Enlaces de accesibilidad

Deportaciones y fronteras cerradas no frenan paso de cubanos por Centroamérica


Cubanos siguen llegando a la sede de Cáritas en Ciudad Panamá.

Costa Rica regresó en agosto a 239 cubanos a Panamá, en Chiriquí se reporta la presencia de unos 300 y en Honduras fueron detenidos más de 250 migrantes esta semana, entre cubanos y haitianos.

Costa Rica rechazó el ingreso de 239 cubanos en agosto y los devolvió a Panamá, país desde donde ingresaron, informó el Ministerio de Gobernación y Policía.

Del total de rechazados, 173 fueron devueltos desde el puesto fronterizo de Paso Canoas, y 66 por Sabalito, comunidad fronteriza, lo que "reitera la posición de rechazar a todas aquellas personas que se encuentran irregulares en el territorio nacional", dijo la directora de Migración, Gisela Yockchen.

"Mantenemos el respeto a los derechos humanos de las personas extranjeras y de la legislación migratoria. Las personas cubanas deben presentar visa para el ingreso al país y quien no reúna los requisitos correspondientes, se le rechazará su entrada al territorio, promoviendo así una migración ordenada y segura", agregó la funcionaria.

Unos 300 migrantes en situación ilegal se encuentran actualmente entre el cordón fronterizo Panamá y Costa Rica, donde continúan llegando cubanos y haitianos que no encuentran un lugar donde alojarse.

Álvaro Ramírez, uno de los cubanos que está en la zona fronteriza, dijo al diario panameño La Prensa que están inquietos porque han escuchado que serán deportados.

Ramírez recordó que Costa Rica no los deja pasar y los devuelve a Panamá.

Por su parte, Sietnel Candanedo, de la Pastoral Cáritas de Chiriquí, aseguró que los cubanos lo llaman constantemente para que los ayuden, pues no tienen dinero para un hospedaje y menos para comer.

Candanedo dijo que los cubanos están siendo trasladados en pequeños grupos hacia la sede Cáritas, en la ciudad de Panamá, donde ya se albergan unos 400 cubanos en instalaciones de diferentes parroquias católicas.

El Ministerio de la Presidencia de Panamá informó el miércoles en su página en internet que entre abril y junio pasado el gobierno gastó $300.00 dólares para la adecuación de instalaciones en Chiriquí, para atender la crisis migratoria de los cubanos.

La afluencia de migrantes cubanos y haitianos por Centroamérica con destino a Estados Unidos no se detiene a pesar del cierre fronterizo decretado por Nicaragua y Costa Rica.

En Honduras se confirmó que a principios de esta semana fueron detenidos más de 250 migrantes entre haitianos y cubanos que ingresaron a ese país por la zona sur, dijo el director regional de migración en Choluteca, José Luis Lozano.

El departamento regional de migración de Choluteca informó que en lo que va de año han procesado más de 6.000 migrantes ilegales en total en esa región.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG