Enlaces de accesibilidad

Inmigración

Canciller tico: Panamá detuvo paso de migrantes cubanos desde Colombia

El canciller costarricense, Manuel González. EFE
El canciller costarricense, Manuel González. EFE

La medida habría sido solicitada por Costa Rica como parte de una solución de la crisis migratoria a través de compromisos bilaterales. Cubanos protestan en Puerto Obaldía.

El canciller de Costa Rica, Manuel González, aseguró que el Gobierno de Panamá ha detenido el paso de migrantes cubanos a su territorio desde la frontera con Colombia, a petición de Costa Rica.

De acuerdo con el ministro de Relaciones Exteriores costarricense, que repondió a preguntas del diario La Nación, hay cerca de 850 migrantes cubanos esperando entrar a territorio panameño.

"(Son) acciones que solicitamos a Colombia y Panamá para que también asuman su parte. No se vale que los dejen pasar y nos pongan toda la carga a nosotros", comentó González a una consulta de La Nación. Cerca de 4.000 cubanos se encuentran actualmente varados en Costa Rica, después que el gobierno de Nicaragua decidiera el pasado día 15 cerrar su frontera a la migración irregular cubana.

Luego del fracaso de la reunión de cancilleres SICA + 4 en San Salvador, González anunció que varios países participantes se habían comprometido con Costa Rica a tomar medidas para resolver la crisis a nivel bilateral.

El canciller explicó al periódico que la acción panameña está a la par de la anunciada por el Gobierno de Ecuador de exigir visa a los cubanos a partir del próximo martes 1 de diciembre. Ese país era el único que no exigía visa de entrada a los isleños, situación que ha sido aprovechada por miles para iniciar allí una travesía irregular hacia la frontera méxico-estadounidense.

Citado también en otra información de La Nación el presidente costarricense, Luis Guillermo Solís, aseguró ayer que vendrán más medidas de otros países, tal y como se acordó en la cita de cancilleres del pasado martes.

Según la agencia EFE, que cita a fuentes de la cancillería panameña, otros 600 cubanos están varados en Puerto Obaldía, Panamá, a la espera de un medio de transporte que los traslade hasta la capital istmeña para continuar su viaje hacia Estados Unidos

El Gobierno de Panamá informó el viernes a Martí Noticias que ha limitado la ayuda a los cubanos que llegan a ese puerto del Caribe panameño cerca de la frontera con Colombia.

La jefa de Prensa de la Dirección de Información y Relaciones Públicas de la Cancillería panameña, Johana Camargo, escribió a este medio:

"Se ha limitado (a unos 60 diarios según el diario La Prensa) el número de ciudadanos cubanos a los que se le apoya con el traslado para salir de Puerto Obaldía. La Dirección Nacional de Migración de Panamá, nos ha informado que para los que permanezcan en Puerto Obaldía esperando, la Cruz Roja y el Sinaproc (Sistema Nacional de Protección Civil) están brindando ayuda humanitaria, principalmente atención médica".

Protestan cubanos en Puerto Obaldía

Puerto Obaldía es un pequeño pueblo pesquero de medio millar de habitantes ubicado en la región indígena de GunaYala, a la que solo se puede acceder por mar o por aire.

El periódico panameño reporta una protesta que los cubanos escenificaron en el centro de la localidad, para exigir la intervención de la Defensoría del Pueblo a fin de que se les brinde asistencia humanitaria.

Migrantes cubanos en Puerto Obaldía (La Prensa).
Migrantes cubanos en Puerto Obaldía (La Prensa).

“Nos hemos quedado sin dinero. No hay agua potable ni embotellada, las tiendas se quedan sin "burundangas", no comemos alimentos adecuados hace semanas. Además, no tenemos en donde hacer nuestras necesidades y dormimos en portales y plazas de la comunidad, y encima, la Cancillería panameña ordena que solo 60 personas pueden salir por día”, manifestó Mario Martínez, citado por La Prensa.

En tanto, Carlos Benjamín, un habanero que hace siete días llegó por mar al pueblo pesquero, dijo que están arribano un promedio de 60 a 70 cubanos al día, y la situación alimentaria se complica por la falta de dinero.

Una madre de familia cubana que solicitó reserva de su identidad contó al diario panameño que, aunque el Gobierno les ha dado buen trato, en este momento siente que se les violan los derechos humanos. “Ya no tenemos agua para tomar; los abarrotes (tiendas) del pueblo están pelados, no podemos ni siquiera comprar chucherías para alimentarnos y las condiciones en que dormimos son pésimas”, puntualizó.

El periódico reporta que funcionarios de la Oficina Nacional para la Atención de los Refugiados y de la Cruz Roja panameña viajaron a Puerto Obaldía para hacer un informe sobre la situación humanitaria y atender los reclamos de los emigrantes.

Vea todas las noticias de hoy

Posible deportación de joven cubano aviva temor entre otros inmigrantes con casos de asilo

El inmigrante Lisvan Isidron junto a su madre Mirielzi Cabrera en Miami. Este miércoles fue detenido y puede ser deportado a Cuba.
El inmigrante Lisvan Isidron junto a su madre Mirielzi Cabrera en Miami. Este miércoles fue detenido y puede ser deportado a Cuba.

La inminente deportación de un joven cubano asentado en Miami ha generado un temor creciente entre miles de inmigrantes cubanos que permanecen en EEUU con peticiones de asilo pendientes.

Getting your Trinity Audio player ready...

Cuando el joven cubano Lisvan Isidron se presentó en la Oficina de la Policía de Inmigración (ICE) en el sur de la Florida para un chequeo jamás pensó que su peor pesadilla se convirtiera en realidad: fue detenido y procesado para su deportación.

En Cuba no tiene familiares. Todos se fueron hace años. Su madre, Mirielzi Cabrera, desde que supo de su inminente deportación sólo llora pensando en el futuro del joven de 26 años.

“Nosotros somos una familia corta de tres personas, no tenemos a nadie en Cuba. Si mañana me lo dejan en el aeropuerto de La Habana, ¿para dónde va a coger? ¿Dónde va a dormir? ¡Qué injusticia!”, dijo angustiada Cabrera a Martí Noticias.

Isidron llegó a Estados Unidos en 2021 por la frontera con México. En ese momento, muchos cubanos que entraban al país por la frontera sur se enfrentaban a procesos expeditos de remoción, como llaman las autoridades migratorias a las deportaciones rápidas.

Tras una entrevista de miedo creíble, Isidron tuvo que comparecer ante un juez de Inmigración, que le negó el asilo político y obtuvo un documento conocido como I-220B.

“La I-220B es una orden de deportación con supervisión. Es decir, la persona tiene la orden de deportación pero no puede ser deportada al momento. Entonces Inmigración lo libera y cada año debe ir a la Policía de Inmigración (ICE) para renovar su estatus por otro año. Así hasta que su país lo acepta”, explicó la abogada Rosaly Chaviano, de Chaviano Law Firm, radicada en Miami.

En el caso de Isidron, la abogada dijo que el joven "no tuvo la oportunidad de contratar a un abogado para su defensa".

"Fue todo muy rápido, en apenas dos meses ya tenía la orden de deportación y ahora solo queda pedir a Inmigración que detenga esa orden”, añadió.

La madre del joven dijo que temía que las autoridades cubanas persiguieran a su hijo si es devuelto a la isla.

“Él es un muchacho que estudió en Cuba, que no estaba de acuerdo con ese sistema ni con las decisiones que se tomaban. Por eso vino para acá. En Estados Unidos no tiene una multa de tráfico, ni un arresto... nada. Un muchacho que trabajaba y tenía un futuro por delante en este país”, dijo la madre.

Una inmigrante cubana sube al avión que la llevará de regreso a la isla en un vuelo de deportación. Tomado de un video de Corey Bullard para ICE.
Una inmigrante cubana sube al avión que la llevará de regreso a la isla en un vuelo de deportación. Tomado de un video de Corey Bullard para ICE.

Más deportaciones a Cuba

La abogada Chaviano alertó que se deben esperar más deportaciones a Cuba debido a que la isla está dispuesta a recibir a más personas.

“Hay un cambio en la Administración que quiere verse más dura en cuestiones migratorias y Cuba ha dicho que aceptará más vuelos de deportación. Es importante que quienes tengan una orden de deportación hagan todo lo legalmente posible para evitarla”, dijo.

El régimen cubano ha dicho públicamente que está dispuesto a recibir más vuelos de deportación desde EEUU, e incluso una funcionaria cubana se atrevió a pedir la deportación desde EEUU de todos aquellos cubanos que entraron ilegales desde 2017, un número que se acerca al millón de personas.

El régimen cubano también pide frecuentemente la derogación de la Ley de Ajuste Cubano, que le permite a los ciudadanos de la isla obtener la residencia permanente en EEUU luego de un año y un día residiendo en el país.

“En los últimos meses hemos sido testigos de la deportación, sobre todo de jóvenes cubanos que entraron al país después de 2017. Hay personas de nacionalidad cubana que llevan décadas con órdenes de deportación, pero Cuba parece enfocada en aceptar solamente a los más recientes y jóvenes”, dijo Chaviano.

Emblema del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de EEUU
Emblema del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de EEUU

Miles de cubanos con temor a las deportaciones

Este miércoles también fue una pesadilla para Julio Osnedy Martínez, otro cubano de 31 años que recibió una orden de deportación tras cruzar la frontera en marzo de 2021.

“Me levanté tempranito y me iba a trabajar, como todos los días. Cuando me monté en el auto me rodearon los policías de ICE ( la oficina del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) y me llevaron detenido”, relató vía telefónica a Martí Noticias.

Cuando entras al centro de detención ves a mucha gente desesperada. Nadie quiere irse a Cuba.

“Fue terrible. Cuando entras al centro de detención ves a mucha gente desesperada. Nadie quiere irse a Cuba. Los oficiales desde que llegas te dicen que te van a mandar para Cuba. El cielo y tierra se unen pensando en tu familia, en la gente que dejas detrás. En toda tu vida que de pronto se termina”, añadió.

Martínez tiene una familia en el sur de Florida. Su esposa, sus padres y dos hijos dependen de él, lo que cree que pudo haber influido en que los oficiales de inmigración no terminaran deportándolo.

“Me acaban de dar un parole, que ha sido una bendición. Con ese documento podré aplicar a la Ley de Ajuste y toda esta pesadilla terminará”, dijo.

Los cubanos con I-220A también temen ser deportados

La abogada Chaviano también dijo que cientos de miles de cubanos que hoy pelean asilos en cortes estadounidenses podrían terminar con órdenes de deportación.

Una cubana en esa situación es Ismary Labrada, quien dijo a Martí Noticias que no duerme desde hace varias noches pensando en su próxima cita en una corte de Inmigración.

“Trabajé para la dictadura cubana como médico durante años en Venezuela hasta que escapé. Llegué a este país buscando libertad y mi peor temor es que me envíen de regreso a Cuba”, confesó.

“Tengo mucho miedo porque mi caso de asilo lo presenté con un notario debido a que no tenía el dinero suficiente para pagar un abogado. Si algo falla no quiero ni pensar qué será de mí”, añadió.

Panamá cierra accesos al Darién en su intento por frenar el flujo de migrantes

La decisión, anunciada este miércoles, se propone ejercer un mayor control sobre esta ruta irregular / Foto: Matias Delacroix (AP)
La decisión, anunciada este miércoles, se propone ejercer un mayor control sobre esta ruta irregular / Foto: Matias Delacroix (AP)

Panamá anunció el cierre de al menos tres de los pasos utilizados por los migrantes para cruzar la peligrosa selva del Darién. La decisión se propone ejercer un mayor control sobre esta ruta irregular.

Getting your Trinity Audio player ready...

Panamá anunció el cierre de al menos tres pasos utilizados por los migrantes para cruzar la peligrosa selva del Darién, una región que marca la frontera con Colombia y que es utilizada a diario por miles de migrantes en su ruta por Centroamérica para llegar a Estados Unidos.

La decisión, anunciada este miércoles, se propone ejercer un mayor control sobre esta ruta irregular, según informaron las autoridades panameñas.

De acuerdo a un comunicado del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), al que tuvieron acceso varias agencias de prensa, la decisión busca “canalizar la migración irregular” hacia Bajo Chiquito, el primer pueblo al que llegan los migrantes tras atravesar la selva.

Los pasos cerrados están ubicados en la costa del Pacífico y el Caribe, donde también se han ubicado vigilancia costera e interdicción marítima. Además fueron reforzados los pasos terrestres que dan acceso al sector de Hito de Chucurti, el cual fue bloqueado con barreras perimetrales.

Acuerdo entre Estados Unidos y Panamá busca frenar la migración

Esta semana el secretario de Seguridad Nacional de EEUU, Alejandro Mayorkas, firmó un acuerdo durante su visita a ese país para acudir a la investidura del nuevo mandatario, José Raúl Mulino.

“La migración irregular es un desafío regional que requiere una respuesta regional”, dijo Mayorkas.

"El nuevo acuerdo entre Estados Unidos y Panamá promueve la colaboración en la gestión de la migración, incluido el apoyo a operaciones de repatriación seguras y efectivas de panameños que incluyen la evaluación de protección. El programa de vuelos de expulsión es parte del enfoque regional integral para abordar la migración irregular", recoge el comunicado del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés).

El lunes, Eric Jacobstein, funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, aclaró que las deportaciones se aplicarán “sin tener en cuenta la nacionalidad” de los migrantes, y que se revisará “rigurosamente a las personas en riesgo de persecución o de tortura” y que no puedan regresar a su país.

“Estados Unidos ha asignado 6 millones de dólares en apoyo a las iniciativas de Panamá en este programa piloto. Esta inversión destaca nuestro compromiso de asegurar una gestión segura, ordenada y humana, con una fuerte aplicación de la ley”, puntualizó.

Según cifras del Servicio Nacional de Migración, unos 195 mil migrantes han sido interceptados este año en Panamá.

Migrantes hacen pausa en Brasil tras nuevas normas de asilo de EEUU

Migrantes en un refugio en Assis, Brasil, el 20 de junio de 2024. (Foto AP/Martín Mejía)
Migrantes en un refugio en Assis, Brasil, el 20 de junio de 2024. (Foto AP/Martín Mejía)

Migrantes, policías, funcionarios y analistas sostienen que las nuevas normas de asilo del presidente Joe Biden han generado una actitud de espera entre los migrantes que están en Brasil, al menos por ahora.

Docenas de migrantes duermen en un refugio de madera de seis habitaciones infestado de mosquitos en la Amazonía brasileña, con sus sueños de una vida mejor en Estados Unidos en suspenso debido a las nuevas normas de asilo del presidente Joe Biden.

Johany “Flaca” Rodríguez, de 48 años, estaba dispuesta a dejar atrás las dificultades de la vida en Venezuela. Ha estado esperando en el albergue que cobija a 45 personas en Assis Brasil, una ciudad de 7.000 habitantes en la frontera con Perú, porque otros le han contado lo complicado que se ha vuelto ahora el viaje a Estados Unidos.

Migrantes, policías, funcionarios y analistas sostienen que las acciones de Biden han generado una actitud de espera entre los migrantes que están en la mayor economía de Latinoamérica, al menos por ahora. Como en cualquier lugar a lo largo de las rutas que emprenden hacia sus esperadas nuevas vidas, las comunidades locales se topan con dificultades para satisfacer las necesidades de las nuevas poblaciones.

El migrante venezolano Samuel Rodríguez en el refugio en Assis, Brasil, el jueves 20 de junio de 2024. (Foto AP/Martín Mejía)
El migrante venezolano Samuel Rodríguez en el refugio en Assis, Brasil, el jueves 20 de junio de 2024. (Foto AP/Martín Mejía)

Tras dormir en colchones sucios y en hamacas medio rotas, y de comer arroz, frijoles y carne picada, Rodríguez decidió este mes que ella y su perro Kiko pasarían unas semanas con unos amigos en el estado sureño de Río Grande do Sul.

Con una cinta en la cabeza, leggings y una pequeña mochila, Rodríguez se levantó temprano para recorrer a pie, en dos días, más de 100 kilómetros (62 millas) hasta una ciudad cercana de 27.000 habitantes. Allí espera poder ganar algo de dinero y tomar un bus al sur del país, para llegar a Estados Unidos algún día.

“Tengo que quedarme aquí hasta que sea más seguro irme”, apuntó Rodríguez. “No estoy muy contenta de quedarme (en Brasil) pero es lo que puedo hacer”.

Brasil ha visto pasar oleadas de migrantes hacia Norteamérica en la primera parte del año. Había indios, bengalíes, senegaleses y nigerianos, entre otras nacionalidades, dijo Rêmullo Diniz, coordinador de Gefron, la unidad policial del estado de Acre para operaciones fronterizas.

Cuando Biden anunció las nuevas medidas, muchos en esos grupos comenzaron a quedarse en sus países en lugar de viajar a Latinoamérica, de acuerdo con funcionarios del gobierno de Brasil y analistas independientes. Para los ciudadanos de la región, es más fácil: Brasil permite a los residentes de 10 países vecinos quedarse hasta dos años sin necesidad de visa.

El gobierno estadounidense dijo la semana pasada que las detenciones por entradas ilegales desde México cayeron más del 40% desde que se susupendió temporalmente la tramitación del asilo en la frontera el 5 de junio. Los arrestos cayeron a menos de 2.400 diarios por primera vez en la presidencia de Biden.

El estado de Acre ofrece una instantánea de la actitud de muchos migrantes, y plantea la posibilidad de que la región y otros puntos de descanso se conviertan en opciones a largo plazo.

Assis Brasil tiene poco que ofrecer a los migrantes salvo el refugio de madera donde se alojaba Rodríguez y un gimnasio escolar donde pueden dormir 15 hombres. Hay dos pequeños hoteles y una parada de autobús que utilizan las camionetas que cruzan a Perú. Cuenta con cinco restaurantes repartidos por su carretera principal, dos tiendas de comestibles y una heladería que ofrece sabores amazónicos como los elaborados con las frutas cupuaçu y taperebá. Los migrantes suelen pedir dinero en la única plaza de la ciudad.

Hay tres vuelos diarios a la capital estatal, Rio Branco, a donde Jay, de 21 años, llegó desde India con la intención de viajar a Estados Unidos para estudiar ingeniería.

Con una gorra blanca que decía “RÍO DE JANEIRO”, Jay, que no quiso revelar su apellido ni su ciudad natal, apuntó que “tardaría demasiado tiempo si me quedara sentado esperando” en India.

“Es un viaje largo, muy arriesgado. Pero es mi sueño estudiar allí y lo conseguiré”, afirmó.

El estado más occidental de Brasil es un enclave remoto en el medio de la selva, utilizado por turistas como parte de una ruta alternativa para visitar Cuzco, la capital del antiguo imperio inca en Perú.

Uno de los principales atractivos de Assis para los lugareños en sentarse en los bancos de su plaza, Senador Guiomard, a ver fútbol en televisión y comer asado. Los fundadores de esta pequeña ciudad llegaron a la Amazonía en 1908 para poner en marcha una plantación de caucho que, 50 años después, se convirtió en ciudad. No ha cambiado mucho desde entonces, a pesar de la carretera BR-317 que pasa por la zona, la única conexión terrestre entre Brasil y Perú. Cuando los residentes se aburren, algo que ocurre a menudo, van a la vecina ciudad peruana de Iñapari para tomar un trago, normalmente un pisco sour.

El venezolano Alexander Guedes Martinez, de 27 años, dijo que se quedará todo el tiempo que haga falta para conseguir más dinero y, quizás en un año, ir a Houston, donde tiene familia. Llegó con su pareja de 17 años y su bebé de cinco meses.

En el albergue de Assis Brasil donde se alojaban el mes pasado, apuntó que espera “regresar a Venezuela y conseguir documentos clave para intentar cruzar de mejor forma".

“Quiero ser más prudente por mi hija", contó. “Estar aquí ayuda”.

La patrulla estatal de Acre cuenta con unos 40 agentes para inspeccionar 2.600 kilómetros (1.615 millas) de frontera con Perú y Bolivia. Una carretera principal conecta los tres países, pero la policía local dice que muchos migrantes se mueven también a través de la selva, algunos de ellos portando drogas.

Miguel Hidalgo, un cubano de 52 años, trató de entrar en Estados Unidos hace años. Salió de la isla hacia Surinam y más tarde recaló en Brasil, de donde no piensa irse pronto.

“Me gusta Brasil. Llevo poco tiempo aquí, pero la gente no tiene prejuicios contra mi, la gente es encantadora", dijo. “Quiero vivir como un ser humano. No estoy pidiendo riquezas. Quiero vivir con tranquilidad, ayudar a mi familia en Cuba".

El gobernador de Acre, Gladson Camelli, dijo en un comunicado a The Associated Press que está preocupado por la posible llegada de más migrantes sudamericanos en breve.

“Nuestro gobierno ha intentado hacer su parte en el apoyo humanitario", apuntó.

El alcalde de Assis Brasil, Jerry Correia, también se alista para una mayor demanda. Su gobierno alimenta a unos 60 migrantes cada día y los votantes están descontentos en un año de elecciones municipales.

“Todo esto recae sobre nuestras espaldas. Esta es una política que tiene que ser gestionada por el gobierno federal", indicó Correia. “La gente no sabe lo que ocurre en nuestra frontera. Necesitamos que se nos vea".

EEUU detalla cómo será la repatriación de inmigrantes desde Panamá

Migrantes llegan a la Estación de Recepción de migrantes, en Lajas Blancas, provincia de Darién, Panamá, el 28 de junio de 2024. REUTERS/Aris Martínez
Migrantes llegan a la Estación de Recepción de migrantes, en Lajas Blancas, provincia de Darién, Panamá, el 28 de junio de 2024. REUTERS/Aris Martínez

Eric Jacobstein, funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, explicó que las deportaciones se aplicarán “sin tener en cuenta la nacionalidad” de los migrantes.

Getting your Trinity Audio player ready...

Según un acuerdo firmado el lunes por el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, durante su visita a Panamá para acudir a la investidura del nuevo mandatario, José Raúl Mulino, Estados Unidos se hará cargo del costo de los vuelos para repatriar a migrantes irregulares en Panamá, un proceso que se iniciará "lo antes posible".

Eric Jacobstein, funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, explicó que las deportaciones se aplicarán “sin tener en cuenta la nacionalidad” de los migrantes, y que se revisará “rigurosamente a las personas en riesgo de persecución o de tortura” y que no puedan regresar a su país.

“Estados Unidos ha asignado 6 millones de dólares en apoyo a las iniciativas de Panamá en este programa piloto. Esta inversión destaca nuestro compromiso de asegurar una gestión segura, ordenada y humana, con una fuerte aplicación de la ley”, dijo Jacobstein en una conferencia de prensa virtual.

Por su parte, el Subsecretario Adjunto Principal de Comunicaciones del Departamento de Seguridad Nacional, Luis Miranda, dijo que los fondos también se usarán en el entrenamiento y desarrollo de capacidades “para fortalecer e institucionalizar procesos seguros y humanos en Panamá”, incluyendo la evaluación de reclamos de asilo.

Miranda señaló que el plan piloto no comprende una nueva Ley Migratoria, sino el apoyo de las regulaciones migratorias ya existentes en Panamá.

“Panamá ya tiene en proceso sus procesos de deportación y esto es una ampliación y capacitación de poderles dar más capacidad de hacer lo que ya están haciendo”, explicó.

“Reconocemos que la situación en el Darién es insostenible y en muchos casos trágica, y esperamos que esta acción disuada a los migrantes de ponerse a sí mismos y a sus familias en el gran riesgo que implica cruzar el Darién”, dijo Marcela Escobari, asistente especial del presidente Joe Biden, en la misma conferencia.

Los funcionarios aseguraron que se espera comenzar las repatriaciones “lo antes posible”, aunque no dieron fecha. Aún se desconoce cuántos migrantes serán deportados semanalmente.

El Departamento de Estado dijo en un comunicado este martes que la asistencia busca reducir la migración irregular sin precedentes a través de la región del Darién, por la que transitaron más de 520.000 migrantes en 2023.

“La migración irregular es un desafío regional que requiere una respuesta regional”, dijo Mayorkas mientras el presidente de la nación centroamericana prometió cerrar el Tapón del Darién por donde transitan la mayoría de los migrantes en su ruta hacia Estados Unidos.

Mayorkas celebra efecto de medidas en la frontera, señala drástica reducción en cruces ilegales

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, habla durante una conferencia de prensa en Tucson, Arizona, el miércoles 26 de junio de 2024.
El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, habla durante una conferencia de prensa en Tucson, Arizona, el miércoles 26 de junio de 2024.

Advirtió que la cantidad limitada de citas a través de la aplicación CBPOne no aumentará de las 1,400 a 1,500 permitidas por día, porque esta responde a la capacidad de procesamiento de los puertos de entrada a EEUU.

Getting your Trinity Audio player ready...

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, dijo que las medidas anunciadas por el presidente a principios de junio que cortaron el acceso al asilo están "cambiando el cálculo para quienes consideran cruzar nuestra frontera".

Mayorkas dijo en una conferencia de prensa desde Tucson, Arizona, que en toda la frontera sur, los encuentros con la Patrulla Fronteriza se han reducido en más del 40 por ciento, y que en tres semanas han operado más de 100 vuelos internacionales de repatriación a más de 20 países, y hemos expulsado o devuelto a más de 24.000 personas.

“Las acciones del Presidente están funcionando debido a su dura respuesta a los cruces ilegales y porque se basan en nuestros esfuerzos sostenidos para ejercer todas nuestras autoridades para hacer cumplir la ley e imponer consecuencias por la entrada illegal”, declaró.

No aumentarán citas de CBPOne

Mayorkas señaló, además, que no se iba a aumentar la cantidad de citas a través de la aplicación CBPOne, que permite coordinar una entrevista en un puerto de entrada con un oficial de Aduanas y Protección Fronteriza.

“La cantidad de citas permitidas a través de CBPOne, aproximadamente 1,400 a 1,500 por día, se basa en la capacidad de nuestros puertos de entrada. Son puertos de entrada anticuados que también necesitan financiación para modernizarlos”, respondió Mayorkas a la pregunta de una periodista.

Pero la situación en la frontera sur sigue siendo compleja y muchos migrantes se quejan de las prolongadas estadías en México, donde enfrentan condiciones inseguras y la amenaza de grupos criminales, a la espera de una cita de CBPOne.

El Secretario de Seguridad Nacional dijo que “todos coinciden” en que el sistema de inmigración de Estados Unidos es “fallido”, y que sólo el Congreso a través de legislación, puede arreglar un sistema “que fue actualizado por última vez hace casi 30 años”.

“Sólo el Congreso puede darnos los recursos que necesitamos. Hemos carecido de recursos durante décadas”, expresó.

La nueva orden ejecutiva firmada por Biden a principios de junio busca limitar el número de solicitudes de asilo en la frontera, estableciendo un tope diario de 2,500 personas e introdujo cambios significativos en la manera en que Estados Unidos maneja los cruces ilegales.

Con las nuevas normativas, quienes no demuestran un temor creíble en la frontera enfrentan la deportación inmediata, e incluso ser sujetos a cargos penales. La orden establece, además, requisitos más estrictos para la obtención del asilo.

Después del anuncio de la orden ejecutiva, varios congresistas republicanos rápidamente expresaron su desacuerdo con la medida, entre ellos los legisladores cubanoamericanos.

El senador por la Florida, Marco Rubio, dijo en la red social X que “la orden ejecutiva del presidente Biden expuso la hipocresía de esta Casa Blanca”.

“Después de afirmar durante años que no había una crisis fronteriza, ¿de repente la hay?”, cuestionó el representante.

Por su parte, el congresista Mario Díaz-Balart opinó que este "cierre de la frontera” está plagado de "lagunas legales".

Mientras la representante María Elvira Salazar consideró que lo anunciado fue muy poco y que llegó demasiado tarde.

Un abogado de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, Lee Gelernt, calificó la prohibición de asilo de ilegal y anunció que su grupo presentaría una demanda.

Disminuciones en llegadas a frontera sur en mayo

En mayo de 2024, se registraron más de 117.900 encuentros entre puertos de entrada a lo largo de la frontera suroeste, un 9% más bajo que en abril, según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés).

El total de cubanos fue de 11,446, levemente superior a la cifra de abril, cuando el número de encuentros ascendió a 11,359, pero por debajo de los 13,408 contabilizados en marzo.

Cifras de llegadas de cubanos a la frontera sur de EEUU en mayo de 2024. (CBP)
Cifras de llegadas de cubanos a la frontera sur de EEUU en mayo de 2024. (CBP)

Desde octubre pasado, en que comenzó el año fiscal 2024, un total de 109,788 migrantes de la isla han arribado a la frontera sur de EEUU. Desde diciembre de 2021, luego que el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua levantara las restricciones de visa a los cubanos, hasta el 31 de mayo de 2024, alrededor de 624 268 cubanos han sido inspeccionados por ese cuerpo fronterizo.

Según CBP, desde la expiración del Título 42, el 12 de mayo de 2023, y hasta el 31 de mayo pasado, EEUU ha expulsado o devuelto a más de 775.000 personas a sus países de origen, la gran mayoría de las cuales cruzó la frontera suroeste. Las remociones y devoluciones totales durante el año pasado superan las remociones y devoluciones en cualquier año fiscal desde 2010.

La normativa de la administración Biden no solo restringe el acceso al asilo para aquellos que cruzan ilegalmente, sino que también refuerza las protecciones para personas con reclamos legítimos, en conformidad con las obligaciones internacionales del país, como la Convención contra la Tortura, recalcó recientemente en entrevista con Martí Noticias Luis Miranda, subsecretario principal adjunto de comunicaciones del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

"Ya hemos visto un impacto en la frontera", aseguró el funcionario, a pocos días de la implementación de la orden ejecutiva del presidente Biden que restringe el acceso de migrantes indocumentados al país.

Cargar más

XS
SM
MD
LG