Enlaces de accesibilidad

Cubanos prefieren atajos para llegar a la web


Varias personas acceden a Internet en una sala de navegación en La Habana (Cuba).
El Ministerio de Comunicaciones de Cuba ha anunciado la apertura para el 4 de junio de un centenar de salas de Internet en todo el país. Las informaciones de la prensa oficialista documentan la duplicación de la capacidad de navegación y una reducción de 1.50 CUC en el precio por hora ($4.50 CUC), si tenemos en cuenta los anteriores 6 CUC que costaban cada tarjeta de acceso.

Con la puesta en práctica de los 118 centros, los funcionarios del gobierno anuncian el aumento a más de 334 computadoras con acceso a internet. Se trata de una cifra irrisoria si se tiene en cuenta que unos 68 mil especialistas del Ministerio de Salud Pública usan el correo electrónico e Internet, que a su vez venden “por la izquierda” a precios que oscilan entre los 30 y 60 CUC mensuales. Lo mismo sucede con periodistas, intelectuales y otros empleados de ministerios y empresas estatales que tienen acceso a internet desde sus casas y que con esta práctica, ganan un dinero extra al tiempo que ayudan a multiplicar el acceso a la red entre los cubanos.

Para el dueño de pequeño negocio en Cuba sigue siendo más rentable alquilar las cuentas de correo y el servicio de Internet “por la izquierda”, en los intersticios del mercado negro. A la distancia de un clic o una discreta llamada telefónica está la posibilidad de tener sesenta o noventa horas mensuales, según la necesidad de cada quien. No es frecuente el uso de los sitios públicos de Internet para negocios como ventas de casas, artículos varios o rentas de locales y habitaciones. La conexión doméstica sigue siendo la vía ideal.

Los cibercafés clandestinos, que funcionan a precios de entre 1 y 2 CUC la hora, no se verán afectados con esta medida que se anuncia como una reforma más de la Revolución, pues las tarifas de pago, aunque se han reducido en un tercio, siguen siendo prohibitivas para la mayoría de la población, si tenemos en cuenta que el salario mínimo está sobre los 220 pesos mensuales y una tarjeta de conexión costará 112 pesos por una hora.

El servicio de correo electrónico es utilizado comúnmente para la mensajería con familiares y amigos en el exterior, en estas salas se pueden ver las largas colas de muchachas a la espera de su turno para comunicarse con sus pretendientes o pretendidos foráneos. Quienes desean tener una comunicación más segura, rara vez usan el tal servicio de correo que vende el estado.

Otra de las novedades es la implementación del servicio de correo electrónico con alcance internacional @nauta con capacidad de almacenamiento de hasta 50MB.

En el aluvión de informaciones salidas de los principales diarios oficialistas, nada aparece sobre la restricción a sitios contrapuestos a la policía gubernamental. Revistas y periódicos que muestran el día a día de la realidad cubana en ocasiones son censurados por los controladores en servidores nacionales.

La conocida “Operación Verdad”, donde los intranquilos chicos de la Universidad de Ciencias Informáticas atacan a diario las redes sociales en busca de nuevos soñadores con el proyecto revolucionario, habrán afilado sus armas.

Desde hace más de un lustro la Asociación “Hermanos Saíz”, ofreció a jóvenes artistas y escritores la posibilidad de una línea fija, computadora y una cuota para pagar la cuenta telefónica, a cambio de ‘combatir’ a intelectuales incómodos, darse una vuelta diaria por foros sociales para convencer a internautas de todo el mundo de las bondades revolucionarias y presentar un informe mensual de su fidelidad cibernética.

Con lo recaudado en una sesión de 11 horas, las 118 salas deben reportar un promedio de medio millón de CUC como mínimo, en caso de que hubiera una afluencia masiva a los puestos de conexión, pero ante el encarecimiento de la vida cotidiana, conectarse a la web sigue siendo un lujo que muy pocos pueden darse si usan exclusivamente los servicios que el Estado provee.
  • 16x9 Image

    Luis Felipe Rojas

    Luis Felipe Rojas Rosabal, 1971. Narrador, poeta y realizador audiovisual. Tiene publicados -entre otros- los poemarios Para dar de comer al perro de pelea (2013) y Máquina para borrar humanidades (2015). Conduce el programa Contacto Cuba, de Radio Martí. Periodista dedicado al tema de los Derechos Humanos, ha recibido seminarios de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Lector voraz, amante del running, las artes plásticas y la música alternativa. Es autor del blog Cruzar las alambradas . Siga a Luis Felipe Rojas en @alambradas.

XS
SM
MD
LG