Enlaces de accesibilidad

Ébola superará los 9.000 casos esta semana


Vista exterior de la clínica de enfermedades infecciosas St. Georg en Leipzig, Alemania.

La epidemia se sigue expandiendo geográficamente en Guinea, Sierra Leona y Liberia, proyectó el martes la Organización Mundial de la Salud.

El número de casos de ébola por el brote de la enfermedad en África Occidental llegará a los 9.000 esta semana y la epidemia se sigue expandiendo geográficamente en Guinea, Sierra Leona y Liberia, según pronosticó el martes la Organización Mundial de la Salud.

Hasta ahora, la cifra de muertos por el brote, que se reportó por primera vez en Guinea en marzo y es considerado el peor en la historia, ha alcanzado los 4.447 de un total de 8.914 casos, dijo Bruce Aylward, director general asistente de la OMS.

Aunque hay indicios de que las tasas de infección se están desacelerando en algunas de las áreas más golpeadas, Aylward dijo que la enfermedad está en "más distritos, condados y prefecturas" que hace un mes y que las cifras de casos seguirían subiendo.

El funcionario recalcó que sería "muy, muy prematuro" interpretar como un éxito la aparente desaceleración de las tasas en algunas áreas y que hacia la primera semana de diciembre las proyecciones de la OMS sugieren que habría entre 5.000 y 10.000 nuevos casos.

"Anticipamos que el número de casos que ocurrirán a ese momento será de 5.000 a 10.000", dijo a periodistas en la sede de la OMS en Ginebra. "Podría ser más alto, podría disminuir, pero será en ese rango", agregó.

Sobre el número total de casos en lo que va del brote "superaremos los 9.000 casos esta semana", estimó, y agregó: "En ciertas áreas estamos viendo que la enfermedad está disminuyendo, pero eso no implica que vayamos a bajar a cero".

Muere responsable médico de la Misión de la ONU en Liberia

Un funcionario médico de Naciones Unidas que se contagió con el virus del ébola mientras trabajaba en Liberia murió en el hospital alemán donde estaba siendo tratado, dijo el martes la clínica en Leipzig.

"El paciente con fiebre por ébola murió durante la noche en la clínica St. Georg en Leipzig. A pesar de las medidas médicas intensivas y los máximos esfuerzos por parte del equipo médico, el empleado de la ONU de 56 años sucumbió a esta seria enfermedad infecciosa", dijo.

La agencia Europa Press asegura que se trata del responsable médico de la Misión de la ONU en Liberia y había sido ingresado la semana pasada y como el tercer paciente con ébola tratado en Alemania.

Han muerto nueve enviados de Médicos Sin Fronteras

La organización internacional de asistencia de salud Médicos Sin Fronteras dijo el martes que 16 de sus miembros se han contagiado de ébola y que 9 de ellos han muerto.

La jefa de MSF en Sudáfrica, Sharon Ekambaram, dijo en conferencia de prensa que los trabajadores médicos recibieron una atención insuficiente de la comunidad internacional. Añadió que a pesar de la abundancia de promesas, la situación en los países afectados no ha mejorado.

"¿Dónde está OMS África? ¿Dónde está la Unión Africana?", se preguntó Ekambaram, quien trabajó en Sierra Leona de agosto a septiembre. "Hemos visto sus promesas en la prensa, pero hemos visto muy poco en el terreno".

Cuatro socorristas médicos de MSF que acababan de regresar de Sierra Leona y Liberia dijeron que se sentían frustrados al "correr detrás del brote", según Jens Pederson, asesor de la organización en asuntos humanitarios.

"Controlar el ébola no es tan complicado. Se requiere un control de infección básico y protección del personal", dijo Pederson y añadió que bastaban agua limpia, cloro y jabón para desinfectar una zona afectada.

Mientras las donaciones suelen ser de provisiones médicas, el apoyo psicológico y social es igualmente importante para enfermos aislados de sus comunidades y que han perdido a muchos de sus seres queridos, dijo Pederson. Los médicos dicen que el traje protector, con gruesa máscara, capucha y unas antiparras que ocultan los ojos dificulta la relación con el paciente.

Juli Switala, una pediatra de MSF que acababa de regresar de Sierra Leona, dijo que probablemente se ha subestimado el número de muertos porque muchas familias ocultan a sus miembros enfermos o agonizantes.

Switala dijo que su equipo tomó con gran pesar la decisión de no resucitar a bebés que no fueran neonatos por miedo a que los fluidos corporales infectaran al personal. La clínica en el pueblo sierraleonés de Bo decidió rechazar a mujeres embarazadas debido al riesgo que supone el parto para el personal.

La médica, que es sudafricana, dijo que la pandemia de VIH/Sida la preparó para el trabajo con ébola, aunque la muerte de los enfermos es mucho más rápida. "La parte más ardua es que uno nunca tiene un descanso para dejar de pensar en el ébola", dijo Switalaa, quien prevé regresar a Sierra Leona en los próximos días.

En América Latina

Los temores de que se propague hacia Sudamérica la enfermedad, que ha causado la muerte a más de 4.000 personas desde marzo, han llevado a las autoridades a redoblar los sistemas de seguridad sanitaria en la región.

Las autoridades de salud chilenas descartaron el lunes un caso sospechoso de ébola luego de hacer exámenes a un hombre proveniente de Guinea Ecuatorial que ingresó el domingo por la tarde al Hospital Barros Luco de la capital chilena con síntomas febriles similares a los del ébola, lo que activó una alerta sanitaria y el aislamiento de la persona por precaución.

En Perú, un ciudadano africano procedente de República Guinea fue internado el domingo y aislado en un hospital tras presentar fiebre y malestar general, aunque la autoridad sanitaria dijo que no se trata de un caso sospechoso de la enfermedad.

El director de salud del Ministerio de Salud, Henry Rebaza, dijo que el ciudadano de 34 años salió de Guinea hace dos meses por vía marítima y llegó el 9 de octubre a la localidad de Chimbote, ubicada en el norte del país sudamericano.

"No estamos hablando de un caso sospechoso, porque sencillamente todo el tiempo ha estado en mar (...) Sin embargo, esto es la manifestación de medidas de seguridad y de procedimiento que tenemos que tomar frente a las circunstancias que está viviendo el país y el mundo", dijo el lunes Rebaza.

De todas maneras, el cuidadano africano fue sometido a exámanes, y más tarde la ministra de Salud, Midori de Habich, informó que las pruebas arrojaron un resultado negativo para ébola.

Y en Brasil, un hombre sospechoso de tener ébola fue internado el viernes en un hospital de infectología en Río de Janeiro. Al día siguiente, tras los exámenes a los que fue sometido, dio negativo a la enfermedad.

El hombre de 47 años llegó a Brasil el 19 de septiembre proveniente de Guinea, uno de los tres países africanos donde se desató el foco del peor brote de ébola en la historia y que ya se ha propagado a Estados Unidos y España.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG