Enlaces de accesibilidad

Opositores excarcelados relatan tormentos de la cárcel en Cuba

  • Martinoticias.com

Hugo Damián Prieto Blanco (i-d, segundo al fondo) recibido por las Damas de Blanco al ser liberado el 20 de enero de 2016.

Hugo Damián Prieto y Wilberto Parada, encarcelados durante tres meses por protestar frente a la Fiscalía Nacional, fueron liberados el 20 de enero.

Los opositores pacíficos Hugo Damián Prieto Blanco y Wilberto Parada Milán, encarcelados tres meses por las autoridades cubanas, y Carlos Manuel Figueroa Álvarez –apresado desde mucho antes– fueron liberados el 20 de enero.

Prieto Blanco, coordinador del Frente de Acción Cívica Orlando Zapata Tamayo, fue detenido el 22 de octubre por participar en una protesta frente a la Fiscalía Nacional por la liberación de los activistas detenidos durante la visita del papa Francisco a Cuba.

El activista, que estaba en la prisión Valle Grande, dijo que fue liberado sin cargos judiciales, del delito de desorden público por el que lo acusaban.

"Me dieron la libertad inmediata, porque yo
no acepto una libertad si no es completa", indicó en entrevista ofrecida a Adriel Reyes, de Martí Noticias.

Sobre las difíciles condiciones carcelarias, Prieto dijo que la mala manipulación de los alimentos y el hecho de que los militares empujan a los reos comunes a provocar a los presos políticos son dos factores de gran peso a la hora de valorar su estancia en la cárcel.

"Yo tengo una enfermedad que es pancreatitis crónica y así mismo tuve que hacer una huelga de hambre de seis días. Porque yo no como en bandeja de aluminio, entonces me autorizaron a comer en un pote plástico, no en las bandejas mosqueadas. Otra cosa que exigía era no pararme en firme en las inspecciones, los militares entran ahí y mandan a los 'disciplina' a que choquen con los presos para que nos paremos en firme y
mis principios no me los doblega nadie", precisó.

Hugo Damián Prieto ha sido víctima de actos de repudio, detenciones violentas y arrestos prolongados, por expresar su opinión libremente.

Entre los principales victimarios de su causa citó al "teniente coronel Camilo, el jefe de Enfrentamiento de La Habana me ha encapuchado bajo un puente, me ha rastrillado la pistola en la cabeza…".


Prieto relató que estuvo en calzoncillos en una celda tapiada durante seis días, debido a su negativa a vestir uniforme de preso común.

Wilberto Parada Milán, ofreciendo testimonios sobre la represión en Cuba. Foto tomada de un video de Archivo.
Wilberto Parada Milán, ofreciendo testimonios sobre la represión en Cuba. Foto tomada de un video de Archivo.

Otro de los liberados es Wilberto Parada Milán que, al momento de su detención en el caso de la protesta frente a la Fiscalía Nacional, coordinaba una célula de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en la capital cubana.

Estuvo en tres centros penitenciarios: la Cuarta Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR); el Vivac, donde estuvo 33 días; y la prisión Combinado del Este, en La Habana. Su causa fue la misma que la de Prieto Blanco y estaba acusado de desorden público.

Sobre su estancia en el Vivac, dijo que fue testigo de actos inhumanos por parte de la policía con los detenidos:

"Los esposaron en las camas, los tuvieron de un día para otro y se sentían los gritos. Quiero que el mundo sepa que en Cuba aún se está torturando a las personas", señaló Parada.

Este activista de UNPACU recalcó que quiere seguir denunciando las condiciones infrahumanas en las que viven los presos en la isla.

En el Combinado, como le llaman a la prisión habanera, Milán asegura que aún los procesados hacen sus necesidades fisiológicas en un "baño turco" y ponen en el suelo los alimentos que les llevan sus familiares.

"Hoy, en el 2016, todavía se les está dando comida con gusanos a los reos; allí, se les está dando agua por sopa, porque no tiene fideos, no tiene sal, no tiene nada; un picadillo podrido, un pescado que se llama Tenca, pero es sólo espina, no tiene masa", aseguró Parada.

Conoció a reos detenidos por delitos que no se les han probado, según dijo. Y citó casos de ciudadanos que sirvieron toda su vida al régimen y dentro de la prisión "se han dado cuenta y se les han abierto los ojos, porque me dijeron que nunca se imaginaron aquello", en referencia a lo que pasa dentro de las cárceles.

Otro de los relatos de terror que Parada dice haber presenciado fue el de dos reos que intentaron suicidarse por ahorcamiento.

"Para que no lo volvieran a hacer los llevaban al médico pero, después que salían, los cogía un cuerpo represivo y los llevaban a una celda de castigo los amarraban en una cama de hierro con las esposas en cada mano con las piernas abiertas. Había un muchacho que gritaba que decía que se le estaba poniendo el pie negro, gritando toda la noche; y eso para ellos (los carceleros) era (motivo de) una burla. Allí está un teniente coronel que no hace nada, ni dice nada", aseveró.

Parada Milán es uno de los 53 presos liberados en enero de 2015, a raíz del anuncio de negociaciones entre el Gobierno de Barack Obama y el régimen de Raúl Castro. Al ser puesto en libertad esta semana, permanece aún bajo "licencia extrapenal", una condición que lo mantiene al filo de la legalidad y expuesto a devolverlo a prisión cuando lo requieran las autoridades.

Agradeció a los cubanos dentro de la isla y en el exilio por la preocupación que mostraron ante su causa mientras permanecieron encarcelados él y los demás.

"Yo les mando un fuerte abrazo al equipo completo de Radio Martí, que sé que estuvieron preocupados en cada momento y siguen preocupados por todos los presos políticos", concluyó.

Carlos Manuel Figueroa fue detenido el 30 de septiembre de 2015, después de saltar la cerca de la sede diplomática de Estados Unidos en La Habana. El día antes le había sido negado el refugio político.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG