Enlaces de accesibilidad

Cuba

El Maleconazo: ¿Cómo llegaron los cubanos a la gota que colmó la copa?

"Gente que no conocí", cubanos fotografiados por la cubana Damaris Betancourt Peña en los años '90. Cortesía de la autora.
"Gente que no conocí", cubanos fotografiados por la cubana Damaris Betancourt Peña en los años '90. Cortesía de la autora.

Una profunda crisis económica generada cuando Cuba dejó repentinamente de contar con la "generosa ayuda de la Unión Soviética" sumió a los cubanos de a pie en una supervivencia miserable de "sálvese quien pueda", el caldo de cultivo perfecto para "El Maleconazo"

Cuando los cubanos que, en la primera mitad de los años 90, vivieron lo peor del llamado "período especial en tiempo de paz", oyen hablar de que podría estar aproximándose otro similar, la expresión en su semblante cambia.

“El periodo especial, una época traumática (…) dejó una línea indeleble en mi memoria (…) Aún cierro los ojos y me ubico en esa época: lo recuerdo todo (…) Una época que aún tiene secuelas en Cuba”.

Así lo describe en su blog Jurisconsulto de Cuba la abogada independiente Laritza Diversent, quien a la sazón tenía 9 años. Y aunque los economistas predicen que la actual crisis en la que empieza a adentrarse Cuba como consecuencia de la de Venezuela no tendrá la magnitud de la de aquellos años infernales, los residentes en la isla ya enfrentan largos cortes de electricidad con el consiguiente calor veraniego, mosquitos, alimentos que se echan a perder, todo un deja vu del trauma de los 90.

La angustia vivida por la población cubana bajo la mayor crisis económica en la historia de Cuba condujo al “Maleconazo” también la mayor protesta popular espontánea tras décadas de pasividad, y luego al éxodo por mar de cerca de 35.000 cubanos en la llamada Crisis de los Balseros.

Moscú y las lágrimas de Cuba

Como ha analizado el profesor Archibald Ritter de la Universidad de Carleton en Ottawa, Canadá, especialista en la economía cubana, de 1990 a 1994 Cuba sufrió esa profunda crisis económica principalmente como resultado de la disminución del 75% al 80% en los ingresos de divisas que acompañaron la cancelación de los subsidios de la antigua Unión Soviética (que se ofrecían a la isla a través de los favorables precios para sus importaciones y exportaciones, de créditos que financiaban los déficits comerciales y de ayuda para el desarrollo).

Además de la reducción de los ingresos en moneda convertible, cayeron abruptamente las importaciones de bienes de consumo, portadores energéticos, materias primas, alimentos, piezas de repuesto y maquinaria, asfixiando la actividad económica.

Hubo otros factores no vinculados a la URSS que contribuyeron a la crisis. La estructura de las exportaciones de Cuba había evolucionado muy poco desde 1959, manteniéndose la dependencia del azúcar, un el 77% de las exportaciones totales en 1990. Cuba carecía de acceso a créditos del exterior, tras haber declarado Fidel Castro una moratoria del servicio de la deuda externa en 1986 y estar excluida la isla de las instituciones financieras internacionales, de las que Estados Unidos es el principal contribuyente.

El sistema económico cubano había erradicado los elementos de mercado y suprimido la iniciativa empresarial, en favor de la centralización, algo que empeoró el "Proceso de Rectificación de Errores y Tendencias Negativas” encabezado por Fidel Castro de 1986 a 1990. Por último, el embargo comercial y financiero de Estados Unidos se había endurecido en 1992 con la "Ley Torricelli".

Ritter señala que la economía se contrajo 34% en términos de ingresos per cápita entre 1990 y 1993. La escasez de divisas provocó una reducción de los servicios de transporte y la generación de electricidad, con los consiguientes apagones y cierres de fábricas. La producción nacional de alimentos se redujo debido a la reducción de las importaciones de fertilizantes, energéticos y piezas de repuesto. Los niveles de ahorro colapsaron a un 2,6% del PIB en 1993, como también la inversión bruta.

Agrega que la contracción económica condujo a la reducción de los ingresos tributarios, el aumento de los déficits fiscales, una aceleración de la emisión de moneda y una espiral inflacionaria. “El resultado fue una crisis monetaria en la que el poder adquisitivo real del peso declinó precipitadamente, aumentando la demanda de dólares y generando un proceso de dolarización de la economía. La rápida inflación redujo el poder adquisitivo real de los presupuestos deeducación, salud pública y el sector público en general. Y el valor real de los ingresos medios se redujo de manera catastrófica.

El paisaje en el fondo

En la práctica, el nivel de vida de los cubanos declinó en poco tiempo hasta una indigna supervivencia. Diversent, hoy directora del proyecto de asesoría legal Cubalex, era entonces una niña. Ella relata su experiencia en su blog:

Archivo - Una bodega cubana en el período especial
Archivo - Una bodega cubana en el período especial

“El periodo especial, una época traumática. Así califico ese lapso de tiempo que comenzó cuando tenía 9 años, y que después de los 29, aún no termina. No hubo un día ni un mes que marcara exactamente la fecha de su inicio. Tampoco hay esperanza de que una indique cuándo acabará. Lo cierto es que, en mi niñez, El periodo especial, una época traumática dejó una huella indeleble en mi memoria”.

“Estantes vacíos en bodegas y mercados, reducción de la cuota subsidiada… resultado: un cambio radical en los hábitos alimenticios y en el vestuario”.

“Hubo un antes: con 40 centavos era suficiente para comprar las chucherías vespertinas: coquitos y yemitas de huevo a medio (5 centavos); helado, 15 centavos”.

“Todo desapareció: las manzanas, el panqué, las pasas y los fiambres. Hasta el papel cartucho”.

“Mi abuelo, de repente, sentado en la sala fumando ‘brevas’ (cigarrillos improvisados). Se las llevaba a la boca sujetándolas con un ‘gancho’ de pelo para aprovecharlas hasta lo último. El pobre, siempre se quedaba con las ganas”.

“En la cocina, mi madre aumentaba el arroz con pedacitos de papa, fideos, calabaza, col, etc., para que alcanzara para todos. Yo, llorando en la puerta de la casa, y ella junto conmigo, porque no tenía leche que tomar, y se me iban a caer los dientes”.

“Llegó el triste y único pan nuestro de cada día. Marcar dos y tres veces en la cola, que se formaba desde la una de la tarde, para recoger, a las sietes, el pan que sobraba por la libre: dos por persona”.

“En la carnicería, como todos decían, ‘parecía que iba hablar Fidel’; si entraba algo para el ‘plato fuerte’. No importaba lo que fuera, hasta por la pasta de oca, una masa que, cocida al bañoemaría, salía una especie de jamón-nada. La única forma de digerirla”.

“Los gatos, casi se extinguen, hay quien dice que saben a conejo. ‘Ojos que no ven, corazón que no siente’. Los perros, descuerados, se hicieron pasar por carneros; el azúcar quemada, por puré de tomate”.

“Aún cierro los ojos y me ubico en esa época: lo recuerdo todo. Por ese tiempo empezaron mis depresiones psicológicas. Se acabó el ‘yo quiero esto’, y comenzó el ‘esto es lo que hay’. No hubo previas introducciones ni periodos de adaptación. En un momento, todo cambio. Un castigo sin haberme portado mal”.

“Fueron muchas las innovaciones culinarias. El picadillo de cáscaras de plátano verde, cuando se hervía, se ponía oscuro y creaba ilusiones en las mentes de los cubanos. Había quien lo sazonaba bien, y se hacia la idea de que comía verdadero picadillo de res. Lo mismo sucedió con el bistec de toronja, o de frazada de piso”.

“El combustible desapareció. Ningún cubano podrá olvidar cuántas horas tuvo que esperar por una ‘guagua’ que pasaban tres veces al día, llenas, y con personas colgando de las puertas”.

"Gente que no conocí", serie de la fotógrafa cubana Damaris Betancourt Peña. Cortesía de la autora.
"Gente que no conocí", serie de la fotógrafa cubana Damaris Betancourt Peña. Cortesía de la autora.

“Los apagones siniestros de más de doce horas; los ‘mechones de luz brillante’ que teñían de negro hasta los mocos. Aquellas botellas con pequeñas dosis de keroseno, y un trapo enrollado por mecha, iluminaban las calurosas noches, llenas de mosquitos”.

“Los ventiladores hechos con motores de lavadora, que tanta gracia le dieran al comandante (Castro), cuando inició su revolución energética y los reemplazos de equipos electrodomésticos (no eficientes). Mi mamá tenia uno. Recuerdo bien que soplaban un aire que congelaba, y ni calor ni mosquitos, así sí se podía dormir. Pero después que desaparecieron, muchos intentan explicarse cómo pudieron dormir profundamente, tanto tiempo, con el ruido que producían aquellos aparatos: un avión en pleno vuelo, toda la noche”.

“Para sustituir importaciones los cubanos también hicieron aportes: el ‘nono’ un fogón ‘ahorrador’ bautizado como el personaje tacaño de la novela brasileña del momento. Un tanque de metal de 55 galones; encima unas rejillas donde se colocaba la cazuela; en los laterales, huecos para que saliera la humareda, producto de la combustión del aserrín de madera o de la leña”.

“En materia de vestuario también hubo contribuciones. Las zapatillas de tela, parecidas a las de ballet, pero con suela de neumático de tractor. Mi madre cortaba las patas de sus pantalones para sacarme shorts y blusas”.

“Una época que aún tiene secuelas en Cuba: el picadillo de soya, o de proteína vegetal, que sabe “a rayo encendido”. También el de vísceras de pollo que, mezclado con harina, da la fórmula para el pan con jamón-nada de la merienda escolar”.

“Si en la niñez el periodo especial me marcó profundamente, más lo hizo en mi adolescencia. Para mi primer periodo menstrual, trapos doblados y ardor. En la farmacia empezaron a “dar” un paquete de Intimas (tampones) por mujer. Diez almohadillas. No alcanzaban. Mami se sacrificó y las que le tocaba, me las dejó a mí”.

“Los zapatos para el taller eran los mismos de ir a la escuela. Los pobres, no podían más, salían andando solos cuando me los quitaba. Si eran blancos, se pintaban con pasta de dientes Perla, que también era el remedio para la acidez. Los de colores oscuros siempre terminaban negros. Teñidos con una tinta de fórmula especial: el tizne que producía el fogón de keroseno en las cazuelas, mezclado con alcohol”.

“Una época Inolvidable y traumática también, un tiempo que marco a todo cubano con uso de razón. Una línea que aun asciende y desciende por debajo de cero. Creatividad y supervivencia, y entre ambas, escasez, privaciones y más miseria.”

Montarse en algo

Ritter señala que “los ciudadanos respondieron a la disminución de los niveles de vida dedicándose a actividades por cuenta propia, la mayoría de las cuales eran ilegales en ese momento, recurriendo al trueque y a actividades en elmercado negro, y procurándose por cualquier vía los dólares estadounidenses que eran vitales para la supervivencia”.

Una pequeña lancha de pasajeros atraviesa la Bahía de La Habana
Una pequeña lancha de pasajeros atraviesa la Bahía de La Habana

Una buena parte de la población, sin embargo, se dedicaba en 1994, el año crucial de la crisis, a buscar la manera de “montarse en algo” para abandonar el país. Entre el 28 de mayo y el 4 de agosto de ese año grupos de cubanos irrumpieron en las embajadas de Bélgica y Alemania, o secuestraron embarcaciones como el Remolcador 13 de marzo (hundido por el régimen con más de 60 personas a bordo), el carguero La Coubre y la lanchita que cruza el puerto hasta Regla (dos veces).

El 5 de agosto decenas de cubanos se congregaron en el Malecón habanero, cerca de la La Punta, el castillo colonial que complementaba a El Morro en la defensa del puerto. Habían escuchado el rumor de que varias lanchas grandes llegarían desde Estados Unidos para recoger a quienes quisieran irse.

Ese fue el barril de pólvora que detonaría El Maleconazo. Uno que le podría podría volver a estallar al mismo gobierno que sofocó aquella protesta masiva si sigue pasando por alto el creciente número de cubanos que, de nuevo, andan buscando cómo “montarse en algo”.

Imágenes del Maleconazo (Primera parte)
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:56 0:00

Imágenes del Maleconazo (segunda parte)
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:22 0:00

Vea todas las noticias de hoy

"Seguiremos de pie, porque somos resistencia", prometen los presos del 11J en Placetas

Los presos políticos Arianna López, Loreto Hernández y Donaida Pérez. (Collage de fotos tomas de redes sociales)
Los presos políticos Arianna López, Loreto Hernández y Donaida Pérez. (Collage de fotos tomas de redes sociales)

Desde la prisión de Guamajal, en Villa Clara, los presos políticos Donaida Pérez, Loreto Hernández y Arianna López envían una carta al pueblo cubano en la que ratifican sus posiciones políticas como opositores que buscan "un futuro mejor para sus hijos y nietos"

Getting your Trinity Audio player ready...

Los presos políticos del 11J Arianna López Roque, Donaida Pérez Paseiro y Loreto Hernández García subscribieron una carta en la que afirman que seguirán adelante en su lucha por construir un futuro mejor para sus hijos y nietos en Cuba.

Loreto Hernández y su esposa, Donaida Pérez, ambos integrantes de la asociación "Yorubas Libres de Cuba", fueron sentenciados a siete y ocho años de cárcel respectivamente por manifestarse en Placetas, Villa Clara, durante las protestas del 11 de julio de 2021.

Por el mismo motivo López Roque cumple ocho años de privación de libertad. Los tres cumplen su condena en la cárcel de Guamajal, en Villa Clara.

Desde Miami, donde reside, el expreso político Jorge Luis García Pérez, conocido como “Antúnez”, hermano de Loreto Hernández, dio a conocer parte del contenido de la misiva.

“A nuestro pueblo lo convocamos a encontrar y sacar afuera esa sangre mambisa que todos llevamos dentro para terminar de una vez y por todas con tantos años de sufrimiento (...) Seguiremos adelante porque tenemos la esperanza de poder construir un futuro mejor para nuestros hijos y nietos, pero primero debemos acabar con esa empresa criminal conjunta que desgobierna nuestra patria”, afirmó.

Loreto Hernández, Donaida Pérez y Arianna López envían desde prisión carta al pueblo de Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:13 0:00

“En esa carta ellos ratifican su condición de presos políticos plantados, es decir: que continúan rehusándose a formar parte, a participar en el programa de adoctrinamiento y mal llamada reeducación, programa ese concebido para delincuentes comunes”, explica Antúnez.

“Ellos continúan rechazando el sinnúmero de ofertas vergonzosas que les han hecho en varias oportunidades a cambio de que, si ellos desisten de su postura política, pueden ser liberados”, agregó el opositor exiliado en EEUU.

Alertan sobre estado crítico del preso político Carlos Michael Morales en hospital de Villa Clara

El preso político del 11J y comunicador independiente, Carlos Michael Morales, en una foto publicada por CubaDecide.
El preso político del 11J y comunicador independiente, Carlos Michael Morales, en una foto publicada por CubaDecide.

El opositor Carlos Michael Morales se encuentra en delicado estado de salud por complicaciones de una prolongada huelga de hambre. Actualmente está internado en la Sala para Penados del principal hospital de Santa Clara.

Getting your Trinity Audio player ready...

El preso político cubano Carlos Michael Morales se encuentra en delicado estado de salud en la Sala para Penados del Hospital Provincial Clínico Quirúrgico “Arnaldo Milián Castro” de Villa Clara, donde está recibiendo medicamentos y vitaminas por vía intravenosa, confirmaron a Martí Noticias fuentes cercanas al opositor.

"Le están suministrando potasio y vitaminas. Me pidió que dijera a su familia y a todos que está bien, pero no lo está. Los guardias que lo custodian reconocieron que su estado es preocupante", declaró el periodista independiente Guillermo del Sol a nuestra redacción.

Según explicó, él es la única persona autorizada a visitarlo desde que fue trasladado desde el penal Guamajal, en Villa Clara, al centro hospitalario el pasado martes, tras agravarse su salud como consecuencia de una huelga de hambre.

"La visita duró aproximadamente 45 minutos, sin límite de tiempo impuesto", aclaró el comunicador.

Según el periodista, el Tribunal Provincial contactó con él por la mañana del jueves para autorizar la visita a Morales, quien desde el martes se encuentra en el cuarto piso del hospital, en la Sala de Penados.

"Está muy delgado. Carlos Michael, que debe medir entre 1,70 y 1,75 metros, apenas pesa unas 99 libras", dijo del Sol, destacando la gravedad de su estado como resultado de una huelga de hambre iniciada hace más de 20 días en Guamajal, en demanda de su libertad.

Morales Rodríguez fue liberado en marzo tras cumplir una condena de dos años y 10 meses por participar en las protestas del 11 de julio de 2021 en Caibarién, Villa Clara. Sin embargo, fue detenido nuevamente el 4 de mayo y aún no tiene fecha de juicio.

Actualmente está acusado de desacato por sus críticas a oficiales de la Seguridad del Estado en las redes sociales, y de desobediencia por no acudir a dos citaciones policiales.

"Salió de prisión hace poco más de dos meses y ahora enfrenta la posibilidad de dos años adicionales por no asistir a las citaciones policiales, lo cual considero excesivo y cruel", comentó del Sol.

Oficiales de la policía política y fiscales también visitaron a Morales en el hospital.

"Los oficiales y los fiscales le propusieron que pagara una multa y que permaneciera en la misma sala hasta su recuperación. Él rechazó la oferta, porque me dijo que olía a secuestro, y declaró que no cesará su huelga hasta que se dé una negociación transparente", señaló del Sol.

El mismo día de su arresto, Morales inició una huelga de hambre que suspendió el 22 de mayo en espera de una respuesta al Habeas Corpus presentado por su abogada. Cuando la solicitud fue denegada, reanudó su ayuno el 19 de junio.

"He solicitado una reunión con el Teniente Coronel Abelardo, Jefe de la Seguridad del Estado en Villa Clara, para lograr el traslado de Carlos Michael a una sala regular, lejos de las celdas reservadas para los presos", adelantó del Sol.

El Centro de Denuncias FDP advirtió que Morales enfrenta un peligro inminente de muerte por paro cardiorrespiratorio o fallo renal.

"Responsabilizamos a Raúl Castro, a Díaz-Canel y al Ministro del Interior, Lázaro Alberto Álvarez Casas, por la vida y la integridad física de Morales", afirmó la organización independiente en un comunicado.

CubaDecide, por su parte, informó en su sitio web que Morales está "injustamente encarcelado desde el 4 de mayo de 2024 como represalia por sus publicaciones en redes sociales".

Por otro lado, el Directorio Democrático Cubano expresó su solidaridad con el preso político y su exigencia de libertad.

"El Directorio Democrático Cubano reafirma su apoyo a las demandas de libertad de Carlos Michael en su huelga de hambre, responsabilizando al régimen por cualquier consecuencia grave para su vida, y demanda la liberación de todos los presos políticos en Cuba", declaró la organización con sede en Miami en una nota de prensa.

Exponen casos de violencia institucional en Cuba ante la CIDH

Los panelistas de la audiencia de la CIDH "Cuba: Violaciones a los Derechos Humanos en el contexto de la violencia institucional".
Los panelistas de la audiencia de la CIDH "Cuba: Violaciones a los Derechos Humanos en el contexto de la violencia institucional".

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos escuchó numerosos testimonios de cómo el Estado cubano ejerce la violencia contra la ciudadanía

Getting your Trinity Audio player ready...

Las diferentes formas de violencia institucional en Cuba fueron el tema de una audiencia este jueves en el 190 periodo de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH.

Camila Rodríguez, que dirige el grupo de Trabajo sobre detenciones por motivos políticos Justicia 11J, dijo que de acuerdo a su registro, al menos 1.584 personas fueron detenidas en las protestas del 11 de julio del 2021 y que 669 permanecen tras las rejas.

Añadió que “entre inicios del mes de julio de 2023 y este 8 de julio, al menos 240 personas privadas de libertad por participar en las protestas del 11J han sido víctimas de incidentes represivos o violatorios de sus derechos en las cárceles del país”

“En esta audiencia expresamos nuestra preocupación por la salud, e integridad de todas las personas privadas de libertad en Cuba, en especial de los manifestantes del 11J, quienes se enfrentan a condenas privativas de libertad que en algunos casos superan los 20 años”, expresó.

Muertes bajo custodia

Sobre el tema de la muerte bajo custodia habló Giselle Morfi, jefa del equipo legal de Cubalex.

Morfi dijo que su organización ha hecho un análisis de los patrones represivos identificados que abarcan la muerte en custodia policial y las de los reclutas del Servicio Militar en Cuba, durante el periodo del 1ro de enero del 2022 al 31 de enero del 2024.

“Cubalex registró 56 muertes bajo custodia. Este conteo incluye que personas detenidas por resolución judiciales, detenciones temporales por la policía, reclutas en Servicio Militar y dos mujeres víctimas de feminicidio por inacción de funcionarios que debían proporcionarles protección estatal específica”, explicó.

Entre los patrones de causa de muerte que pudieron identificar están la negación de atención médica, el suicidio, el uso excesivo de la fuerza, la huelga de hambre y accidentes laborales en centros penitenciarios, entre otros.

“Los patrones identificados por Cubalex reflejan profundas deficiencias en el sistema de custodia y detención en Cuba, evidenciando la necesidad urgente de reformas para mejorar las condiciones de detención, asegurar el acceso a atención médica adecuada y garantizar la protección y seguridad de todos los individuos bajo custodia del Estado, especialmente aquellos en situaciones de vulnerabilidad extrema”, expresó la experta.

Afrodescendientes en el sistema carcelario

Por su parte, María Matienzo, del Museo Virtual de la Memoria contra la Violencia Basada en Género, presentó cuatro patrones fundamentales que caracterizan a la perfilación racial en Cuba: disparidad racial y discriminación sistémica; un patrón de muerte significativa debido a la violencia policial contra afrodescendientes; leyes que teóricamente garantizan la igualdad pero no se implementan efectivamente para proteger a los afrodescendientes; y la criminalización y marginalización.

“Los afrodescendientes que representan un 9.3% de la población y los mestizos, el 26.6%, están sobrerrepresentados en el sistema carcelario y en las víctimas de la violencia policial”, dijo Matienzo.

Feminicidios

Los feminicidios frente a la negligencia estatal fue el tema presentado por Yanelys Nuñez Leiva, del Observatorio de Género Alas Tensas.

La activista señaló que entre 2019 y 2023, según registros parciales de su organización, “208 mujeres fueron asesinadas, con al menos 24 de ellas habiendo denunciado a sus agresores, en su mayoría parejas y exparejas. Se constató un historial de violencia de género en, al menos, 22 de estos casos”.

“Ante estos crímenes, el gobierno cubano ha negado siempre su responsabilidad, argumentando que existe una voluntad política y un interés estatal en eliminar las desigualdades entre hombres y mujeres. Sin embargo, la ausencia de refugios y de sistemas de rescate para mujeres y sus hijas en peligro, la no tipificación del feminicidio dentro del Código Penal, la falta de preparación del personal jurídico y policial y la inexistencia de medidas integrales de atención a la violencia de género sólo confirman la complicidad del Gobierno frente a esta problemática social y lanza un mensaje de impunidad a los agresores”, dijo Nuñez Leiva.

La Dama de Blanco, Leticia Ramos, denunció la continua represión y la persecución por parte del gobierno cubano hacia los miembros de esa organización, que incluye detenciones arbitrarias y amenazas constantes contra ellas y sus familiares.

Ramos señaló además que cinco Damas de Blanco están en prisión injusta debido a su activismo y su defensa de los derechos humanos.

Por último, Yanitza Sánchez, del Programa para América Latina del Instituto de Raza, Igualdad y Derechos Humanos, presentó varias peticiones a la CIDH, entre ellos, que se exija la liberación inmediata de las personas privadas de libertad por motivos políticos, antes y después de las manifestaciones del 11 de julio de 2021; que se clasifiquen las muertes de reclutas del Servicio Militar como muertes en custodia y que se exija al Estado cubano el respeto de los derechos humanos y el cumplimiento de sus obligaciones para preservar la vida de las y los ciudadanos y más si se encuentran bajo custodia policial o en instalaciones del Estado.

También pidieron que se exija al Estado cubano detener todas las formas de represión y violencia contra las personas defensoras de derechos humanos, incluyendo detenciones arbitrarias, violencia física y tortura, estableciendo un mecanismo nacional independiente de protección de activistas, periodistas y otros actores de la sociedad civil.

Además, instan al Estado cubano a implementar medidas concretas para erradicar la discriminación racial y de género; promulgar una Ley Integral sobre la Violencia de Género y asegurar que todas las formas de violencia contra la mujer sean sancionadas de manera adecuada.

Posible deportación de joven cubano aviva temor entre otros inmigrantes con casos de asilo

El inmigrante Lisvan Isidron junto a su madre Mirielzi Cabrera en Miami. Este miércoles fue detenido y puede ser deportado a Cuba.
El inmigrante Lisvan Isidron junto a su madre Mirielzi Cabrera en Miami. Este miércoles fue detenido y puede ser deportado a Cuba.

La inminente deportación de un joven cubano asentado en Miami ha generado un temor creciente entre miles de inmigrantes cubanos que permanecen en EEUU con peticiones de asilo pendientes.

Getting your Trinity Audio player ready...

Cuando el joven cubano Lisvan Isidron se presentó en la Oficina de la Policía de Inmigración (ICE) en el sur de la Florida para un chequeo jamás pensó que su peor pesadilla se convirtiera en realidad: fue detenido y procesado para su deportación.

En Cuba no tiene familiares. Todos se fueron hace años. Su madre, Mirielzi Cabrera, desde que supo de su inminente deportación sólo llora pensando en el futuro del joven de 26 años.

“Nosotros somos una familia corta de tres personas, no tenemos a nadie en Cuba. Si mañana me lo dejan en el aeropuerto de La Habana, ¿para dónde va a coger? ¿Dónde va a dormir? ¡Qué injusticia!”, dijo angustiada Cabrera a Martí Noticias.

Isidron llegó a Estados Unidos en 2021 por la frontera con México. En ese momento, muchos cubanos que entraban al país por la frontera sur se enfrentaban a procesos expeditos de remoción, como llaman las autoridades migratorias a las deportaciones rápidas.

Tras una entrevista de miedo creíble, Isidron tuvo que comparecer ante un juez de Inmigración, que le negó el asilo político y obtuvo un documento conocido como I-220B.

“La I-220B es una orden de deportación con supervisión. Es decir, la persona tiene la orden de deportación pero no puede ser deportada al momento. Entonces Inmigración lo libera y cada año debe ir a la Policía de Inmigración (ICE) para renovar su estatus por otro año. Así hasta que su país lo acepta”, explicó la abogada Rosaly Chaviano, de Chaviano Law Firm, radicada en Miami.

En el caso de Isidron, la abogada dijo que el joven "no tuvo la oportunidad de contratar a un abogado para su defensa".

"Fue todo muy rápido, en apenas dos meses ya tenía la orden de deportación y ahora solo queda pedir a Inmigración que detenga esa orden”, añadió.

La madre del joven dijo que temía que las autoridades cubanas persiguieran a su hijo si es devuelto a la isla.

“Él es un muchacho que estudió en Cuba, que no estaba de acuerdo con ese sistema ni con las decisiones que se tomaban. Por eso vino para acá. En Estados Unidos no tiene una multa de tráfico, ni un arresto... nada. Un muchacho que trabajaba y tenía un futuro por delante en este país”, dijo la madre.

Una inmigrante cubana sube al avión que la llevará de regreso a la isla en un vuelo de deportación. Tomado de un video de Corey Bullard para ICE.
Una inmigrante cubana sube al avión que la llevará de regreso a la isla en un vuelo de deportación. Tomado de un video de Corey Bullard para ICE.

Más deportaciones a Cuba

La abogada Chaviano alertó que se deben esperar más deportaciones a Cuba debido a que la isla está dispuesta a recibir a más personas.

“Hay un cambio en la Administración que quiere verse más dura en cuestiones migratorias y Cuba ha dicho que aceptará más vuelos de deportación. Es importante que quienes tengan una orden de deportación hagan todo lo legalmente posible para evitarla”, dijo.

El régimen cubano ha dicho públicamente que está dispuesto a recibir más vuelos de deportación desde EEUU, e incluso una funcionaria cubana se atrevió a pedir la deportación desde EEUU de todos aquellos cubanos que entraron ilegales desde 2017, un número que se acerca al millón de personas.

El régimen cubano también pide frecuentemente la derogación de la Ley de Ajuste Cubano, que le permite a los ciudadanos de la isla obtener la residencia permanente en EEUU luego de un año y un día residiendo en el país.

“En los últimos meses hemos sido testigos de la deportación, sobre todo de jóvenes cubanos que entraron al país después de 2017. Hay personas de nacionalidad cubana que llevan décadas con órdenes de deportación, pero Cuba parece enfocada en aceptar solamente a los más recientes y jóvenes”, dijo Chaviano.

Emblema del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de EEUU
Emblema del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de EEUU

Miles de cubanos con temor a las deportaciones

Este miércoles también fue una pesadilla para Julio Osnedy Martínez, otro cubano de 31 años que recibió una orden de deportación tras cruzar la frontera en marzo de 2021.

“Me levanté tempranito y me iba a trabajar, como todos los días. Cuando me monté en el auto me rodearon los policías de ICE ( la oficina del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) y me llevaron detenido”, relató vía telefónica a Martí Noticias.

Cuando entras al centro de detención ves a mucha gente desesperada. Nadie quiere irse a Cuba.

“Fue terrible. Cuando entras al centro de detención ves a mucha gente desesperada. Nadie quiere irse a Cuba. Los oficiales desde que llegas te dicen que te van a mandar para Cuba. El cielo y tierra se unen pensando en tu familia, en la gente que dejas detrás. En toda tu vida que de pronto se termina”, añadió.

Martínez tiene una familia en el sur de Florida. Su esposa, sus padres y dos hijos dependen de él, lo que cree que pudo haber influido en que los oficiales de inmigración no terminaran deportándolo.

“Me acaban de dar un parole, que ha sido una bendición. Con ese documento podré aplicar a la Ley de Ajuste y toda esta pesadilla terminará”, dijo.

Los cubanos con I-220A también temen ser deportados

La abogada Chaviano también dijo que cientos de miles de cubanos que hoy pelean asilos en cortes estadounidenses podrían terminar con órdenes de deportación.

Una cubana en esa situación es Ismary Labrada, quien dijo a Martí Noticias que no duerme desde hace varias noches pensando en su próxima cita en una corte de Inmigración.

“Trabajé para la dictadura cubana como médico durante años en Venezuela hasta que escapé. Llegué a este país buscando libertad y mi peor temor es que me envíen de regreso a Cuba”, confesó.

“Tengo mucho miedo porque mi caso de asilo lo presenté con un notario debido a que no tenía el dinero suficiente para pagar un abogado. Si algo falla no quiero ni pensar qué será de mí”, añadió.

Tienen "terror de que el pueblo vuelva a salir": activistas sitiados en Cuba

Así quedaron varios carros de la policía y el gobierno en una de las protestas del 11 de julio de 2021, que tuvieron lugar en Cuba.
Así quedaron varios carros de la policía y el gobierno en una de las protestas del 11 de julio de 2021, que tuvieron lugar en Cuba.

Este 11 de julio varios activistas cubanos dijeron que la policía no les permite salir de sus casas. Según sus denuncias, las autoridades cubanas temen otro estallido popular contra el régimen.

Getting your Trinity Audio player ready...

Varios activistas han denunciado desde la isla que están siendo objeto de acoso policial y amenazas cuando se cumplen tres años de las protestas antigubernamentales del 11 de julio de 2021.

Sin poder salir de su vivienda se encuentra la sindicalista independiente María Elena Mir Marrero, tras ser advertida por un agente de la Seguridad de Estado, de que en caso de violar la orden, podría ser detenida.

Desde Guanabo, en La Habana, Mir Marrero denunció a Martí Noticias: “Hay un muchacho nuevo, se llama "Carlos", que dice que no puedo salir de mi casa hoy".

A juicio de la opositora, las autoridades cubanas tienen "terror de que un día como hoy un pueblo otra vez lleno de sus necesidades, calamidades, falta de todo tipo de libertades, vuelva a salir a la calle y se haga cualquier tipo de manifestación".

Declaraciones de la sindicalista independiente María Elena Mir Marrero
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:45 0:00

"Eso es todo el problema que tienen hoy este 11 de julio, el miedo a perder este poder, de que yo mando porque yo quiero. Eso es todo lo que tienen ellos hoy", opinó Mir Marrero.

Por su parte, el activista Alberto Turis Betancourt dijo desde La Habana a Martí Noticias que un agente policial le advirtió que no podía salir de su vivienda hoy.

"Ahora mismo pude conectarme, después de varias horas sin poder conectarme. La conexión está tumbada, hay que anclarse a otros teléfonos o anclarse a una red wifi para poder comunicarse con los demás", declaró desde La Habana Vieja.

"Realmente la policía está en cada esquina. Ayer en la noche se presentaron en la puerta de mi casa y me dijeron que no podía salir hoy día 11 o 12 a la calle, que de salir voy a ser arrestado (...) Muchos hermanos me han contactado y me han dicho lo mismo. Me han dicho que han sido citados, que han sido amenazados de salir", agregó el activista cristiano.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:53 0:00

También la periodista independiente Yunia Figueredo denunció que llevan cuatro días citiados por la Seguridad del Estado.

La activista de derechos humanos y colaboradora del portal ADNCuba dijo en un video enviado a nuestra redacción que los agentes estaban en varias esquinas.

La periodista independiente Yunia Figueredo denuncia cerco policial en jornadas del 11J
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:07 0:00

"Ya se ha hecho evidente porque me parquean las motos al frente. Le he tomado fotos a los represores, hoy se parqueó uno frente a la puerta de mi casa y nos dijo que no podemos salir de aquí, que estamos bajo prisión domiciliaria hasta el día 14 o más, hasta que ellos decidan. Ellos son los que mandan y no nos permiten salir de la casa", declaró Figueredo.

(Con reportes de Ivette Pacheco)

Cargar más

XS
SM
MD
LG