Enlaces de accesibilidad

Represión gubernamental en Nicaragua deja siete muertos y decenas de heridos


Un manifestante se proteje de la represión este sábado en Managua, Nicaragua

De los siete fallecidos, seis son de Managua y uno de Masaya, confirmó a El Nuevo Diario Álvaro Leiva Sánchez, secretario general de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

Al menos siete personas murieron en las últimas horas, entre ellas un bebé de un año y medio, en ataques simultáneos de las "fuerzas combinadas" del Gobierno de Nicaragua en las zonas este y suroeste de Managua.

El niño Teyler Leonardo Lorío Navarrete, de 14 meses de edad, fue asesinado la mañana de este sábado de un disparo en la cabeza en una de las calles de las Américas Uno, en Managua, en un ataque de paramilitares y policías, confirmaron familiares.

El hecho ocurrió a eso de las 7:30 de la mañana cuando los padres del niño circulaban por el sector entre la Ocho de Marzo y Las Américas Uno, donde se registraba un ataque con armas de fuego por parte de grupos paramilitares leales al gobierno y policías, a pobladores de la zona.

Una de las balas impactó en la cabeza del niño, aseguró su abuelo Jaime Lorío, citado por el diario La Prensa. “Quién iba a ser, la guardia… todos andaban por allí como siempre”, aseguró el abuelo del niño cuando fue consultado quiénes habrían disparado contra su familia.

Las ciudades de Managua, Masaya y León se encuentran bajo ataques por parte de la policía y civiles armados. De los siete fallecidos, seis son de Managua y uno de Masaya, confirmó a El Nuevo Diario Álvaro Leiva Sánchez, secretario general de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

“Se nos ha reportado del barrio Santa Elena la muerte de tres jóvenes que en este momento uno se encuentra en el hospital y dos están en proceso de velación, dos en la UNAN y uno en Masaya. En Masaya tenemos una situación gravísima porque en este momento hay un ataque de fuerzas combinadas, policías atacando sin piedad los barrios de San Gerónimo, Ulises Tapia, La Pérez Ponce y San Carlos”, declaró a periodistas Álvaro Leiva.

Por su parte la portavoz del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh). Georgina Ruiz, declaró a la agencia Efe que tienen reportes de "al menos 4 fallecidos: dos en los barrios de arriba (este), y dos en la zona de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).

Al menos 15 personas resultaron heridas durante los ataques de este sábado en Managua, hasta el momento en que una representación
de obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) se dirigió
hacia la UNAN para evitar más muertes, de acuerdo con el reporte del
Cenidh.


El niño y un hombre adulto fallecieron en operativos diferentes, durante tiroteos ejecutados desde anoche en los barrios del este de Managua, por las llamadas "fuerzas combinadas", compuestas por policías, antimotines, parapolicías, paramilitares y grupos oficialistas, dijo Ruiz.

Los dos fallecidos en la UNAN, al suroeste de Managua, eran
estudiantes que formaban parte de decenas de universitarios que se
mantienen atrincherados en el campus desde abril pasado.

El ataque al este de Managua siguió el mismo guion que los anteriores, ya que ocurrió después de un apagón, antes de la medianoche, con tiroteos que aumentaron gradualmente, hasta ser más intenso justo al amanecer, indicó Ruiz.

Detalló que en la zona de la UNAN el Gobierno utilizó drones para ubicar la posición de los estudiantes antes de atacarlos desde un cerro cercano a la luz del alba.

El ataque ocurrió en el mismo momento en que la CEN, mediadora del diálogo nacional para resolver la crisis sociopolítica del país, solicitó al presidente Daniel Ortega que acepte elecciones anticipadas para marzo de 2019, y llamó a una reunión el lunes de la mesa de negociaciones.

Dicha petición coincidió con la de Estados Unidos este viernes, cuando los países del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), salvo Venezuela, apoyaron el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que señala al Gobierno de Ortega por la muerte de al menos 212 personas, 1.337 heridos y 507 personas privados de la libertad.

Hoy se cumplen 67 días en Nicaragua de la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente.

Unicef dijo el miércoles en un comunicado que durante la crisis al menos once niños y adolescentes han perdido la vida de forma violenta y que se reportan casos de menores heridos y desaparecidos, por lo que hizo un "llamado urgente" al Estado y a la sociedad nicaragüenses "para que se asegure la protección de la niñez y de la adolescencia en todos los ámbitos y desde todos los sectores".

(Con información de Efe, el Nuevo Diario, La Prensa y redes sociales)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG