Enlaces de accesibilidad

Un proyecto contra la violencia de género en Cuba


Contra violencia de género en Cuba.

“Cuando tienes un basurero con ratas delante de la casa donde vives con tus hijos, eso es también abuso”, explica ella. “Cuando vas a un policlínico y te tratan mal es también un abuso”.

Desde hace tres años un discreto proyecto busca combatir la violencia de género en la sociedad cubana. Ivonne de las Mercedes Lazo Abreu es la coordinadora de “No Violencia contra la Mujer”, la organización que asiste a mujeres de bajos recursos víctimas de violencia.

“Yo también fui víctima de violencia con un esposo que tenía”, confiesa Ivonne. “Fui muy golpeada y abusada, incluso cortada. Muchas cosas salieron mal en ese tiempo y caí en el alcoholismo, aunque después pude rehabilitarme. Me di cuenta de que muchas mujeres vivían el mismo problema y decidí hacer algo”.

Una de las bases de su proyecto es que no solo el abuso doméstico es una forma de maltrato. “Cuando tienes un basurero con ratas delante de la casa donde vives con tus hijos, eso es también abuso”, explica ella. “Cuando vas a un policlínico y te tratan mal es también un abuso”.

Es por ello que trata de denunciar las condiciones materiales, siempre paupérrimas, en que viven las mujeres con las que trabaja.

“Son historias muy fuertes”, comenta. “Una de las muchachitas que atiendo tiene tres hijos menores de edad. Salía para prostituirse y a los niños los ponía a pedir limosna. También era alcohólica. Empecé a trabajar con ella, la visitaba y le compraba jabas de comida para ayudarla. Afortunadamente, las cosas salieron bien y en la actualidad no manda a los hijos a pedir. Es muy duro cuando tienes que hacer eso para no morirte de hambre.”

Asegura que este no es un caso aislado entre las 13 mujeres que ayuda. “Estas mujeres se han criado en la calle. Cargando con hijos sin padre y teniendo que luchar sin recursos para salir adelante. Muchas se han prostituido con hombres que le pagan con comida o cualquier bobería. Lo peor es que es un círculo vicioso. Otra de las mujeres que atendemos tiene una hija de 15 años que ya ha salido embarazada dos veces”.

Gracias a la ayuda que recibe de algunas personas solidarias en Estados Unidos, Ivonne de las Mercedes ha sido capaz de mantener a flote su proyecto. Con el dinero recibido es capaz de comprar algunas jabas con “aceite, jabón, picadillo y alimentos en general” que entrega a las mujeres como apoyo.

Sobre el fenómeno de la violencia de género en Cuba Ivonne no ve soluciones inmediatas que partan de las autoridades.

“Desafortunadamente es algo que no está cambiando demasiado. Aquí se dice que las mujeres pueden acudir a lugares como la FMC (Federación de Mujeres Cubanas), pero la realidad es que lo único que se obtiene allí es el peloteo y la babosería con la Revolución. Muchos hombres siguen sin entender que una mujer debe ser tratada con respeto. Para que las cosas mejoren, lo primero es que se adquiera conciencia de que entre marido y mujer se tienen que meter, si hay abuso de por medio.”

XS
SM
MD
LG