Enlaces de accesibilidad

Encuestas revelan rechazo histórico de estadounidenses a acoger refugiados


Refugiados cruzan la frontera entre Macedonia y Grecia, cerca de la ciudad de Gevgelija, Macedonia, hoy, 4 de septiembre de 2015.

Una investigación del Pew Research Center muestra que la opinión pública de EEUU ha sido casi siempre renuente a aprobar la entrada de refugiados al país, incluidos los cubanos.

Un reciente artículo publicado por Pew Research Center, organización no gubernamental con sede en Washington, asegura que contrario a la visión de que Estados Unidos es un país de acogida para los inmigrantes y refugiados, las encuestas de las últimas décadas muestran que la opinión pública estadounidense ha sido renuente a aprobar la entrada de refugiados al país.

El reportaje del PEW, firmado por Drew DeSilve, bajo el título de “Rara vez la opinión pública de Estados Unidos ha aprobado la entrada de refugiados”, fue publicado el pasado jueves, a propósito del plan de la Administración Obama para admitir la entrada a EEUU de 10.000 refugiados sirios, víctimas de la guerra civil en ese país.

Según cifras de una encuesta de Bloomberg Politics, citadas en el artículo, el 53% de los estadounidenses se oponen a ese plan del presidente Obama, que ha sido rechazado por dos docenas de gobernadores, la mayoría republicanos, y que la pasada semana fue rechazado también en la Cámara de Representantes.

DeSilve, quien tuvo acceso a los archivos de encuestas de opinión de Cornell’s Roper Center for Public Opinion Research, asegura que un vistazo a esos estudios demuestra que la oposición de los estadounidenses para aceptar a refugiados que escapan de las guerras y la opresión, ha sido muy consistente a lo largo de los años, independientemente de la política oficial del gobierno en cada caso.

Para avalar su afirmación, DeSilve dice que las cifras examinadas en los últimos 80 años revelan que en los años que antecedieron a la II Guerra Mundial, los estadounidenses se opusieron mayoritariamente a recibir a los refugiados que escapaban entonces de las dictaduras europeas.

En ese sentido destaca que, en 1938, una encuesta de Roper encontró que el 67% se opuso a la entrada de alemanes, austríacos y otros refugiados políticos. Una encuesta de Gallup realizada en 1939 halló una oposición similar cuando incluyó una pregunta específica para que 10.000 niños alemanes vinieran como refugiados a Estados Unidos.

El reportaje recuerda que al final de la II Guerra Mundial, unas 800.000 personas estaban sin hogar y algunos Estados norteamericanos con escasa población aceptaron acoger a los desplazados, en contra de la opinión pública. Una encuesta de Gallup de 1948 demostró que el 57 por ciento de los estadounidenses se opuso a recibir en sus Estados a 10.000 europeos desplazados por la guerra.

A pesar de esa opinión mayoritaria, el Congreso de Estados Unidos aprobó en 1948 la Ley de Personas Desplazas, que autorizó en un principio la entrada de 200.000 refugiados europeos, cifra que aumentó más tarde a 415.000.

Para fines de 1952, más de 400.000 refugiados procedentes de Europa del Este y la Unión Soviética habian sido admitidos en Estados Unidos bajo esa Ley, subraya el artículo.

DeSilve destaca en su artículo algunos eventos históricos claves que provocaron oleadas de refugiados ante los cuales los estadounidenses mostraron idéntico rechazo, en desacuerdo a las políticas adoptadas por el gobierno.

Tal es el caso de Hungría, luego de que las tropas soviéticas aplastaron la rebelión de 1956 en ese país, y unos 200.000 húngaros escaparon a Yugoslavia y Austria.

El 55% de los estadounidenses se opusieron a la idea de recibir a 65.000 refugiados húngaros, cuando fueron consultados por Gallup en 1958.

Al final, Estados Unidos aprobó la Ley para Refugiados Húngaros en 1958, que admitió 30.752 refugiados.

En 1975, al concluir la Guerra de Vietnam, unos 130.000 refugiados de Vietnam, Cambodia y Laos, escapaban de los regímenes comunistas en sus respectivos países. El 49% de los estadounidenses se negaban a aceptarlos como refugiados, el 37% estaba a favor y un 14% no estaba seguro, según una encuesta realizada por la firma Harris en mayo de ese año. Finalmente, los refugiados fueron aceptados.

A fines de esa década, una oleada de cientos de miles de Indochinos escapaban en precarias embarcaciones de Vietnam, Laos y Cambodia.

En respuesta a esa grave crisis humanitaria el presidente Carter duplicó en un mes el número de 14.000 refugiados indochinos que Estados Unidos había aceptado.

La medida fue desaprobada por el 62% de los estadounidenses, de acuerdo a una encuesta hecha por CBS News y el New York Times.

Sin embargo, entre 1980 y 1990, casi 590.000 refugiados de Vietnam, Cambodia y Laos, fueron admitidos en Estados Unidos, de acuerdo con datos de inmigración, obtenidos por PEW.

Con los cubanos no ha sido diferente

En mayo de 1980, el gobierno cubano permitió que cientos de miles de cubanos salieran del país en cualquier tipo de embarcación hacia Estados Unidos, en un éxodo masivo conocido como El Mariel, que duró hasta el mes de octubre.

Unos 125.000 cubanos llegaron a las costas de la Florida en ese período y fueron admitidos como refugiados de acuerdo a las leyes migratorias vigentes.

El 71% de los estadounidenses consultados en junio de 1980 en una encuesta de CBS/New York Times, se manifestó en contra de la entrada de refugiados cubanos.

En el verano de 1994, el gobierno cubano lanzó una segunda oleada masiva de refugiados que se lanzaron al mar en balsas y precarias embarcaciones hacia Estados Unidos.

Varios miles de haitianos huyendo de la pobreza y la violencia política, coincidieron con los cubanos en ese mismo período.

La opinión pública fue mucho más negativa en ambos casos. El 80% se opuso a la entrada de los cubanos y el 77% a los haitianos, según la encuesta de septiembre de 1994, de CBS/New York Times.

La respuesta del gobierno de Estados Unidos a la crisis fue también muy diferente a la de 1980. Más de 30.000 cubanos y 20.000 haitianos fueron interceptados en el mar e internados en la Base Naval de Guantánamo.

A la larga, la mayoría de los cubanos fueron admitidos como refugiados, pero sólo la mitad de los haitianos lograron refugio, según datos de Brookings Institution, citados en el reportaje.

El caso de Kosovo, una excepción

A diferencia de los casos anteriores, los desplazados por la guerra de Kosovo en 1999 fueron mejor aceptados por los estadounidenses.

En abril de ese año, y como parte de una respuesta internacional a la crisis de casi un millón de refugiados kosovares, Estados Unido aceptó recibir hasta 20.000 refugiados.

El 40% de los estadounidense consideró que era una decisión acertada, el 31% opinó que podían ser menos y el 19% que deberían ser más, según una encuesta realizada ese mismo mes por CBS/New York Times.

Al final, de acuerdo con datos del Departamento de Estado citados en el reportaje, algo más de 14.000 kosovares fueron admitidos en Estados Unidos.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG