Enlaces de accesibilidad

Revela Odebrecht que financió por caja chica campaña presidencial de Dilma Rousseff


Dilma Roussef y Marcelo Odebrecht en 2009 durante un foro organizado por el diario estadounidense The Wall Street Journal y el brasileño Valor Económico en Nueva York.

Pero el encarcelado ejecutivo de la gigantesca constructora dijo que las donaciones se canalizaron a través de otros funcionarios y que no está seguro de que lo supieran Dilma o el actual presidente Temer, que lo están negando...

El empresario Marcelo Odebrecht confirmó el miércoles a las autoridades electorales brasileñas que en 2014 entregó fondos de caja chica de su firma constructora para la reelección de la ahora expresidenta Dilma Rousseff, reporta la agencia Reuters citando una fuente cercana al caso.

Según la prensa local, Odebrecht detalló que entregó para la campaña de 2014 de Rousseff la suma de 150 millones de reales (hoy 48,3 millones de dólares) y que al menos una tercera parte del dinero fue negociada con el ahora exministro de Hacienda Guido Mantega, a cambio de una medida provisional que favorecía los negocios del grupo.

Odebrecht ratificó que los pagos fueron realizados a Joao Santana, quien por entonces dirigía la campaña electoral de Rousseff para llevarla a un segundo mandato.

El encarcelado empresario aseguró que las donaciones clandestinas para la campaña de 2014 totalizaron 300 millones de reales, pero negó se tratara de sobornos para conseguir contratos del Gobierno, de acuerdo con la fuente de Reuters.

Al final de su testimonio, el ex presidente ejecutivo de Odebrecht S.A., la mayor empresa de ingeniería y construcción de Latinoamérica, dijo que no podía afirmar "con certeza" que la destituida mandataria y el actual presidente de Brasil, Michel Temer, estuvieran al tanto de "cualquier ilícito en las donaciones.

Marcelo Odebrecht ha sido sentenciado a 19 años de prisión por una corte federal de Brasil por su rol en el extenso escándalo de corrupción que ha implicado a algunos de los más altos líderes políticos y empresariales de varios países de América Latina. Actualmente busca una rebaja de su condena como parte de un acuerdo de delación compensada.

Las declaraciones del miércoles fueron emitidas en la corte electoral de justicia de Curitiba, como parte de las investigaciones del Tribunal Supremo Electoral sobre los pagos ilícitos a la campaña de Rousseff y su compañero de fórmula Temer en el 2014.

Las pesquisas sobre sobornos y favores políticos, conocidos como el "Lava-autos", amenazan con hacer caer a miembros del círculo más estrecho de Temer y han generado tal incertidumbre política que están socavando la confianza de las empresas, mientras Brasil atraviesa una recesión de dos años.

Reaccionan Rousseff y Temer

La exmandataria reaccionó a las versiones de prensa sobre lo revelado por Odebrecht negando hoy de forma enfática que haya negociado apoyo financiero para campañas electorales con la constructora.

"Es mentirosa la información de que haya pedido recursos al señor Marcelo Odebrecht o cualquier empresario" para las campañas de 2010 y 2014 en las que fue elegida para gobernar el país, dijo Rousseff en un comunicado divulgado hoy.

A favor de enjuiciar a la presidenta Dilma Rousseff se pronunciaron 55 senadores brasileños. En contra votaron 22.
A favor de enjuiciar a la presidenta Dilma Rousseff se pronunciaron 55 senadores brasileños. En contra votaron 22.

En el texto, Rousseff rechazó que (el ex minisrto de Hacienda) Mantega haya actuado en su nombre o haya recaudado dinero para sus campañas, lo cual aseguró que fue una responsabilidad exclusiva de los tesoreros de su Partido de los Trabajadores (PT).

Insistió la mandataria destituida en que la prensa brasileña está difundiendo una versión de la declaración de Odebrecht sobre la que no hay información oficial, pues se mantiene bajo estricto secreto procesal.

Según la expresidenta, esas informaciones son "filtradas cuando se conocen nuevas sospechas contra los artífices del golpe de 2016", como suele calificar a su compañero de fórmula en ambas elecciones, el actual mandatario Michel Temer, y su Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). Temer asumió el poder en agosto del año pasado después que el Senado destituyó a la presidenta por irregularidades en el manejo de los presupuestos.

Rousseff parecía aludir a otras declaraciones atribuidas a Odebrecht, quien habría confirmado que discutió apoyo para las campañas del PMDB en 2014 con el propio Temer, entonces presidente de esa formación.

Dilma y Michel Temer, líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, parte de la coalición de gobierno con el PT.
Dilma y Michel Temer, líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, parte de la coalición de gobierno con el PT.

Temer ha admitido esas negociaciones, pero dijo que no trató con Odebrecht de montos y aseguró que todas las donaciones recibidas por el PMDB de esa y otras empresas fueron debidamente declaradas a las autoridades electorales.

El presidente insistió en esa versión en un comunicado divulgado hoy, en el que aseguró "reiterar lo dicho desde hace meses".

La nota reconoce que durante "una cena" entre Temer y Marcelo Odebrecht se discutió apoyo para campañas del PMDB "pero no se trató sobre valores" y agrega que la agrupación "recibió 11,3 millones de reales", equivalentes hoy a 3,6 millones de dólares, que "fueron regularmente declarados al Tribunal Supremo Electoral".

Esa instancia judicial investiga las supuestas irregularidades en el marco de un proceso que puede llevar a anular la victoria de Rousseff en las elecciones de 2014, por financiación irregular de la campaña.

Las autoridades electorales aún no han definido si debería ser aplicada también una sentencia condenatoria a Temer, en su condición de compañero de fórmula, aunque el actual mandatario sostiene que sus finanzas fueron "debidamente separadas" de las de Rousseff.

[Con información de Reuters y OGlobo]

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG