Enlaces de accesibilidad

Cuba lamenta en la ONU que millones de personas estén excluidas de Internet


Varias personas se conectan a internet en La Habana.

Los comentarios de la embajadora cubana, Anayansi Rodríguez, ante el Comite de Información de la ONU, contrastan con la situación en Cuba, uno de los países con las tasas de penetración de internet más bajas del mundo.

La embajadora de Cuba, Anayansi Rodríguez Camejo, lamentó ante el Comité de Información de la ONU, que "millones de personas" estén excluidas del acceso a la red de redes y se quejó del "desigual acceso" a este tipo de tecnología.

Los comentarios, citados por la agencia Efe, están incluidos en un discurso distribuido oficialmente sobre la intervención este martes de la diplomática cubana, en el 39° Período de sesiones del Comité que tiene lugar desde el 24 de abril hasta el 5 de mayo.

El Comité de Información es un órgano subsidiario de la Asamblea General establecido para tratar las cuestiones relativas a la información pública.

"Lamentablemente, enfrentamos la realidad de que millones de
personas siguen excluidas de los amplios recursos disponibles en
internet", afirmó la embajadora. "El desigual acceso a estas tecnologías hace que se incremente, cada vez más, la brecha digital entre los países del Norte y del Sur y se acreciente la ya existente carencia de equidad y justicia social", añadió.

Los comentarios de la diplomática contrastan con la situación en Cuba, uno de los países con las tasas de penetración de internet más bajas del mundo.

Aunque la dictadura castrista culpa al embargo estadounidense de las limitaciones tecnológicas y las restricciones económicas, el control ideológico ha sido señalado como una de las principales causas para el acceso del Internet en Cuba.

Ramiro Valdés Menéndez, miembro de la élite histórica de la cúpula dirigente, calificó hace una década a las restricciones en internet como una “respuesta a las agresiones estadounidenses”.

Para Valdés, ex Ministro del Interior, y de Informática y las Comunicaciones, el internet constituye “una de las herramientas de exterminio global” de la política exterior de Estados Unidos.

“El potro salvaje de las nuevas tecnologías puede y debe ser controlado”, advirtió Valdés, en febrero de 2007, durante una Conferencia Internacional de Informática, celebrada en La Habana.

Varios estudios internacionales indican que Cuba ocupa el último lugar de América Latina en penetración de telefonía celular e Internet, además de ser el quinto entre los que menos densidad tienen de líneas telefónicas fijas.

Hasta el 2012, Cuba se conectaba a internet únicamente por satélite y a partir de entonces se enlazó una conexión por cable submarino de fibra óptica desde Venezuela.

El único proveedor oficial de servicio en la isla es la estatal Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (ETECSA) y a pesar de las expectativas generadas con esa conexión hace cinco años, el acceso a la red ha sido programado con lentitud.

La dictadura castrista ha sido considerada como enemiga de internet por Reporteros sin Fronteras desde que la organización no gubernamental, con sede en París, creó una lista con esa categoría en 2006.

Algunos reportes han mostrado que el gobierno cubano utiliza el programa Avila Link para monitorear a los ciudadanos enrutando las conexiones a un servidor proxy, esto permitiría al gobierno obtener información del uso que realizan los ciudadanos de la red, y tomar represalias contra las voces críticas.

El software, desarrollado por la empresa estatal Desof, “permite fiscalizar la actividad en una estación de trabajo y la duración de la sesión en esta, la utilización de aplicaciones y el establecimiento de restricciones para la navegación en Internet si así se requiere. También, facilita al dueño o responsable administrar el proceso mediante una interfaz web, provista para configurar los medios bajo su control, así como consultar la información recopilada por el servidor resultante de su gestión”, indicó un artículo de promoción publicado en el semanario Opciones.

“Todo desde la comodidad del hogar o la oficina.Se dijo que mediante la aplicación Ávila Link servidor se alcanzan otras funcionalidades como la interacción para gestionar los permisos de navegación de las estaciones que controlada o retirarlos, ante la detección de una acción pirata. Igualmente, registra a cada cliente que adquiere una tarjeta, la cual es habilitada para su utilización, desde ese momento. Al mismo tiempo brinda información sobre la tarjeta registrada por el sistema”, añadió Opciones.

Amnistía Internacional señaló en su informe difundido el Día Mundial contra la Censura en Internet del pasado año que hasta 2008, el régimen castrista prohibía la propiedad de ordenadores y aparatos de DVD en Cuba.

Actualmente, tan sólo el 25 % de la población cubana usa Internet, y sólo el 5 % de los hogares tiene conexión. El precio del acceso a Internet sigue siendo prohibitivo para la mayoría y dista mucho de ser accesible para todos. Cuba ha afirmado que doblaría el acceso en los próximos cinco años, y desde marzo de 2015 se empezaron a abrir puntos públicos de acceso inalámbrico a Internet, pero sigue siendo el país menos conectado de América

“Con frecuencia, las autoridades filtran y bloquean de manera intermitente los sitios web que son críticos con el Estado. Limitar de ese modo el acceso a la información vulnera claramente el derecho a la libertad de expresión, incluido el derecho a buscar, recibir y difundir informaciones”, subrayó el informe.

Hasta marzo pasado, la conexión privada a Internet estaba permitida solamente a algunos profesionales como médicos, periodistas, intelectuales o académicos, previa autorización gubernamental.

Para ampliar el servicio, Etecsa comenzó a comercializar gradualmente el acceso a internet en los hogares, disponible de momento solo para 358 clientes que participaron una prueba piloto ejecutada entre enero y marzo pasados en algunos puntos de La Habana Vieja.

Según se informó oficialmente, el servicio fue contratado por 358 abonados ubicados en La Habana Vieja, la zona más turística de la capital. Buena parte de los clientes son personas que rentan habitaciones.

Etecsa vende el servicio en paquetes de 30 horas mensuales, con un precio que varía en función de la velocidad seleccionada por el usuario. La tarifa de las 30 horas oscila entre 15 y 105 pesos convertibles cubanos (CUC, equivalentes a dólares) por contratar el servicio a velocidades que van desde los 128 kilobytes y 2 megabytes.

En los últimos dos años, además, se han abierto zonas públicas para la conexión por wifi, que ya suman más de mil en todo el país. En ese sentido la empresa anunció que se habilitarán este año 42 nuevas zonas wifi en parques de La Habana para elevar a 100 los espacios de este tipo en la capital de la isla.

(Con información de Efe, Amnistía Internacional y Reporteros Sin Fronteras)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG