Enlaces de accesibilidad

EEUU y Cuba abordan la trata de personas en una nueva reunión en Washington


Banderas de Estados Unidos y Cuba

En la reunión, sobre trata de personas participaron funcionarios de los departamentos de Estado, Justicia, Seguridad Nacional, Salud y Servicios Humanos, y de Trabajo.

Los gobiernos de Cuba y Estados Unidos mantienen intercambios sobre temas puntuales, como el que tuvieron funcionarios de ambos países esta semana para evaluar medidas contra la trata de personas, en una señal de que sigue abierta la cooperación pese al deterioro de relaciones bajo el mando de Donald Trump.

Funcionarios de ambas naciones dialogaron en Washington, una semana después de que La Habana otorgó una visa a un alto diplomático para dirigir la embajada estadounidense en la isla y pese a discrepancias recientes sobre las opciones para expandir el acceso a Internet.

En el encuentro efectuado el martes ambas partes "discutieron las mejores prácticas para las investigaciones y enjuiciamientos, las tendencias al tráfico humano en la región y las áreas potenciales de coordinación", dijo a Reuters el Departamento de Estado en un comunicado.

Ese mismo día el Departamento de Estado confirmó a Martí Noticias que ambos gobiernos celebraron "un intercambio técnico sobre lavado de dinero el 12 de febrero, donde los participantes discutieron los esfuerzos para denegar a los delincuentes los refugios financieros en el exterior".

En la reunión, sobre trata de personas participaron funcionarios de los departamentos de Estado, Justicia, Seguridad Nacional, Salud y Servicios Humanos, y de Trabajo.

Por la parte cubana estuvieron representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores, del Tribunal Supremo Popular, la Fiscalía General de la República y los ministerios de Justicia, del Interior, de Educación, Trabajo y Seguridad Social, Salud Pública, y Turismo, así como de la Federación de Mujeres Cubanas.

En las últimas semanas, ambos gobiernos han sostenido reuniones técnicas en Washington sobre ciberseguridad, narcotráfico, terrorismo, inmigración irregular y lavado de activos.

En el reporte 2017 sobre trata de personas ​publicado en junio por el Departamento de Estado, Cuba quedó en observación, pues EEUU consideró que La Habana había hecho esfuerzos significativos, al menos en el área de la trata sexual.

El reporte señala que Cuba no reúne todas las normas mínimas para la eliminación de la trata sexual, pero se le reconocen “esfuerzos significativos” en el período reportado, en cuanto a procesar y sentenciar a traficantes sexuales; ofrecer servicios a las víctimas; publicar un reporte sobre las medidas tomadas por el Estado y coordinarlas entre los diferentes ministerios.

Cuba no asciende de la lista de observación hacia el nivel 2 sin asterisco, entre otras razones, porque el código penal no criminaliza todas las formas de la trata de personas; no se prohíbe, persigue y ni siquiera se admite la posibilidad de que el trabajo forzado afecte a sus nacionales en misiones médicas en el exterior, y tampoco se observó un mayor esfuerzo que en el período previo.

El informe del año pasado apunta que Cuba es fuente y destino de tráfico sexual, y que en la isla tiene lugar el turismo sexual con menores. Además en el apartado de trabajo forzado, el análisis incluye por primera vez el trabajo no remunerado en la agricultura de los estudiantes de preuniversitario.

Con información de Reuters y Archivo de Martí Noticias

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG