Enlaces de accesibilidad

Ensalada Deportiva


Garbiñe Muguruza, ganadora de la final femenina en Wimbledon.

La venezolana española Garbiñe Muguruza derrotó este sábado a la estadounidense Venus Williams por 7-5, 6-0 y ganó la final de Wimbledon.

Muguruza, que perdió en la final en el All England Club en 2015 ante la hermana menor de Venus, Serena, levantó dos puntos de set en contra en la primera manga y luego ganó nueve games consecutivos para lograr el triunfo.

El partido se jugó bajo techo en la Centre Court, la primera vez que un duelo de mujeres se disputa con el techo cerrado.


Es el segundo título de Grand Slam para Muguruza, quien ganó el Abierto de Francia el año pasado.

Fue el trigésimo tercer título individual del Grand Slam para el tenis español.

El primero fue el que consiguió Manolo Santana con su victoria en Roland Garros en 1961, que luego repetiría en 1964. Manolo, además, fue el primero en ganar Wimbledon en 1966 y el Abierto de EE.UU. un año antes.

Rafael "Rafa" Nadal en total ha ganado 15, sumando a los 10 de París, dos de Wimbledon, dos del Abierto de Estados Unidos y uno en Melbourne.

(i-e) Garbiñe Muguruza y Venus Williams.
(i-e) Garbiñe Muguruza y Venus Williams.

Muguruza acabó con los sueños de Venus Williams de ganar su sexta corona en la hierba de Londres.

Las dos hermanas Williams, Serena y Venus, se habían anotado siete de los diez últimos torneos de Wimbledon, uno de ellos ante Muguruza, en 2015.

"Es muy emocionante ganar a una jugadora a la que crecí viendo jugar", dijo Muguruza al término del partido, provocando las risas del público.

"Hace dos años perdí aquí la final con Serena y me dijo que algún día quizás iba a ganarlo, y aquí estoy", añadió.

Muguruza, decimoquinta del mundo, ganó el punto decisivo en una jugada revisada en video y, cuando las imágenes le dieron la razón, cayó de rodillas emocionada por la victoria ante la undécima del mundo.

Putin deja sin subvenciones a deportistas y entrenadores implicados en dopaje

El presidente ruso, Vladímir Putin, firmó hoy un decreto por el que los deportistas y entrenadores que hayan recurrido al dopaje se quedarán sin las llamadas "subvenciones presidenciales".

El presidente de Rusia, Vladímir Putin.
El presidente de Rusia, Vladímir Putin.

Estas y otras subvenciones del Estado son clave para la práctica profesional de muchos deportes sin tirón comercial, por lo que se espera que la medida ayude a luchar contra el dopaje.

Un informe del abogado canadiense Richard Mclaren encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) dio por demostrado que más de 1.000 deportistas olímpicos rusos se vieron implicados o se beneficiaron de manipulaciones para ocultar sus positivos entre 2011 y 2015.

McLaren y la AMA sostienen que el Kremlin autorizó y patrocinó un programa estatal de dopaje para mejorar los resultados de sus deportistas, sobre todo en las distintas modalidades de atletismo y también durante los Juegos de Invierno de Sochi en 2014.

Rusia siempre ha rechazado estas acusaciones y ha denunciado que las pruebas reunidas por el equipo de McLaren no se sostienen.

Un buen número de deportistas rusos, en su mayoría atletas, han sido descalificados por dopaje en los últimos meses después de que el presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), Sebastian Coe, se manifestara decepcionado por la falta de progresos en el atletismo ruso en la lucha contra el dopaje.

Rusia ha prometido luchar contra el dopaje y duplicará las pruebas antidopaje este año.

(Con información de AP, AFP y EFE)

XS
SM
MD
LG