Enlaces de accesibilidad

Activista LGTBI amenazado con la cárcel por actuar al margen del gobierno

  • Martinoticias.com

Nelson Gandulla reparte boletines con información del trabajo de la Fundación Cubana por los Derechos LGBTI.

Nelson Gandulla podría ir a prisión, acusado de desacato, por su activismo independiente, sin vínculos con instituciones oficiales como el CENESEX, que dirige Mariela Castro.

El director de la Fundación Cubana por los Derechos LGBTI Nelson Gandulla podría ir a prisión por su activismo al margen de instituciones estatales, y por vincularse con organizaciones que supuestamente desprestigian el trabajo del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) dirigida por la hija de Raúl Castro.

Gandulla, residente en la ciudad de Cienfuegos, es graduado de medicina pero no ejerce en este momento. Lleva una intensa labor de forma independiente por los derechos de la comunicad LGTBI en Cuba, y según explicó a Radio Martí fue citado para las oficinas de Inmigración y Extranjería este 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, e interrogado por tres oficiales.

Detalló que el capitán Ihosvani, el capitán Ángel y la oficial Patricia, todos agentes de la Seguridad del Estado, le presentaron los boletines que publica la Fundación Cubana LGTBI, "los cronogramas de viajes que hizo al extranjero", y le preguntaron "qué organizaciones de otros países financiaban los viajes".

El activista dijo que también le presentaron copia textual de todas las intervenciones que ha hecho en el programa Cuba al Día de Radio Martí.

Señaló que los oficiales lo amenazaron con ponerle restricciones para viajar fuera del país, levantarle una causa por desacato y llevarlo a prisión. También amenazaron a la familia, señaló.

“Fueron dos horas y media de un debate intenso de ambas partes en el que me dijeron que Mariela Castro me podía acusar porque empleamos palabras ofensivas contra el CENESEX que ella dirige", precisó.

Gandulla asegura que en la discusión con los oficiales reafirmó "el derecho de la Fundación LGTBI a expresarse", y aclaró que como ciudadano “también podía acusar a Mariela Castro” por no responder una misiva que la organización le dirigió a ella en enero de 2016.

“Yo les dije que esa acción de no responder también es penalizada por la Constitución”, apuntó.

La misiva a la que Gandulla hizo referencia fue entregada por dos activistas de organizaciones por los derechos de la comunidad LGTBI.

En ella hacían una solicitud formal de una entrevista para presentarle el proyecto de realización de la campaña nacional "Nosotro también amamos", que busca la probación del matrimonio igualitario en la isla.

El CENESEX, que dirige Mariela Castro, se encarga desde la oficialidad de la defensa de los derechos de las personas LGBTI en Cuba, pero no reconoce ni respalda a los grupos independientes de la comunidad LGTBI en la isla.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG