Enlaces de accesibilidad

Unión Europea y Cuba inician primer Consejo Conjunto en Bruselas


Federica Mogherini y Bruno Rodríguez Parrilla.

Lo más destacado de la reunión será la firma de un criticado proyecto de 18 millones de euros ($ 21.5 millones) para apoyar el objetivo de Cuba de obtener un cuarto de su energía de fuentes renovables para 2030.

La Unión Europea (UE) y Cuba celebran este martes en Bruselas el primer Consejo Conjunto tras la entrada en vigor del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (PDCA) el 1 de noviembre del 2017, que incluye la firma de un acuerdo de energía renovable como parte de la normalización de las relaciones entre el gobierno comunista y el bloque europeo.

El acercamiento de la UE a la isla se produce en franco desafío a la postura del presidente estadounidense Donald Trump, quien endureció la política y dio marcha atrás al deshielo impulsado por su antecesor Barack Obama.

La afencia AFP indicó que la UE quiere agregar sustancia a su histórico acuerdo de cooperación con Cuba.

Lo más destacado, -explicó el reporte-, será la firma de un proyecto de 18 millones de euros ($ 21.5 millones) para apoyar el objetivo de Cuba de obtener un cuarto de su energía de fuentes renovables para 2030.

La UE también planea financiar un programa de apoyo a la seguridad alimentaria para la isla con una contribución de 19,7 millones de euros.

"Estamos comprometidos a apoyar las reformas económicas y sociales de Cuba", dijo la ministra de la UE, Federica Mogherini, en un comunicado antes de la reunión.

"Conjuntamente, queremos fomentar el desarrollo sostenible, promover la democracia y los derechos humanos, y encontrar soluciones comunes a los desafíos globales, como el cambio climático y temas relacionados con la seguridad".

La Habana y Bruselas también iniciarán diálogos centrados en cinco áreas, entre ellas el desarrollo sostenible, la no proliferación, los derechos humanos y las medidas unilaterales.

El dinero de UE es "una bicoca" para los cubanos

La reunión entre la UE y Cuba llega después del traspaso de poder en Cuba. El acuerdo entre el bloque y La Habana es la herencia dejada por Raúl Castro a su sucesor Miguel Díaz-Canel, quien fue seleccionado como nuevo presidente de la isla en abril pasado.

Economistas independientes consultados por el programa Cuba al Día, de Radio Martí, desestimaron el alcance de los cerca de 40 millones de euros entregados por la UE a Cuba para proyectos relacionados con el uso de energía renovables y la alimentación.

"Me parece que los montos en los que se está trabajando son insignificante para los problemas que tiene el país, problemas de miles y miles de millones de dólares", dijo la opositora Martha Beatriz Roque a Radio Martí.

"Esto para mi es como una bicoca (…) el pueblo ni se entera (...) No veo en esto que pueda soportar al régimen desde el punto de vista de darle una base más sólida económicamente porque lo que está pasando en Cuba en estos momentos no tiene solución con goticas de agua", expresó.

La opositora dijo, -sin embargo-, que estos créditos van a ayudar a inversionistas extranjeros. "Cuba tiene que invertir este dinero en empresas europeas", puntualizó.

También el economista cubano residente en España, Elías Amor, restó importancia al reciente crédito entregado por la UE a Cuba.

"La realidad es que esto es más propaganda que otra cosa (...) Estos dos proyectos que ahora se anuncian cada uno por unos 20 millones de dólares se inscriben en la lista de esos proyectos que ha habido de cooperación entre la UE y Cuba y lo único que ocurre es que estos proyectos, a diferencia de los anteriores, se basan en ese nuevo acuerdo que se firmó entre la ministra Mogherini y el régimen castrista", explicó Amor.

Amor recordó que la UE es el principal donante de cooperación al desarrollo a nivel mundial, destinando entre el 0,4 % y el 0,5 % de su PIB a este tipo de ayuda en todos los continentes para asistir problemas que van desde humanitarios, educación e infraestructura hasta problemas relacionados con los derechos humanos y las libertades.

Por tanto, -dijo-, no es un privilegio a Cuba, sino un modo de apoyar a empresas europeas a que inviertan en la isla.

"Poniéndome del lado de la UE (puedo decir) que Cuba era el único país de Latinoamérica con el que ellos no tenían acuerdo. Estaban tratando de conseguir este acuerdo, que como es natural y todo el mundo sabe no incluye los derechos humanos", expresó Roque.

Los 28 países de la UE son los principales inversionistas extranjeros en Cuba, principalmente en los sectores de turismo y construcción, según la UE.

El bloque importó bienes cubanos por unos 470 millones de euros en 2017 y exportó más de 2.000 millones de euros.

(Con reporte de Cuba Al Día, AFP, Cancillería cubana y Redes Sociales)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG