Enlaces de accesibilidad

90 balseros cubanos duermen a la intemperie en centro de detención de Bahamas


Cubanos detenidos en Bahamas

Entre los cubanos detenidos se encuentran los 16 balseros que se creían abandonados en un cayo o desaparecidos en el mar.

Cerca de un centenar de cubanos permanecen retenidos en el Centro de Detención Carmichael Road, en Nassau, Bahamas, tras ser interceptados por la Guardia Costera en aguas bahameñas, reportó el lunes el programa Noticias 23, de la cadena Univision.

“Estos muchachos que están pasando por aquí no son como muchos de ustedes están acostumbrados a ver allá, que se van por problemas económicos y esas cosas. Esta gente que está aquí está por problemas políticos, la mayoría”, dijo un entrevistado que no se identifica.

El hombre explica a la cámara mientras un grupo de esos cubanos se congrega en fila a sus espaldas detrás de la reja.

Entre los cubanos detenidos se encuentran los 16 balseros que se creían abandonados en un cayo o desaparecidos en el mar. Nueve de sus compañeros de viaje lograron llegar a Estados Unidos días atrás, y explicaron a las autoridades que el grupo inicial era mayor, pero debieron separarse por las deterioradas condiciones de la embarcación.

“Gracias a Dios que los 9 chiquillos que salieron, llegaron, que pudieron llegar y salvar la embarcación. Gracias a ellos estamos vivos, porque en la embarcación no cabíamos más”, indicó Alexis Alfonso, uno de los detenidos, al periodista Yusnaby Pérez.

El video muestra a los cubanos tendidos en el piso, mientras esperan que las autoridades determinen su destino. El protocolo dicta que sean repatriados a Cuba, pero hasta el momento no se ha decidido el próximo paso formalmente.

“Aquí estamos pasado tremendo trabajo. Estamos durmiendo a la intemperie. Aquí pasan las ratas. Estamos pasando tremenda necesidad, tremenda hambre”, dice uno de los detenidos.

Univision 23 tuvo acceso a imágenes tomadas dentro del centro de detención con un teléfono celular con Internet. Los videos muestran las pésimas condiciones de higiene en que viven: no disponen de jabón ni toalla, duermen a la intemperie sobre improvisadas mantas y algunos llevan aún las ropas desechables que la Guardia Costera les ofreció cuando les interceptaron en el mar.

La comida también es escasa. Uno de los cubanos muestra su desayuno en una vasija de poliespuma: harina con picante.

Los más afortunados disponen de dinero que les envían sus familiares de Estados Unidos. Por unos cuantos dólares consiguen café en las mañanas y permiso para dormir dentro de un baño.

“Esto aquí es lo último. Lo más grande de la vida. Aquí todo es dinero, con la familia que te puedan mandar cuatro kilos para poder vivir aquí”, confirmó otro de los detenidos acostado en la oscuridad sobre el piso del baño.

En agosto de 2016, Bahamas pidió a las autoridades estadounidenses un cambio en las leyes migratorias que benefician a los cubanos, pues considera que, motivados por esta política, cada vez más los balseros se lanzan al mar y llegan a las costas de la isla caribeña en un número sin precedentes, un fenómeno que hace estragos al presupuesto bahamés.

Estados Unidos ha rehusado atender a la demanda y ha reiterado que la política migratoria hacia Cuba se mantiene invarible.

Con información de Univision

XS
SM
MD
LG