Enlaces de accesibilidad

NYT destaca progresos en "venenosa relación" entre EEUU y Cuba


Cuba exige a EE.UU el fin del embargo un año después de reapertura de embajadas.

Mientras la Casa Blanca promueve el compromiso como el enfoque más prometedor para permitir un cambio positivo, una coalición de legisladores insiste en que EEUU sigue moralmente obligado a mantener las sanciones en su lugar, destaca el diario en un editorial.

Un año después de que Estados Unidos y Cuba restablecieron formalmente las relaciones diplomáticas, los dos gobiernos han realizado considerables progresos hacia la reconstrucción de lo que ha sido "la relación más venenosa" en el hemisferio, según un editorial del New York Times.

Washington y La Habana han acordado cooperar en la salud, las cuestiones marítimas, la agricultura, el cambio climático y las iniciativas medioambientales. Se espera que los vuelos comerciales entre los dos países deban comenzar este otoño.

Empresas de telecomunicaciones y compañías hoteleras estadounidenses han firmado un puñado de ofertas para hacer negocios en la Cuba comunista, marcando las primeras incursiones comerciales en un mercado que ha estado fuera de los límites norteamericanos en décadas.

El embargo comercial, sin embargo, se mantiene firme en su lugar, y los esfuerzos en el Congreso para comenzar a desmantelarlo han hecho poco progreso.

Mientras la Casa Blanca promueve el compromiso como el enfoque más prometedor para permitir un cambio positivo, una coalición de legisladores insiste en que Estados Unidos sigue moralmente obligado a mantener las sanciones en su lugar hasta que, en palabras de la plataforma del Partido Republicano, los "gobernantes corruptos de la isla sean forzados a dejar el poder y dar cuenta de sus crímenes contra la humanidad".

Algunas hechos positivos han tenido lugar por la parte cubana desde diciembre de 2014, cuando Washington y La Habana anunciaron su intención de normalizar las relaciones. El New York Times señala que los cubanos han crecido más en presionar por reformas a la economía de planificación centralizada de Cuba, así como para ampliar el acceso a internet.

El Gobierno ha tomado medidas modestas en ambos frentes, con el establecimiento de docenas de zonas Wi-Fi, donde los cubanos pueden conectarse en línea, además de su voluntad de crear un marco regulatorio para pequeñas y medianas empresas privadas, subraya el diario.

Los grupos disidentes, por su parte, informan de que sus filas han crecido constantemente, a medida que más cubanos se reafirman en su visión de la democracia representativa con fuertes garantías para las libertades civiles.

Los grupos de oposición se están preparando para presentar candidatos el próximo año al peldaño más bajo del sistema de elección de Cuba - el único que el Partido Comunista no controla totalmente - con la esperanza de transformar el sistema de forma gradual desde abajo hacia arriba.

Los cambios económicos se están moviendo muy lentamente, pero esto podría cambiar si se levantara el embargo. La presión popular para las reformas más radicales crecería, y al Gobierno le resultaría más difícil de justificar su represión de los disidentes por afirmando que son agentes de una conspiración extranjera.

El empeoramiento de la economía de Cuba, provocada en parte por la inestabilidad política y económica en el benefactor de Cuba, Venezuela, también podría ser un catalizador para la reforma. A principios de este mes, el general Raúl Castro advirtió en términos sorprendentemente contundentes de que los cubanos deberían prepararse para un período de austeridad, concluyó el diario.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG