Enlaces de accesibilidad

La Casa Blanca y el Vaticano abogan por solución pacífica a crisis en Venezuela


Manifestantes cargan cruces negras con el nombre de los muertos en las protestas en Venezuela durante una protesta este domingo en la Plaza San Pedro, en el Vaticano.

El asesor de seguridad nacional del presidente Trump se reunió con el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, mientras el papa Francisco envió una carta a los obispos venezolanos.

La Casa Blanca y el Vaticano expresaron su preocupación ante la profundización de la crisis política en Venezuela y llamaron a las partes en conflicto a encontrar soluciones pacíficas.

Decenas de miles de mujeres opositoras salieron el sábado a las calles de Venezuela, vestidas de blanco y con rosas blancas en sus manos, a marchar contra el gobierno de icolás Maduro, en un nuevo episodio de masivas protestas que han dejado al menos 37 personas muertas en el último mes.

En Caracas, en tanto, mujeres partidarias del gobierno, ataviadas de rojo, se congregaron en una plaza del centro de la ciudad para recorrer los pocos kilómetros que la separan de la sede de la Defensoría del Pueblo, y manifestarse en contra de las protestas opositoras.

"Soy madre y me duelen todos y cada uno de esos jóvenes que ha asesinado vilmente este régimen dictatorial", dijo a Reuters Anais Gil, una docente de 30 años de edad, que salió a caminar en Caracas con un gorro amarillo, azul y rojo -los colores de labandera de Venezuela- y una camisa blanca.

En Estados Unidos, la Casa Blanca confirmó el sábado que H.R. McMaster, asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump, se reunió la víspera con el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Julio Borges, y concordaron en que la crisis política en Caracas debe ser llevada a una conclusión rápida y pacífica.

McMaster y Borges conversaron sobre "la necesidad de que el Gobierno se atenga a la Constitución venezolana, libere a los presos políticos, respete a la Asamblea Nacional y celebre elecciones libres y democráticas", dijo el secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, a través de un comunicado.

La Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) informó este sábado que el papa Francisco envió una carta el viernes expresando su "gran preocupación por la situación del querido pueblo venezolano" y manifestado su solidaridad "con cada uno de ustedes".

" Les aseguro que estoy siguiendo con gran preocupación la situación del querido pueblo venezolano ante los graves problemas que le aquejan, siento un profundo dolor por los enfrentamientos y la violencia de estos días que han causado numerosos muertos y heridos, y que no ayudan a solucionar los problemas, sino que únicamente provocan más sufrimiento y dolor", dice el Papa en la carta divulgada por la CEV.

La carta del Papa coincidió con un declaración de los Obispos venezolanos, titulada No reformar la Constitución, sino cumplirla, en la cual rechazan la convocatoria a una Constituyente, lanzada por el gobierno de Maduro.

"Lo que más necesita el pueblo venezolano es comida, medicamentos, libertad, seguridad personal y jurídica, y paz. Todo ello se conseguiría, si el Gobierno actuara apegado a lo previsto en el texto constitucional vigente y con mayor sensibilidad ante tantas carencias. Los temas presentados por el Presidente de la República para apoyar su propuesta, no apuntan a resolver los graves problemas que aquejan a los venezolanos sino a prolongar la permanencia de su Gobierno en el poder", expresa la declaración

"Rechazamos la convocatoria a esa Asamblea Constituyente, y exhortamos a la población en general a no resignarse, a levantar su voz de protesta, pero sin caer en el juego de quienes generando violencia quieren conducir al país a escenarios de mayor confrontación con el fin de agravar la situación y mantenerse en el poder", subrayaron los Obispos.

Religiosas, mujeres vestidas con el tricolor nacional, otras con el torso descubierto y la cara tapada, caminaron por la principal autopista del este de Caracas cantando el himno nacional y gritando "¡libertad!". Pero su paso fue bloqueado a pocos kilómetros por piquetes de las fuerzas de seguridad.

En el centro de Caracas, en la concentración oficialista Fredesvilda Paulino, una cocinera, de 54 años, expresó que su marcha es contra el "terrorismo de la oposición". "Lo están destruyendo todo, esta gente roba y destruye", dijo a Reuters.

En el sur del país, en el estado Bolívar, las mujeres que encabezaron la marcha opositora caminaron en sostén. En el estado Táchira, fronterizo con la vecina Colombia, además de consignas contra Maduro, las manifestantes llevaron rosarios y oraron por las víctimas de las protestas.

Maduro, heredero político del fallecido Hugo Chávez, activó recientemente una Asamblea Constituyente e insiste en que las manifestaciones persiguen una insurgencia armada.

(Redactado por Pablo Alfonso con información de Reuters, del sitio web de la Conferencia Episcopal Venezolana y Twitter de NTN24Venezuela)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG