Enlaces de accesibilidad

Triste panorama del campo cubano con pocos guajiros para cultivar la tierra


Habana campos /campesinos/ foto lazaro yuri valle

La reciente proyección de la estatal Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) sobre la sostenida reducción de los hombres y mujeres que habitarán los campos de la isla, es una mala noticia para un país urgido de producir alimentos.

La cifra de cubanos que vivirán en el campo de Cuba se reducirá en más de 427.000 hasta el 2050, según un reciente informe de proyecciones de la Población Urbana y Rural cubana publicado por la estatal Oficina Nacional de Estadísticas.

Las mujeres serán las que más emigren. Hasta el 2050, 269.000 mujeres saldrán del campo, mientras que 158.000 hombres seguirán su paso hacia las ciudades.

La proyección es una muy mala noticia para el gobierno comunista de la isla, que ha instado a los cubanos a “mirar para el campo” a fin de reducir millonarias importaciones de alimentos cada año.

El Estado ha insistido sin éxito en que se produzca un incremento de la producción agrícola.

Pero la producción sigue por debajo de lo esperado pese a las tímidas reformas que apuntan desde el 2011 a una mayor descentralización en la toma de decisiones en la agricultura y hasta una leve subida de los precios que el Estado paga por los productos a los campesinos.

Marcha atrás

Incluso en los últimos meses el gobierno ha topado los precios de los productos agrícolas, en el afán de reducir la inflación que sigue golpeando a la mayoría que sobrevive con bajos salarios.

Muchos cubanos tienen claro las causas del creciente éxodo hacia las ciudades, que seguirá en aumento para el 2050.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:49 0:00

“En este mismo lugar donde vivimos no hay agua, no hay transporte, es un lugar muy intrincado, los niños no tienen ningún tipo de futuro. Yo misma por mi niña me iría para la ciudad, por ejemplo, yo pienso que no tengo ningún objetivo de vivir en el campo hay que buscar el pueblo, en la ciudad está todo”, dijo la campesina Rosa Tamayo, residente en el municipio de Velazco, en Holguín, al periodista Adriel Reyes de Radio Martí.

Nilda Leyva, de Matanzas, tiene parecidas razones.

“En la ciudad tienes el médico, el hospital, más cercano, tienes la medicina comprada por fuera como es lógico porque en la farmacia lo que va a faltar es mucho. Tampocotienes entretenimiento ninguno en el campo, la escuela le queda muy lejos, tiene que ir al pueblecito a la escuela y tienes que pagarle al muchacho el carretón (…) no hay un limón en Cuba”, explicó.

De acuerdo a los resultados obtenidos por el estudio, se prevé que la población asentada en zonas urbanas del país va a crecer discreta, pero sostenidamente hasta el año 2032, cuando alcance los 8 millones 900 mil personas.

Luego se mantendrá en ese entorno hasta el año 2036 en que comienza el declive hasta llegar al 2050 con 8 millones 715 mil personas.

Mientras tanto “la población rural decrece sostenidamente a todo lo largo del período de proyección, pasando de 2 millones 554 mil habitantes en el 2015 a 2 millones 125 mil habitantes en el 2050”, agregó el informe de la ONE.

El campesino Alcibíades Silva, de Mayarí, lo explica en sus términos.

“Los jóvenes cuyos sus familiares viven en el campo han visto cómo sus padres se ha dedicado toda la vida a la tierra, a la agricultura y han visto tristemente cómo esos padres hoy están peor que ayer y siguen trabajando en las mismas condiciones”, dijo Silva.

“Estos jóvenes ya no quieren heredar esas tierras, ya no quieren heredar esas tradiciones de trabajo de papá y mamá porque a papá y a mamá les ha ido muy mal como campesinos”, concluyó.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG