Enlaces de accesibilidad

Homosexuales cubanos lejos de las armas; son excluidos del ejército y la policía


Cuba ejército

Según el reglamento militar, a los gays, ex convictos y contrarrevolucionarios no se les permite ingresar a las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

'Beyoncé' -así le gusta que la llamen- se prostituye por menos de dos dólares en los alrededores del antiguo paradero de la Víbora, a treinta minutos en automóvil del centro de La Habana.

De día es maestro emergente en una escuela secundaria. De noche sale a cazar clientes en la Calzada Diez de Octubre vestida de mujer. Peluca rubia, vestido ceñido al cuerpo, zapatos de tacones altos, exceso de maquillaje y un penetrante perfume barato que combina con un bolso Gucci de imitación y unas pestañas postizas importadas de Miami.

'Beyoncé' recuerda que hace tres años la citaron al comité municipal de reclutamiento para realizarse un examen médico que le avalara su ingreso al Servicio Militar General.

“Cuando llegué vestida de mujer, un oficial me mandó para la casa. Con tono molesto me dijo: 'A las instituciones del Estado hay que presentarse con ropas adecuadas'. Entre otras cosas le dije al cromañón: 'Niño, ¿y acaso yo estoy desnuda?'. Luego le pregunté: '¿Los gays no tenemos derecho a defender la patria?'. El militar dio media vuelta y se marchó”, cuenta el travesti habanero.

Según 'Beyoncé', la oficina de reclutamiento ni siquiera se molestó en volverla a citar. “No me gusta la vida militar, pero sería una experiencia interesante estar enrolada entre tantos machos. Tú te imaginas la cantidad de hombres con los cuales tendría sexo. Me apodarían Beyoncé la cantimplora”, dice risueña.

Jóvenes cubanos del servicio militar.
Jóvenes cubanos del servicio militar.

La historia de Serguey fue diferente. Siempre sospechó que estaba preso en un cuerpo equivocado. “Desde la secundaria me gustaban los hombres. Pero tuve una doble vida para no disgustar a mis padres. Jugaba baloncesto, hablaba como un machote, pero ninguna mujer me llamaba la atención. Las relaciones homosexuales las mantuve ocultas. Cuando terminé el preuniversitario me llamaron para el Servicio Militar”.

Serguey continúa recordando: “Eso fue a principios de los 90. A la hora del examen físico tuve que desnudarme y abrir el fondillo. Entonces el médico que estaba allí me llamó aparte. Aquello fue como un interrogatorio policial. Le dije que sí, que era gay, pero no quería que mi familia se enterara. Me dieron la baja, pero de todas maneras un oficial se lo contó a mi padre. No es que me interesara ser recluta, pero siempre me pregunté por qué un homosexual no puede ser soldado”.

Yosvany, capitán de las fuerzas armadas, señala que “según el reglamento militar, a los gays, ex convictos y contrarrevolucionarios no se les permite ingresar a la institución”.

Cuando se le preguntan las causas explica: “Vamos hablar claro. Que ahora toleren a los homosexuales no quiere decir que tengamos que aceptarlos en cualquier sitio. Tanto en el ejército como en la policía, se necesita virilidad y un comportamiento responsable. Un delincuente no va a respetar a un policía con plumas. Y en las fuerzas armadas un gay pudiera ser más patriota que nadie, pero es un estorbo por su conducta inapropiada. Esa norma no solo rige en Cuba. Creo que en ningún ejército del mundo aceptan gays en sus filas”.

Argelio, ex mayor de la FAR, reconoce que entre los oficiales y reclutas de “vez en cuando se cuela un ma….. tapiñado. Eso sucede. Estuve en unidades donde se dieron casos de relaciones homosexuales. Pero cuando sucede, ipso facto, al soldado o al oficial se le da baja deshonrosa”.

Osvaldo, historiador, considera “que las instituciones castrenses suelen ser muy retrógradas. Aunque en la historia de Cuba hay ejemplos de líderes revolucionarios con conductas homosexuales o patrones morales no acorde a la sociedad. Existen evidencias creíbles de que José Martí, nuestro héroe nacional, fruto de una relación extramatrimonial con Carmen Miyares engendró a María Mantilla. También entre algunos mambises existió la homosexualidad. La más murmurada fue una supuesta relación afectiva de Antonio Maceo con Panchito Gómez Toro, su ayudante e hijo de Máximo Gómez. Sea cierto o falso nunca van dejar de ser próceres de la patria”.

Alfredo Guevara
Alfredo Guevara

Fidel Castro, homófobo a prueba de balas, desde sus años universitarios fue amigo del difunto Alfredo Guevara, homosexual explícito.

Carlos, sociólogo, reconoce “que el gobierno cubano ha dado un salto de gigante en reconocer a la comunidad LGTBI. Pero se anda con paños tibios para legalizar el matrimonio homosexual, aceptar gays en el ejército o promover ministros abiertamente homosexuales”.

Norge, médico jubilado, recuerda “que a mediados de los años 60 se crearon comisiones de investigación para estudiar las causas del comportamiento homosexual y sus posibles curas con medicamentación hormonal. En las UMAP muchos gays sirvieron de conejillos de indias”.

Mariela Castro
Mariela Castro

Mariela Castro, hija del autócrata Raúl Castro y quien ha emprendido una cruzada nacional e internacional a favor de la comunidad LGTBI -siempre y cuando no disientan del régimen- no ha logrado que el Consejo de Estado y el monocorde Parlamento Nacional autoricen a los homosexuales ser miembros de las fuerzas armadas.

  • 16x9 Image

    Iván García, desde La Habana

    Nació en La Habana, el 15 de agosto de 1965. En 1995 se inicia como periodista independiente en la agencia Cuba Press. Ha sido colaborador de Encuentro en la Red, la Revista Hispano Cubana y la web de la Sociedad Interamericana de Prensa. A partir del 28 de enero de 2009 empezó a escribir en Desde La Habana, su primer blog. Desde octubre de 2009 es colaborador del periódico El Mundo/América y desde febrero de 2011 también publica en Diario de Cuba.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG