Enlaces de accesibilidad

Baracoa, un paisaje desolador a una semana del azote de Matthew


¿Cómo sobreviven los pobladores de Baracoa después del paso del huracán Matthew?
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:22 0:00

¿Cómo sobreviven los pobladores de Baracoa después del paso del huracán Matthew?

Sin un techo sobre sus cabezas, ni electricidad, ni agua potable, los residentes de la ciudad guantanamera se concentran en una tarea titánica en medio de la devastación: hallar algo para comer.

¿Cómo sobreviven baracoenses a una semana del paso del huracán Matthew? A pesar del cerco de las autoridades a los periodistas independientes, reporteros de Palenque Visión lograron entrar a la ciudad y obtener imágenes y testimonios para Martí Noticias.

La supervivencia en la ciudad guantanamera, declarada zona de desastre, es cada vez más difícil. Hallar algo para comer se ha convertido en una tarea titánica tras la devastación causada por el ciclón. Los afectados refieren que el precio de los alimentos es muy elevado, y que así y todo es difícil conseguirlos, incluido el pan.

“Los productos los venden muy caros, las galletas están a 25 pesos”, se queja una de las entrevistadas por el equipo de Palenque Visión.

El gobierno ha comenzado a repartir algunas provisiones, pero no son suficientes para núcleos familiares que no tienen lo mínimo para elaborar una comida nutritiva.

“Ya cocinamos las dos latas de sardinas que nos corresponden, porque nosotros somos tres personas, y mañana vamos a ver que inventamos”, dice una joven al reportero independiente.

El agua potable es otra de las carencias que han tenido que enfrentar los locales. Las redes de abastecimiento interrumpieron su servicio durante días, ante el peligro de contaminación. Los baracoenses terminaron aseándose y lavando sus ropas en el río, a la vieja usanza.

Baracoenses cuentan sus necesidades después del paso Matthew
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:58 0:00

Este miércoles, el servicio eléctrico no había sido restablecido, solo unos pocos vecinos aprovechaban el acceso a los grupos electrógenos que alimentan lugares estratégicos de la ciudad como los centros médicos, las panaderías y los hoteles.

Algo tan elemental como un colchón se ha convertido en un artículo de lujo para residentes que lo perdieron todo tras el embate de Matthew. Los fuertes vientos levantaron el techo de cientos de viviendas, y el interior quedó expuesto a la lluvia torrencial.

Las esperanzas de reconstrucción escasean, aunque algunos confían en que el gobierno haga algo por ayudarlos. Una baracoense que lleva 37 años trabajando para el sector de la educación dijo que espera que esta vez el gobierno la “tenga en cuenta y le den algo” para reparar su vivienda afectada por el huracán.

La mujer es una de muchas personas afectadas por huracanes anteriores -como el Ike, que azotó la zona oriental de Cuba en 2008- que aún esperan ayuda gubernamental para reparar sus casas.

Las comisiones creadas por el gobierno para evaluar los daños ocasionados por Matthew aún no han hecho acto de presencia en las localidades afectadas, señala el reportaje.

Los periodistas independientes no pueden tomar imágenes ni reportar sobre los daños causados por el ciclón. Varios de ellos, incluido el activista Maykel González Vivero, han sido detenidos por informar del hecho sin “previa autorización”.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG