Enlaces de accesibilidad

EEUU subraya compromiso con Europa ante "amenaza" de Rusia


Secretario de Estado Rex Tillerson.

"Nosotros, junto con nuestros amigos en Europa, reconocemos la amenaza activa que supone Rusia, que recientemente ha resurgido" en su presencia global, afirmó Tillerson en su discurso.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, trató hoy de apaciguar a quienes especulan que el Gobierno de Donald Trump menosprecia la relación con Europa, al reafirmar el compromiso estadounidense con la defensa mutua de sus aliados en la OTAN y reconocer la "amenaza" que presenta Rusia para la región.

Tillerson, que tiene previsto viajar a Europa la semana que viene, dio un discurso centrado específicamente en ese continente, en un nuevo intento de disipar las dudas respecto al compromiso de Trump con sus aliados europeos y de aparcar la impresión de que su Gobierno tiene alguna afinidad con Rusia.

"Nosotros, junto con nuestros amigos en Europa, reconocemos la amenaza activa que supone Rusia, que recientemente ha resurgido" en su presencia global, afirmó Tillerson en su discurso, pronunciado en el centro de estudios Wilson Center de Washington.

Además de su "invasión de Georgia en 2008 y de Ucrania en 2014, Rusia continúa su comportamiento agresivo hacia otros vecinos de la región, al interferir en procesos electorales y promover ideales no democráticos", indicó el titular de Exteriores.

"Hay pruebas claras de que Rusia interfirió en elecciones democráticas en Estados Unidos y Europa", subrayó Tillerson.

Esa afirmación llega dos semanas después de que Trump asegurara, después de reunirse en Vietnam con el presidente de Rusia, Vladímir Putin, que creía a su homólogo ruso en su insistencia de que "no se
entrometió" en el proceso electoral estadounidense.

Poco después, el presidente trató de recular al respecto y aseguró que creía "la información de las agencias" de inteligencia estadounidenses, que concluyeron hace meses que Moscú influyó en las elecciones de 2016 con el objetivo de ayudar a Trump a ganar.

Tillerson, que este año ha sido mucho más crítico que Trump con Moscú, trató de superar ese episodio con una serie de duras menciones a Rusia, a la que acusó de "emplear tácticas maliciosas contra EEUU y Europa" para conseguir enemistarlos, "debilitar" su confianza y socavar" sus "éxitos políticos y económicos".

"Hacer política con los suministros energéticos, lanzar ciberataques y campañas de desinformación para minar elecciones libres, y acosar e intimidar sistemáticamente a diplomáticos no son los comportamientos de una nación responsable", argumentó.

El jefe de la diplomacia estadounidense también adelantó que la próxima semana viajará a Europa, y aunque no especificó las paradas que hará, sí dijo que mantendrá reuniones bilaterales con funcionarios gubernamentales y con "líderes de la OTAN y la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa).

[Agencia Reuters]

XS
SM
MD
LG