue retirado de la isla el año pasado en respuesta a misteriosas dolencias sufridas por diplomáticos y sus familias.

La visita de seis miembros demócratas del Senado y la Cámara de Representantes ocurre mientras el Departamento de Estado analiza si enviará de regreso a su personal a la isla. Se espera una decisión para el 4 de marzo.

El secretario de Estado Rex Tillerson dijo que los síntomas, que incluían náuseas, mareos y dolores de cabeza, fueron el resultado de "ataques selectivos" y redujeron el personal de la embajada en un 60% en septiembre.

El pasado 5 de enero Tillerson declaró que no estaba seguro de que los "ataques deliberados" hayan terminado. Defendió su decisión de septiembre de ordenar la salida de Cuba para la mayoría del personal de los EE. UU. y sus familiares y sostuvo que no revertiría esta decisión hasta tanto el gobierno de Cuba asegurara la seguridad para el personal diplomático de EEUU.

He aquí el comentario del Secretario de Estado en su entrevista con los periodistas de Associated Press Matt Lee y Joshua Lederman:

“Sigo creyendo que el gobierno cubano, alguien dentro del gobierno cubano, puede ponerle fin a esto. Y mientras no puedan decir que lo han hecho, no me siento cómodo llevando a la gente de vuelta al país porque no quiero sugerirles a ustedes que, necesariamente, todos los ataques han cesado ¿De acuerdo? Así que (lo haré) si me puedo convencer de que no voy a volver a poner intencionalmente a personas en peligro. Es eso lo que pienso al respecto. Que estaría poniéndolos en peligro intencionalmente. ¿Por qué demonios haría eso si no tengo manera alguna de protegerlos? No sabemos cómo proteger a las personas de esto, entonces ¿por qué iba a hacerlo? Y voy a enfrentarme a cualquiera que me quiera presionar a hacerlo mientras no esté convencido de que no los pondré en riesgo”.

Washington nunca ha afirmado que Cuba haya perpetrado los ataques, pero ha insistido en que el gobierno comunista de la isla debe saber quién lo hizo. Cuba niega rotundamente tanto la participación como el conocimiento de cualquier ataque.

El encargado de negocios interino de la Embajada de EE.UU. en Cuba, Philip Goldberg.
El encargado de negocios interino de la Embajada de EE.UU. en Cuba, Philip Goldberg.

El Departamento de Estado ha declarado en reiteradas ocasiones que las relaciones diplomáticas con Cuba siguen en pie, de hecho, en los últimos meses se han celebrado numerosas reuniones en Washington sobre temas de la agenda bilateral de ambas naciones.

Además, desde el pasado 10 de febrero Philip Goldberg asumió como nuevo Encargado de Negocios, interino, en la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

El senador por Vermont, Patrick Leahy, y otros miembros de la delegación dijeron ayer a los periodistas en La Habana que los funcionarios cubanos han cooperado con las autoridades estadounidenses en una investigación sobre la causa de los síntomas y que el recorte sufrido en el personal de la sede diplomática solo perjudica las relaciones bilaterales.

Desde la retirada del 60 % del personal diplomático, los cubanos que buscan una visa de no emigrante deben gestionarla en un tercer país, y quienes esperan los trámites para emigrar son entrevistados en la Embajada estadounidense en Bogotá.

"Tengo la impresión de que los cubanos nos han ofrecido toda la cooperación que queramos para descubrir qué pasaría si ocurriera algo", dijo Leahy. "No veo que tengan la ventaja de hacer algo que perjudique a nuestro personal, el resultado seguro es dañar las relaciones entre ambos países".

Agregó que hay muchos diplomáticos estadounidenses que quieren trabajar en Cuba a pesar de los síntomas, que según Washington afectaron a 24 funcionarios del gobierno de Estados Unidos y sus cónyuges.

El representante por Massachusetts Jim McGovern dijo que los recortes también están perjudicando a los cubanos comunes, que ya no pueden obtener servicios básicos en una embajada estadounidense que hoy es espeluznantemente tranquila.

"Haciendo virtualmente imposible que el cubano promedio vaya a Estados Unidos, ya sea para un funeral, una boda o para poder estar con sus familias, traiciona nuestros valores", dijo McGovern. "No es la forma en que deberíamos enfocar esto. Es por eso que todos queremos que nuestros asuntos de personal se traten aquí".

[Con información de AP, Departamento de Estado y archivo Martí Noticias]

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG