Enlaces de accesibilidad

Irma desempolva en Miami el fantasma de Andrew


Efectos de Huracán Andrew 1992. Foto NHC.Archivo

Aunque el recuerdo de Andrew está latente en la mayoría de la población en Miami-Dade, la tercera parte de los actuales habitantes del Condado tiene hoy menos de 25 años, y sólo acumula en su imaginario las anécdotas y memorias heredadas de quienes vivieron el legendario ciclón.

La creciente amenaza de Irma, el huracán más poderoso formado en el Atlántico, ha desempolvado el fantasma de Andrew, un catastrófico huracán de Categoría 5, que con vientos de 165 millas por hora causó la mayor devastación en la historia del Condado Miami Dade, hace un cuarto de siglo.

Aunque el recuerdo de Andrew está latente en la mayoría de la población, la tercera parte de los actuales habitantes del Condado tiene hoy menos de 25 años, y sólo acumula en su imaginario las anécdotas y memorias heredadas de quienes vivieron el legendario ciclón.

Los datos más recientes del Censo de Población muestran que el 24,80% de la población del Condado tiene menos de 18 años, el 9,10% tiene entre 18 y 24 años, y la mediana de la edad es de 36 años.

Según una actualización del Censo publicada en 2015, el Condado Miami Dade tiene 2 millones 693 mil habitantes, una cifra superior a los 2 millones 11 mil habitantes que tenía en 1992.

Andrew tocó tierra en Fender Point, en el Parque Nacional de Biscayne, cerca de la Base de la Fuerza Aérea de Homestead, a las 5:05 AM del 24 de agosto de 1992.

El meteorólogo Eric Holthaus publicó hoy en su cuenta Twitter esta gráfica comparando las características de Irma y Andrew.

Los pronósticos del Centro Nacional de Huracanes sitúan a Irma este jueves en un punto, todavía no precisado, del sureste de la Florida.

Andrew causó 43 muertos, arrasó a su paso con 49,900 viviendas, dañó 108,000 otras, y destruyó totalmente 1,167 casas móviles, el 99% de las que existían en ese entonces.

Sus daños materiales se estimaron en 26,000 millones de dólares, el mayor costo por desastres naturales en Estados Unidos, superado 13 años más tarde por el huracán Katrina.

“Esta tormenta es más grande, más fuerte y más rápida" que el huracán Andrew”, advirtió el Gobernador de Florida, Rick Scott, quien llamó a la Guardia Nacional para ayudar en el orden y las evacuaciones.

Irma se formó como Tormenta Tropical el pasado 30 de agosto, cerca de Cabo Verde y un día después se convirtió en huracán Categoría 3. Desde el 5 de septiembre mantiene Categoría 5, con vientos de 185 millas por hora, hasta hoy jueves cuando se redacta esta nota.

A diferencia de Irma, Andrew se formó como tormenta tropical el 17 de agosto, en el sureste de Las Bahamas y en sólo siete días alcanzó Categoría 5, tocando tierra en el sureste de la Florida.

Irma ha permitido más tiempo de advertencia y preparación para los habitantes del Condado.

Las nuevas tecnologías contribuyen también a una mejor información respecto a la trayectoria de Irma y los preparativos en curso para afrontar la tormenta.

En 1992 muy pocas personas disponían de teléfonos celulares, y no existían las redes sociales que permiten una comunicación al instante no existían.

Andrew sirvió de experiencia para implementar en el Condado nuevos códigos de construcción, que quizás se pongan ahora a prueba.

Existen marcadas diferencias entre uno y otro fenómeno, aunque para quienes se encuentran en el paso de Irma, la incertidumbre es la misma que, asaltó a los pobladores del Condado sufrieron la furia de los vientos de Andrew.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG