Enlaces de accesibilidad

El Papa nombra a Mons. Wilfredo Pino Arzobispo de Camagüey


Monseñor Wilfredo Pino ha sido nombrado por el papa Francisco obispo de Camagüey.

Monseñor Pino encabezó la ayuda espiritual y material de la Iglesia a los damnificados en la provincia de Guantánamo por el reciente huracán Matthew. Era titular de la diócesis de Guantánamo-Baracoa.

El papa Francisco nombró Arzobispo de Camagüey, en Cuba, a Monseñor Wilfredo Pino Estévez, quien hasta ahora era titular de la diócesis de Guantánamo-Baracoa, informó este martes la oficina de prensa del Vaticano.

Nacido en el municipio cubano de Camagüey, (1950), estudió en el Colegio Seminario San Basilio Magno de Santiago de Cuba y después en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio en La Habana. Finalmente fue ordenado sacerdote el 1 de agosto de 1975, para su natal Arquidiócesis de Camagüey, por el entonces obispo Mons. Adolfo Rodríguez Herrera.

Inició su ministerio pastoral como Vicario parroquial de Nuevitas. De 1980 a 1994 ocupó diversos cargos como Ecónomo de la Parroquia de Florida, Director Nacional de la Pontíficia Obra Misionera durante dos mandatos consecutivos, Párroco de Santa Cruz del Sur y de la Merced y Rector de la Casa Diocesana, consultor diocesano y responsable del comité diocesano de coordinación para la visita del Papa Juan Pablo II, de la formación del clero y de la pastoral de adolescentes.

Ha sido además por varios años director del Boletín Diocesano, donde publica sus reflexiones sobre temas cotidianos de interés humano.

Desde el 13 de diciembre de 2006, tras haber sido nombrado por el Papa Benedicto XVI, era Obispo de la Diócesis de Guantánamo-Baracoa. Recibió la consagración episcopal en enero de 2007.

A través de carreteras y caminos destruidos o anegados Monseñor Pino recorrió al día siguiente del paso del reciente huracán Matthew las zonas afectadas en su diócesis. “Nos dedicamos a levantarle el alma a la gente. A escucharles contar lo vivido y escuchar de sus labios el agradecimiento a Dios por estar vivos que es lo más importante porque lo material se arregla, escribió.

Luego encabezó la ayuda de la Iglesia a los damnificados a través de su organización caritativa Caritas. Entrevistado por Martí Noticias, dijo que, "ante el dantesco panorama que ha dejado el huracán, se necesitan alimentos de primera necesidad para socorrer a la población", señalando que "afortunadamente no hay muertos, pero los golpes son duros".

XS
SM
MD
LG