Enlaces de accesibilidad

El interrogador de la Seguridad del Estado descrito por 56 escritores cubanos


“El compañero que me atiende”, Editorial Hymermedia, 2017. (Portada).

"El compañero que me atiende", Editorial Hymermedia, 2017 es la antología preparada por el profesor, escritor e historiador cubano Enrique del Risco.

La literatura cubana acaba de regalarse un nuevo libro, 56 autores describen en un condumio de géneros cuál fue su relación con la censura en Cuba, especialmente con el oficial de la Seguridad del Estado que los reprimía.

El compañero que me atiende, Editorial Hymermedia, 2017 es la antología preparada por el historiador Enrique del Risco.

El compañero…, entra en los predios del género totalitario policiaco, la selección permite apreciar cómo fueron vigilados y controlados muchos intelectuales, que hoy entregan un dibujo de aquel agente que les llamó a una oficina para advertirles sobre la osadía de no alabar al sitema, o criticar, o simplemente mantenerse al margen.

Es una antología voluntaria, explica el escritor, y en esta ocasión antologador Del Risco. Sus protagonistas están vivos y describen-denuncian las presiones de un estado por acallar a su intelectualidad más incómoda.

Juan Abreu, Roberto Uría Hernández, Verónica Pérez Kónina, Antonio José Ponte, María Elena Cruz Varela, Jorge Olivera Castillo o Gleyvis Coro Montanet, entre otros, cuentan y entrelazan esa relación.

“El compañero que me atiende”, Editorial Hymermedia, 2017. (Portada).
“El compañero que me atiende”, Editorial Hymermedia, 2017. (Portada).

"Lo que intenta este libro es recopilar una mínima parte de las aportaciones cubanas a un género anunciado ya por Kafka desde las primeras páginas de El proceso. Esa primera oración que informa que K., «sin haber hecho nada malo, fue detenido una mañana». Un género caracterizado por la ausencia de crimen y por lo difuso, al menos en sus etapas iniciales, del castigo. Y por las peculiares relaciones entre los supuestos criminales y los agentes de la ley, agentes menos preocupados por el castigo de sus perseguidos que por su salvación", señala Del Risco en el prólogo a la selección de 478 páginas.

La obra está dividida en etapas: 1959-1979, Los ochenta, Los noventa y Después del dos mil.

¿Si un oficial reprime no es un represor? ¿Por qué no se presenta como tal? ¿Cuando comenzó a llamarse "el compañero que atiende a..." o "el compañero que me atiende?

El relato que cierra la antología es de la autoría de Néstor Díaz de Villegas "Cargaré con la cruz del compañero" y refleja así cuando lo ve por última vez y le comunica que se va a los Estados Unidos (Néstor, por supuesto), ya no se verán más en una impersonal y tosca oficina del Ministerio del Interior:

"Lo contemplé de lejos: avanzaba con andar torpe, iba cerrado de verde
en el sofocante verano cienfueguero. Era joven, afable y fumaba Vegueros.
Varias veces, durante los interrogatorios, me ofreció uno, quizás con la esperanza de estimular mi confesión. Yo no tenía nada que confesar, pero su trabajo exigía que me extrajera un secreto. Se lo repetí hasta la náusea: nada que confesar. Estábamos, ambos, atrapados en una ratonera con aire frío, su despacho en los sótanos del G-2".

El humor, la ciencia ficción y el relato fantástico componen este grupo de relatos, incluso, como apunta su antologador, cambia hasta el punto de vista pues en ocasiones es el mismo represor -"el compañero que me atiende"- el que narra la secuencia de de correlaciones.

Entre el miedo y la burla; entre la invitación a 'colaborar' y el respiro al salir de los arrestos -o las condenas impuestas-, estos autores develan su poder de resiliencia: muchos años - o semanas- después del último interrogatorio se han levantado para dibujar la cara de la censura.

El compañero que me atiende”, Editorial Hymermedia, 2017, será presentado en Miami el próximo 2 de noviembre, a las 7:30 pm, en la librería Altamira​, está a la venta y una versión digital ya se lee dentro de Cuba. Los organizadores coordinan varias presentaciones públicas más.

  • 16x9 Image

    Luis Felipe Rojas

    Luis Felipe Rojas Rosabal, 1971. Narrador, poeta y realizador audiovisual. Tiene publicados -entre otros- los poemarios Para dar de comer al perro de pelea (2013) y Máquina para borrar humanidades (2015). Conduce el programa Contacto Cuba, de Radio Martí. Periodista dedicado al tema de los Derechos Humanos, ha recibido seminarios de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Lector voraz, amante del running, las artes plásticas y la música alternativa. Es autor del blog Cruzar las alambradas . Siga a Luis Felipe Rojas en @alambradas.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG