Enlaces de accesibilidad

Domingos negros, Damas de Blanco


Arrestos a Damas de Blanco el domingo 28 de enero del 2018.

Nunca otra organización ha sido tan apaleada de forma sistemática como estas valientes y persistentes mujeres, que sólo exigen la liberación de los presos políticos y piden, en actos de desobediencia pacífica y misas en iglesias, elecciones democráticas y libertad para los cubanos

A la autocracia cubana, como a casi toda dictadura, no le gustan las protestas en su contra. Sus gendarmes sólo toleran manifestaciones que le beneficien para simular “una democracia de partido único” (como defendiera Federica Mogherini, Alta Comisionada de la Unión Europea), pero reprimen sin piedad, incluso asesinan sin el menor problema, a quien pueda poner en peligro la tranquila crisis en que gobiernan la isla.

Desde su nacimiento, las Damas de Blanco han sido una piedra en la bota del castrismo. Siempre se han opuesto a las falsas y criminales expresiones, como la de Mogherini, que entorpecen el camino a la libertad, pues legitiman la dictadura. Por 15 años las han apaleado, ultrajado, encarcelado, robado sus pertenencias y amenazado con la vida de sus familiares. La muerte en 2011 de su líder fundadora, la profesora de literatura Laura Pollán, causada por un “raro y letal virus”, fue denunciada como un crimen de Estado por disidentes, analistas e instituciones de derechos humanos.

Esta singular organización femenina fue creada a raíz de la Primavera Negra de Cuba en 2003, ​cuando un gran grupo de cubanos, familiares de estas valientes mujeres, fuera arrestado por disentir. Entre los 75 prisioneros de conciencia, manipulados por los medios oficialistas como mercenarios, había médicos, ingenieros y periodistas, sometidos a juicios sumarios bajo la llamada “Ley Mordaza” (Ley No.88 de protección de la independencia nacional y la economía de Cuba), implantada desde entonces para convertir en delito el acto de disentir y sancionar, de manera fulminante, como si de delincuentes o terroristas se tratase, a quienes se opongan públicamente al sistema comunista imperante en la isla.

Luego de presiones internacionales (Amnistía Internacional, el papa Juan Pablo II, Unión Europea, Reporteros sin Fronteras. Human Rights Watch) muchos marcharon al exilio. Pero las Damas de Blanco habían llegado para quedarse, al menos hasta que desaparezcan las razones que inspiraron a disentir a los condenados en la injusta Causa de los 75. Desde entonces son habitualmente multadas por exigir su derecho a la libertad de expresión, golpeadas y encarceladas por la Seguridad del Estado, la policía y grupos al servicio de la dictadura que ejecutan "actos de repudio" en su contra.

El pasado 30 de abril sufrieron el domingo número 145 de represión. Casi una treintena de ellas fueron apresadas para impedirles asistir a misa y denunciar las violaciones de derechos humanos en Cuba. Ocho de los arrestos se produjeron en La Habana, incluyendo a la actual dirigente del grupo, Berta Soler, y su esposo, el expreso político Ángel Moya. En Matanzas fueron detenidas 18 activistas. A pesar de los operativos policiales, 14 lograron burlar el cordón policial y llegar a misa desde diferentes lugares de esta provincia en el occidente de la isla, donde, a pesar del recrudecimiento de la represión, las Damas de Blanco están tomando fuerza.

Leticia Ramos Herrería, una de sus líderes en Matanzas, denunció que dos de sus colegas fueron mantenidas de pie, bajo el sol, durante 4 horas, por la policía política. Un tipo de tortura solapada nada raro en estos represores. Herrería y Marisol Fernández Socorro, víctimas de violencia en innumerables ocasiones, fueron apresadas y multadas con 650 pesos cada por “burlar el cordón policial”.

Sin duda, las Damas de Blanco son la agrupación opositora de mayor impacto dentro y fuera de Cuba. En 2013 recogieron el premio Sájarov, que otorga el Parlamento Europeo a la Libertad de Conciencia, con casi ocho años de retraso. Hace menos de un mes ganaron el Premio Milton Friedman por la Libertad 2018, que otorga el Instituto Cato, centro estadounidense, no partidista, que investiga políticas públicas. El lauro, según destacó El Cato, reconoce la importante labor de las Damas de Blanco a pesar de que el régimen comunista de La Habana "las ha hostigado constantemente y organizado a multitudes violentas en su contra”.

Nunca otra organización ha sido tan apaleada de forma sistemática como estas valientes y persistentes mujeres, que sólo exigen la liberación de los presos políticos y piden, en actos de desobediencia pacífica y misas en iglesias, elecciones democráticas y libertad para los cubanos. Su fe en la libertad es su mayor fuerza. Un peligro para la dictadura y también para ellas. Defenderlas, cuidarlas, estar pendientes de las Damas de Blanco, es una obligación del mundo libre, hasta que cambien de color los negros domingos de su isla.

  • 16x9 Image

    Luis Leonel León

    Periodista, escritor, director de radio, cine y televisión. Luego de residir en Venezuela y Colombia se exilió en Estados Unidos. Su columna semanal aparece en medios de América Latina (El Nacional), España (Disidentia) y Estados Unidos (El Nuevo Herald, Infobae, HispanoPost), entre otros. Antes escribió para Diario las Américas. Entre sus documentales premiados están Habaneceres, La gracia de volverCoro de ciudad. Para televisoras de Florida ha producido programas de entretenimiento, opinión y debate. Libros y revistas han recogido sus textos. Fundó el proyecto editorial Colección Fugas dedicado a la escritura de la diáspora. Es miembro del Interamerican Institute for Democracy para el que ha realizado documentales, reportajes y entrevistas sobre libertad, democracia e institucionalidad en las Américas. Su página web es luisleonelleon.com. Síguelo en Twitter: @LLLeon_enMarti.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG