Enlaces de accesibilidad

Cubanos reciben aliviados propuesta de México de asilo político

  • Lizandra Díaz Blanco

Cubanos varados en Nuevo Laredo, México.

Aunque no abandonan completamente el sueño de llegar a Estados Unidos, aceptan agradecidos el ofrecimiento del gobierno mexicano de acogerse al asilo político para quienes cumplan con los requisitos.

Unos se muestran complacidos con la oportunidad de comenzar una nueva vida en México, otros toman agradecidos la ayuda, pero no renuncian a su sueño de llegar a Estados Unidos.

Las opiniones son diversas, pero en general, los migrantes cubanos varados en México recibieron con alivio la propuesta del gobierno de ofrecerles asilo político.

Los más de 500 cubanos varados en la ciudad de Nuevo Laredo podrán solicitar asilo político, una medida inédita por la amplia cifra de migrantes acogidos de una vez a través de esta vía, dijo a la prensa el alcalde de la ciudad Enrique Rivas Cuéllar.

“Esta es una oportunidad que nos está brindando México; es una mano amiga. Esa mano amiga nos ha quitado un poco de sufrimiento de estar varados acá, de no poder entrar a los Estados Unidos”, comentó a Martí Noticias Yoanny Iglesias, uno de los cubanos varados en esta ciudad fronteriza.

Iglesias no quiere renunciar a su aspiración de llegar a Estados Unidos, pero respira aliviado ante el anuncio de las autoridades mexicanas, porque regresar a Cuba para él es impensable. “A Cuba no podemos ir. El destino de uno fue salir de Cuba”, dice convencido.

Su madre le dice, en videollamadas desde Cuba, que el jefe del sector le ha advertido de las consecuencias que le esperan de ser repatriado. Al parecer, sus declaraciones contrarias al régimen castrista han irritado a las autoridades.

“Cada vez que va al Imo, detrás de ella va el jefe de sector. Le dice que deje de estar hablando más del país, que si regreso voy a ser castigado”, detalla Iglesias.

El alcalde de Nuevo Laredo dijo que los cubanos deben reunir los requisitos que les solicita el Instituto Nacional de Migración para avanzar en el trámite, pero no ofreció mayores detalles.

Tanto Iglesias como su esposa han presentado ya los formularios de solicitud de asilo político y evidencia de la persecución que sufrieron bajo el sistema comunista en la isla. El proceso incluye una entrevista telefónica con las autoridades migratorias, explica.

Los cubanos se integran a la comunidad mexicana

Mientras pedían por una solución para sus casos, la mayoría de los cubanos varados en México se han integrado poco a poco a la comunidad: unos han ofrecido trabajar voluntariamente en la reconstrucción de las iglesias que les han acogido y otros han conseguido pequeños empleos que les permitan mantenerse mientras dure la incertidumbre.

Iglesias es uno de los que ha aprovechado su talento para subsistir. Primero abrió un pequeño restaurante de comida cubana con el apoyo de un propietario local, pero tuvo que abandonarlo por diferencias con el dueño. “Tuve que irme del trabajo porque no me pagó como era, todo fue una farsa”, explicó.

Ahora, otro residente del lugar le ha propuesto abrir una fonda, y esta vez en calidad de socio, se llevaría una parte de las ganancias diarias. Si todo se le da como planea, Iglesias y su esposa se asentarán en esta ciudad.

“Al lado del hotel donde estoy hay un establecimiento que hoy me lo piensan rentar, para abrir el negocio, porque algo hay que ir haciendo, porque no hay quien nos ayude ni siga mandándonos dinero”, acota.

Animan a cubanos a moverse a otras ciudades del país

Las autoridades, no obstante, animan a los migrantes cubanos a que esperen por los resultados de su proceso de asilo en ciudades del país donde tengan familiares, amigos u oportunidades de trabajo.

“Nos hemos acercado a ellos para ofrecerles traslado gratuito a la Ciudad de México, para que continúen con el procedimiento de su situación actual, no necesariamente tienen que esperarlo o recibirlo aquí en Nuevo Laredo, pueden hacerlo en cualquier ciudad del país”, detalló el director del Instituto Tamaulipeco para los Migrantes, José Martín Carmona.

Datos proporcionados por el instituto señalan que de manera formal han registrado alrededor de 700 isleños. Sin embargo, la cifra no es exacta al total que se encuentra en la ciudad. Se estima que son aproximadamente 1.300 personas originarias de Cuba.

El funcionario anunció que dispondrá de autobuses con capacidad para alrededor de 40 personas cada uno para el traslado de los migrantes, reporta el diario El Mañana de Nuevo Laredo en su sitio digital.

El traslado comenzaría tan pronto como un grupo considerable de cubanos se organice para tramitar sus documentos en ciudades del interior de México, concluyó Carmona.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG