Enlaces de accesibilidad

Uso de proxy para burlar la censura: el secreto a voces de los internautas cubanos


Una joven se conecta a internet en el muro del Malecón, en La Habana.

Los internautas cubanos, especialmente los jóvenes y los estudiantes, se las ingenian para pasar de boca en boca las direcciones de las páginas espejo más efectivas.

Como un secreto a voces, cada día resulta más común para los cubanos de la isla acceder a sitios en internet censurados por el gobierno a través de un proxy o una página espejo, según comprobó Martí Noticias este jueves en un sondeo informal.

Los internautas cubanos, especialmente los jóvenes y los estudiantes, se las ingenian para pasar de boca en boca las direcciones de los proxies más efectivos.

“En el entorno universitario sé que hay jóvenes que entran a estos sitios que están bloqueados. Hay un proxy, uno de ellos, porque es el más popular con el que se accede a muchas de estas herramientas y no te delata porque tú sabes que aquí hay una policía cibernética, que es el IP de la máquina”, comenta el periodista habanero Iván García.

La mayoría de las personas encuentran más sencillo acceder a estos sitios cuando disponen de una conexión inalámbrica a Internet, ya sea en un punto Wi-Fi de la ciudad o por alguna vía alternativa en sus hogares, pero incluso en las salas de navegación, bajo la mirada vigilante de los empleados de ETECSA, los atrevidos teclean la dirección del proxy.

“Yo he tenido que, en ocasiones ahí mismo en ETECSA, buscar la manera de llegar a un sitio por un sitio fantasma, porque da error de URL”, explica el villaclareño Adrián del Sol. “No te dejan entrar a la conexión de lo que tú buscas en Internet”.

Del Sol se refiere a los proxies, programas o dispositivos que realizan una tarea de acceso a Internet en lugar de otro ordenador; o sea, un punto intermedio entre un ordenador conectado a Internet y el servidor que está accediendo.

También se utilizan comúnmente las páginas espejo, sitios web que contienen una réplica exacta de otro. Estas réplicas suelen crearse para facilitar descargas grandes y acceso a información, aun cuando haya fallos en el servicio del servidor principal.

Con un acceso a Internet tan limitado, la censura online no es tan sofisticada en el país. Con frecuencia, las autoridades filtran y bloquean de manera intermitente los sitios web que son críticos con el Estado.

“Aquí en ETECSA, cuando tú firmas el contrato, ellos se arrogan el derecho de poder cerrarte la cuenta, en caso de que consideren de que tú estas violando los principios y la ética socialista y revolucionaria”, apunta García.

El Departamento de Estado de Estados Unidos enumeró en su informe de 2017 sobre Derechos Humanos las numerosas violaciones a la libertad de Internet de los cubanos, entre ellas la interrupción al acceso, la censura a contenidos en línea y la supervisión sin la debida autoridad legal al limitado correo electrónico, las salas de chat y la navegación.

Hasta 2008, el gobierno prohibía la propiedad de ordenadores y aparatos de DVD en Cuba. Actualmente, tan sólo el 25 % de la población cubana usa Internet, y sólo el 5% de los hogares tiene conexión. El precio del acceso a Internet sigue siendo prohibitivo para la mayoría y dista mucho de ser accesible para todos, según destacó Amnistía Internacional en su informe de 2016 sobre la censura a Internet en Cuba.

Cuba ha afirmado que doblaría el acceso en los próximos cinco años, y desde marzo de 2015 se empezaron a abrir puntos públicos de acceso inalámbrico a Internet, pero sigue siendo el país menos conectado de América.

(Redactado por Lizandra Díaz, con reporte de Adriel Reyes)

XS
SM
MD
LG