Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Rafael Vilches: "Aunque me descueren vivo, no dejaré de disentir"

Rafael Vilches Proenza, escritor independiente cubano.
Rafael Vilches Proenza, escritor independiente cubano.

Comencé a escribir a finales de los 70 del siglo pasado, y no me arrepiento de ninguno de los libros que he publicado.

Después de estar varios años en medio de la promoción de editoriales, instituciones culturales y espacios oficiales, el escritor Rafael Vilches Proenza (El cero de las mil nueve, Vado del Yeso, provincia Granma, Cuba, 1965) emprendió el camino de las publicaciones alternativas.

En esta entrevista para Martí Noticias da las claves de por qué se cree un hombre libre; habla de la censura y también de las manos amigas en el campo editorial en España, Alemania y Estados Unidos.

Estás cercano a la decena de libros publicados, si los armamos en un todo percibimos que vas en busca de la palabra, pareciera que tu obsesión es fundirte con el lenguaje, cada vez tus textos son más breves (incluyendo tu narrativa). ¿Cuál es el canto de sirena que te brindó la literatura?

Ya no creo en cantos de sirenas, son cancerberas travestidas, con antifaces, carros de policías; prefiero cantar con mi propia voz, no me importa experimentar ningún artificio palabrero.

Por la literatura descubrí, en las mismas proporciones, amor, desamor, traición, miseria humana, dolores, humillaciones; pero la palabra me salvó de hundirme en el foso profundo, tenebroso, que abrieron ante mis ojos los que me parametraron. Por ella supe de la suciedad del universo político. Por ella estoy cerca de Dios, la familia, los amigos que existen, y de besar, digo, versar a la muchacha que estoy a punto de amar, como si hubiera retornado a mis quince diciembres, y ella a sus diecisiete mayos.

Miro a un lago que descubro junto a los ojos de esta muchacha, me abandono en la suave hierba de la tarde con un sol que se conjuga en el agua con la luna, junto a un rinoceronte de metal que nos mira con ojos mansos mientras ella lo besa en la mejilla dura de cariño. Siento eso, lo vivo, y es lo que quiero decir, y lo escribo para que lo lean mis posibles lectores, y acaricien con las manos de mi muchacha al rinoceronte que impasible nos observa en su pradera, y respiren en sus cabellos la luz que en sus ojos arde, cuando ella sabe que le finjo que me duele, y me duele.

Sé, amo a mi patria, Dios me puso en ella para alguna misión, y ahí voy.

Tu narrativa, la novela Ángeles desamparados (Novela, Ediciones Bayamo, 2001, www.elbarcoebrio.com, España, 2012) es bastante testimonial, lo mismo que tu último poemario, Café amargo (NeoClub Ediciones, 2014). ¿Cuántos Vilches hay detrás de todas estas máscaras?

Detrás de esas máscaras están todos los Vilches posibles, y hasta los impasibles; toda mi literatura va testimoniando algo que vi, viví, sufrí, y un poco de la felicidad que padezco, y me acontece.

Ángeles desamparados, mi novela, es estancia mía en el infierno, herida que no sana. No hay un solo día que despierte y no recuerde el abismo abierto en mi vida, la memoria, el trance tremebundo entre infancia y adolescencia que persisten en salvarme de no ser carne del costal de los gobernantes.

Volvamos a tu novela, el tema de las becas ya había sido –aparentemente- limado por las generaciones literarias anteriores a la tuya. Esa novela breve ya tiene más de 10 años, la mayoría de las escuelas en el campo han desaparecido, pero siguen vivos los flagelos que allí anuncias y denuncias. O te adelantaste en el tiempo o se te quedaron cosas por narrar.

La novela pudo ser más gruesa, pero preferí contar, cortar, como quien pela de los hueso del corazón toda carne, y las hecha a arder en el fuego del Hades. Eso es lo que siento hoy.

No sé si me adelanté, me atrasé. Quería sacarme del alma el Diablo que me clavaron en el cuerpo a muy temprana edad. Los momentos más tristes de un millar de infantes regados por la isla como fichas de ajedrez, marionetas del poder.

Me costó mucho que una editorial en Cuba se interesara por ella. La terminé de escribir en 1996 y se publicó en una tirada de 600 ejemplares en 2001, que se agotaron de un tirón entre La Feria Internacional del Libro de La Habana, y la de Bayamo en 2002; quizás llegaron a alguna librería uno o dos ejemplares. Antes fue censurada, y hasta le quitaron un premio en un concurso literario en Holguín, en 1999, nuestro caro Michael H. Miranda, sabe la historia del premio.

Esa historia de unos cuantos niños abandonados en campos de concentración por todos los rincones de Cuba aún me parte-raja la memoria, sangra en un recuerdo vivo. En el libro la ficción es pura realidad. Quizás todos los avatares de la beca me prepararon para esta estancia por la vida que he sufrido.

Entras a publicar en Cuba a partir de los años 2000, aunque ya escribías desde varios años antes. A tus colegas narradores y líricos les ha interesado más experimentar casi contra el lenguaje, mientras tú apuestas por retomar la palabra, meterte en los campos del lenguaje para intentar comunicar mejor. ¿No tienes miedo de repetirte, de quedar en una lista enorme de escritores, pudiéramos decir, descriptivos?

Comencé a escribir a finales de los 70 del siglo pasado, y no me arrepiento de ninguno de los libros que he publicado, creo que cada uno es independiente, un ser individual, que cuenta lo que quise en ese momento.

Mira, nos pasamos la vida demeritando la obra y vida de José Ángel Buesa, y hoy está ahí, como un clásico de la literatura cubana, y hasta lo nominaron al Premio Nobel de Literatura en 1980.

No le temo a nada, estoy testimoniando un tiempo, una realidad, no sé si pasado, presente, futuro, se juntan, pero ahí está lo que digo, pienso, y siento, en las páginas de mis libros. He tenido una vida tan rica en experiencias, felices, tristes, desafortunadas, de todas salí más limpio, reconfortado, con más deseos de vivir. He sido un viajero incansable, empedernido, crónico, por los caminos de la isla. No creo me vaya a repetir en ninguno de mis días, siquiera en mis amores pasados, presente, futuros.

Si he hecho algún experimento con el lenguaje es para que mi lector, quien sea, tenga un diálogo con mi dolor, y el del país, con el acontecer luminoso que acabo de deshojar en un parque junto al tren blindado en Santa Clara, donde he visto amanecer enero de 2015 sin héroes ni mártires, en los ojos más bellos de una muchacha, y la experiencia se multiplique, porque es eso lo que he querido escribir, decir.

No me importa en la lista que quede, ya estoy en la lista negra del Gobierno, y eso sabe a gloria, no me importa la inclusión en otra, si me borran, si voy a quedar entre los que avancen hacia la posteridad, ya eso no me pertenece. Escribo para desnudarme en público, que me vean, digo que me lean. Lo demás lo dejo a Dios, a mis posibles, pacientes lectores.

Lo único que sé es que la novela Ángeles desamparados, y el libro de poesía Café amargo, los escribí con muchos dolores-heridas en el alma, y al final han resultado dos libros agradecidos. Críticos, amigos, lectores, han sido muy generosos con ellos y conmigo.

Pasemos a un tema que, desgraciadamente, te ha dado a conocer dentro y fuera de Cuba, la censura, la represión. ¿Cuándo, cómo y por qué rompes con las autoridades culturales cubanas, con su política de exclusiones?

Pero no fue hasta mi estancia bayamesa, holguinera, santaclareña que comencé a sufrí en carne propia la censura, la exclusión, la persecución, todo lo que se desprende de ellas. Sería 1999, Zoelia Frómeta desde México nos mandó al poeta Miguel Ramírez que ahora vive en Canadá y a mí, por correo electrónico, textos de Cabrera Infante, Vargas Llosa, Borges, Octavio Paz, Carlos Fuentes, y otros autores prohibidos en Cuba.

Yo fui a parar a una oficina del PCC con el ideólogo que "atendía" Cultura, y Migue fue echado del Centro del Libro de Granma donde laboraba como informático.

Luego fue la cacería de brujas cuando sacamos, tú, Michael Hernández, el Padre Olvier Hernández Carbonell, y yo la revista que más escándalo ha armado en la ciudad de los parques, Holguín, la revista Bifronte. Todos fuimos a parar a alguna oficina de la Seguridad del Estado, y no sería la única vez que nos pusieran una pistola cargada sobre la mesa por haber publicado en revistas y periódicos prohibidos a los escritores cubanos residentes, o reincidentes, en Cuba.

Luego la payasada que armaron en la UNEAC de Holguín al escritor Manuel García Verdecia y a mí. Me echaron como miembro de sus filas y como obrero de la entidad, se lo dejé a Dios, y en menos de tres meses botaron por ladrones a los culpables, al pintor y entonces Presidente de la UNEAC en la provincia, Jorge Hidalgo Pimentel, y a Sarah su secretaria ejecutiva, por ladrones, no fueron a prisión porque resultaron ser dos chivatos de la policía.

La lista de mis tropiezos con los políticos, y la policía política, es larga. El paso definitivo lo di cuando los dirigentes de cultura provincial en Villa Clara me dejaron en la calle, "sin este centavo" para sobrevivir en una ciudad que es mágica, angelical, con algunas magas, y pocos ángeles. Todo por haber publicado en la revista independiente Cuadernos de Pensamiento Plural.

Deambulé de un lado a otro como un apestado, sopesando si dormir en terminales, parques, iglesias o bajo puentes. A partir de ahí sentí paz, solo Dios sabe. Seguidamente me censuraron en la Editorial Capiro mi libro de poesía Salón del reino, aún permanece inédito, y mi libro Casa de aguas fue retirado del concurso literario Premio Fundación de Santa Clara, junto a uno de Sergio García Zamora. Ahora esperan por editoriales foráneas que se decidan a arriesgarse con ellos; desde entonces yo no existo como escritor en mi país, y no me preocupa para nada ser el fantasma en el que me han convertido.

Soy un escritor independiente, me gano la vida con lo que escribo, sobrevivo en mi patria como puedo, como amo.

¿Cuánto ha mellado en ti el hecho de estar hoy en los márgenes, de escribir desde la orilla de la isla y no desde el centro de sus mecanismos de promoción?

Yo tengo patrones, amigos que disfrutaron la paz de saber qué es sentirse en libertad, la de ser uno mismo; fueron encarnizadamente humillados, y salieron iluminados del calvario, Guillermo Vidal, Zoelia Frómeta, Amir Valle, Rafael Alcides, Carlos Manuel Pérez, Francis Sánchez, Luis Pérez de Castro, Ángel Santiesteban, Jorge Olivera, Víctor Manuel Domínguez, Raúl Rivero, María Elena Cruz, Michael Hernández, tú mismo, y tantos; lástima la extensión del listado en el que se pueden incluir muchos más nombres: hoy sé que todos fueron, y son, unos adelantados de la patria que queremos, soñamos, para los cubanos dentro y fuera de la isla.

Ya no me duele no ser incluido en cuanto evento se hace en el país, como en los años en que mi nombre estaba entre los primeros recordados para formar las listas de invitados, mucho antes de haber publicado mi primer poema. Ya me sané del "eventismo". Ahora siento lástima de los conocidos que huyen de mí porque no les conviene que los vean en mi compañía. La película se repite, es una noria, un tíovivo, el círculo vicioso del cubano.

No he dejado de asistir a los lugares que me interesan, no me resigno a dejar de amar, no he anulado al ser que soy, y que no dejaré de ser, aunque me descueren vivo, no me curaré, no dejaré de disentir. Y me digo: aun después de tus tropiezos y zancadillas, publicaste en Miami, a través de Neo Club Ediciones. Al parecer siempre hay una puerta abierta para los creadores libres.

Me alegra que las puertas de las editoriales se abran a mis libros, que mi condición actual sea de un creador libre, independiente. Respirar la libertad me ha hecho todo el bien que Dios ha deseado que respire, vea, sienta, escuche, viva.

Rafael Vilches Proenza, Vado del Yeso, Cuba, 1965. Lic. Educación Artística en Artes Plásticas. Egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Premio Nacional de Poesía Manuel Navarro Luna, 2004, El único hombre, poesía, Ediciones Orto, 2005; y 2010, País de fondo, Ediciones Orto, 2011. Premio Nacional de Poesía, De la Ciudad, 2005, Trazado en el polvo, Ediciones Holguín, 2006. Premio Nacional de Poesía, La Enorme Hoguera, 2006. A ambos lados la sombra, inédito. Mención Nósside Caribe, 2005. Mención Premio Poesía UNEAC Julián del Casal, 2007. Premio Nacional de Poesía, Centenario de Emilio Ballagas, UNEAC, 2008. Tiro de gracia, Ediciones Holguín, 2010. Otros libros: Ángeles Desamparados, novela, Ediciones Bayamo, 2001, www.elbarcoebrio.com, España, 2012. Dura silueta, la Luna, poesía, Ediciones Bayamo, 2003. Lunaciones, Editorial Independiente LetrAbierta, La Habana, 2012. Café Amargo, poesía, Editorial Neo Club Ediciones, Miami, EEUU, 2014. Textos suyos han aparecido en España, Italia, New Zealand, Alemania, Puerto Rico, México, Honduras, Brasil, Chile, Canadá, Argentina, EEUU y Cuba.

Vea todas las noticias de hoy

Escritora cubana Legna Rodríguez gana el Franz Kafka de Ensayo/Testimonio 2024

La escritora cubana Legna Rodríguez Iglesias fue galardonada por su obra ‘Princesa Miami. Atlas político y de población’.
La escritora cubana Legna Rodríguez Iglesias fue galardonada por su obra ‘Princesa Miami. Atlas político y de población’.

La poeta y narradora cubana Legna Rodríguez Iglesias ha sido reconocida con el Premio Franz Kafka de Ensayo/Testimonio 2024 que convoca la plataforma inCUBAdora.

La autora nacida en Camagüey en 1984 y asentada en Miami fue galardonada por su obra ‘Princesa Miami. Atlas político y de población’.

Un jurado compuesto por los ensayistas y académicos Mirta Suquet, Irina Garbatzky y Jorge Luis Arcos decidió de manera unánime concederle el premio.

"La temática del libro es el exilio y las condiciones de vida de una inmigrante cubana en Miami. Su mayor originalidad y singularidad reside en su escritura, en su tono mordaz, irónico, humorístico y poético. La propuesta desborda lo testimonial en su cruce con la biblioteca literaria de la escritora migrante. La composición de su estilo, el ritmo de las frases, sus repeticiones y sus cortes, provoca una lectura fluida y acerca su prosa a una forma sutil de la poesía", precisó Garbatzky.

El premio fue creado en 2021 con el propósito de rescatar investigaciones de tesis o textos publicados en revistas que merezcan una nueva oportunidad de circulación.

De acuerdo a la bases del concurso, Rodríguez Iglesias recibirá una retribución económica única y verá su obra publicada en español por la editorial inCUBAdora y posteriormente en formato electrónico.

La organización con sede en Praga indicó en un comunicado que distribuirá los libros en Cuba a través de la red de bibliotecas independientes u otros organismos no estatales presentes en toda la isla.

Rodríguez Iglesias es una de las voces más reconocidas entre los escritores de su generación. Su obra ha sido merecedora de múltiples premios como el Paz Prize for Poetry, otorgado por The National Poetry Series, de Estados Unidos, el Casa de Las Américas de Teatro y el Iberoamericano de Cuentos Julio Cortázar.

Fallece Pedro Román, destacada figura de la cultura cubana en el exilio

Pedro Román. (Tomada del Facebook de Pedro Román)
Pedro Román. (Tomada del Facebook de Pedro Román)

La noticia del fallecimiento en el día de ayer, jueves 15 de febrero, de Pedro Román, uno de los pilares de la cultura cubana en el exilio, ha llenado de consternación al mundo cultural de esta comunidad.

En declaraciones a Martí Noticias, el escritor cubano Orlando González Esteva se refirió a Román como "un cantante querido por sus compatriotas, un promotor incansable de la canción cubana, particularmente de la música de Ernesto Lecuona, a quien consiguió que se le erigiera el monumento que hoy se alza en los jardines del Miami Dade County Auditorium".

El autor destacó que el director, actor y dramaturgo fue "un hombre dedicado a mantener vivo el recuerdo de los artistas y compositores que prestigiaron a la Cuba republicana en la isla y en el extranjero".

"Su labor en los teatros y en la radio lo convirtieron en una persona muy querida entre los suyos. Va a echársele de menos", afirmó González Esteva.

Pedro Román, Cuba y la música
please wait

No media source currently available

0:00 0:51:49 0:00

Pedro Román nacido en La Habana el 2 de septiembre de 1944, subió al escenario por primera vez cuando tenía apenas tres años y no lo abandonó hasta el último acto de su vida.

De su trabajo como dramaturgo y director destacan Hamburgers y sirenazos, Josephine, Tres viudas en un crucero, Los cubanazos, ¿A quién no le gusta eso? y El almacén de sueños.

Siendo aún adolescente se presentó en Las Vegas como protagonista del show “Minsky’s Arabian Nights” y participó en una ocasión en el popular espacio televisivo estadounidense “El Show de Ed Sullivan”.

A su regreso a Cuba, estremecida por el ascenso al poder de Fidel Castro y su ejército rebelde, decide marcharse definitivamente al exilio.

En 1962 debuta en Miami como escritor, productor y director con “Hamberguers y Sirenazos”, la primera obra teatral cubana creada y estrenada en el exilio.

A la iniciativa de Pedro Román se deben las estrellas conmemorativas a artistas cubanos en la popular Calle 8 de Miami, el Memorial al compositor cubano Ernesto Lecuona frente al Miami Dade County Auditorium e, incluso, la creación del Paseo Histórico de la Cultura Cubana en el exilio.

Entre sus innumerables y reconocidos trabajos están varios programas para Radio TV Martí realizados entre 2018 a 2019 bajo el título “Pedro Román: Cultura Cubana”.

Pedro Román Cultura Cubana
please wait

No media source currently available

0:00 0:29:00 0:00

Manifestantes propalestinos boicotean performance de Bruguera; Alemania se pronuncia

Tania Bruguera realiza performance en el Hamburger Bahnhof de Alemania, 10/02/2024 (Tomado del Facebook de Tania Bruguera)
Tania Bruguera realiza performance en el Hamburger Bahnhof de Alemania, 10/02/2024 (Tomado del Facebook de Tania Bruguera)

La artista cubana exiliada Tania Bruguera decidió clausurar el performance que realizaba en el Hamburger Bahnhof de Alemania luego que la acción fuera interrumpida en dos ocasiones por grupos propalestinos.

La artista dijo que se trata de activistas que se había inscrito para formar parte del performance Where Your Ideas Become Civic Actions (100 Hours Reading The Origins of Totalitarianism), una lectura de 100 horas de la obra Los orígenes del totalitarismo, de Hannah Arendt , para el que había convocado a artistas, teóricos, activistas y visitantes a leer la obra de la intelectual de origen judío, considerada una de las grandes pensadoras del siglo XX.

Claudia Roth, ministra de Cultura de Alemania, dijo en un comunicado que “el odio, el antisemitismo, el racismo y otras formas de violencia son absolutamente inaceptables y no tienen cabida en el arte ni en ningún otro lugar".

"Este malvado antisemitismo y racismo obviamente estaba dirigido directamente contra un trabajador cultural judío, la artista cubana y el gerente de la Hamburger Bahnhof”, denunció la funcionaria.

El performance fue interrumpido por primera vez en la mañana del sábado 10 de febrero cuando “el grupo que se había inscrito para formar parte de la lectura aprovechó el performance para utilizar el discurso de odio", según la nota publicada en redes sociales por Sam Bardaouil y Till Fellrath, directores de la institución.

La segunda intromisión tuvo lugar esa misma tarde entre las 8 y las 9 de la noche, cuando el mismo grupo regresó utilizando “un violento discurso de odio contra uno de los lectores y uno de los directores del museo”.

En Instagram, un grupo llamado Thawra publicó un video de esa segunda interrupción, que tuvo lugar durante una lectura de Mirjam Wenzel, estudiosa del arte y la historia judía alemana. Anteriormente había instado a la “empatía” por los israelíes tomados como rehenes por Hamás.

En el video, los manifestantes acusaron a gritos a Bruguera de favorecer a los sionistas, apoyar a Israel y no incluir a los palestinos en el evento, indica una reseña de la revista especializada ArtNews, que recuerda que Bruguera estuvo entre los miles de artistas que firmaron una carta que denunciaba el "genocidio" de los palestinos.

La publicación agregó que los manifestantes confrontaron a Alice Koegel, la curadora que organizó el evento, y le llamaron "gringa" a Bruguera.

“Para empezar, no sabes quién soy. No conoces mi historia. No sabes todo lo que he hecho por los palestinos y por toda la gente del mundo”, respondió la cubana profesora de la Universidad de Harvard.

También la revista especializada en Arte Hyperallergic se refirió a lo ocurrido y aseguró que fueron tres docenas de manifestantes con banderas palestinas y carteles de solidaridad que corearon “¡Qué vergüenza! ¡Qué vergüenza!" durante una de las intervenciones.

"En un momento, Bruguera enfrentó a los manifestantes y les preguntó: “¿Tienen un arma? ¿Vas a matarme? a lo que negaron abiertamente cualquier intención violenta. Posteriormente, en las redes sociales, algunos comentaristas caracterizaron las preguntas que Bruguera dirigió a los activistas como un “ataque racial”, agrega la publicación.

Bruguera publicó un comunicado en sus redes sociales donde explica que "hubo dos hechos diferentes el mismo día que se han confundido y mezclado. El primer evento ocurrió bajo mi invitación y fue llevado a cabo según las directrices del proyecto por un grupo de activistas. La segunda fue una manifestación a la que algunos participantes del primer evento asistieron como ciudadanos individuales, actuando por iniciativa propia. El segundo evento fue una protesta. Como activista, estoy acostumbrada a participar en protestas, por lo que entiendo la intensidad, la oleada de emociones, la ira, la frustración y los pasos en falso que pueden ocurrir. Por lo tanto, aunque me ofendí cuando un manifestante me etiquetó categóricamente como algo que no soy y tergiversó mis palabras, reconocí que este tipo de situaciones suelen surgir durante las protestas, donde surgen dos bandos aunque las personas no sean necesariamente enemigas. Comprendo la dinámica que se desarrolla en tales circunstancias, donde las acciones y reacciones se desencadenan mutuamente y las emociones se disparan. Es importante comprender que protestar y alzar la voz es una expresión de falta de agencia. Esa fue mi experiencia personal. Hubo otros con diferentes historias personales que fueron llamados racistas y sometidos a definiciones ofensivas, y también reconozco, entiendo y respeto sus perspectivas. Quiero enfatizar que no apoyo ninguna forma de violencia o discriminación".

El Hamburger Bahnhof dijo que el diálogo abierto que proponía el performance "ya no es posible”, tras lo sucedido, y que la suspensión del performance constituye "un enfrentamiento pacífico y silencioso contra el discurso del odio y cualquier forma de violencia”.

"Respetamos y apoyamos plenamente la decisión de la artista y rechazamos categóricamente cualquier forma de discurso de odio y violencia. Lamentamos profundamente tener que proceder de este modo para proteger la seguridad de los participantes en el espectáculo", agregó el centro.

En su libro Los orígenes del totalitarismo (1951), Hannah Arendt analiza el surgimiento del totalitarismo en el siglo XX donde explora los fundamentos ideológicos de las dictaduras y los regímenes totalitarios, en particular el nacionalsocialismo y el estalinismo.

Bruguera fundó en 2015 en La Habana el Instituto de Artivismo Hannah Arendt (INSTAR).

“Adiós Cuba”, la nueva película del realizador de “Los pájaros tirándole a la escopeta”

Rolando Díaz en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, con la cinta "Dossier de Ausencias".
Rolando Díaz en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, con la cinta "Dossier de Ausencias".

La película “Adiós Cuba”, del cineasta Rolando Díaz, comenzará a rodarse el próximo mes de abril en locaciones de España y Miami.

“Estoy a las puertas de mi película número 12, a largometrajes, me refiero, porque tengo muchos cortos y muchas cosas”, dijo en conversación con Martí Noticias el realizador cubano, que ha dirigido numerosos cortos documentales y de ficción en Cuba, España, República Dominicana y Estados Unidos, como “Redonda y viene en caja cuadrada” (1979), “El largo viaje de Rústico” (1993) y “Los caminos de Aissa” (2013), entre los más relevantes.

“Esta película comenzará a rodarse en el mes de abril. Tenemos una gran ilusión, el equipo que está trabajando es formidable, técnicos cubanos, todos, que residen en España. La película será rodada una parte en Miami, otra parte aquí, en España. La parte fundamental se desarrollará en España y todo el elenco está feliz y, verdaderamente, comprometido con llevar adelante un proyecto como este, con muchísimo esfuerzo, muchísimas ganas y un deseo tremendo de ponernos todos, a los que les corresponda estar delante de las cámaras, y a mí, que me corresponderá estar detrás, trabajando con ese elenco de técnicos”.

Díaz es acreedor de una amplia y premiada filmografía como “Los pájaros tirándole a la escopeta” (1984), “En tres y dos” (1985) y “Una elefanta sobre la tela de una araña” (2022).

“Me alegra, a esta edad, estar haciendo toda esta producción todavía. ‘Adiós Cuba’ estará interpretada por Yuliet Cruz como actriz protagonista, y otros tres actores formidables que la van a acompañar, en un cuarteto que aspiro yo sea inolvidable”, subrayó el director de cine, exiliado en Islas Canarias desde 1994.

“Tengo que decir que es una película en la que habrá muchísima gente joven, muchísimos cubanos, y también la película es española y estará respaldada por una productora española, y me siento feliz por todo esto”, resaltó.

El filme retratará la vida de millones de cubanos que se han despedido de su tierra natal para echar raíces en otras latitudes.

“Esa película va del tema de los cubanos que nos hemos ido del país, los que vivimos fuera de Cuba en este momento y cuenta la historia de cómo lo hacemos, en qué condiciones, lo que pensamos sobre la vida que nos está tocando vivir”, explicó el cineasta.

En 2021, Díaz viajó a Cuba para presentar su película “Dosier de Ausencias” en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. Durante su exposición, en el cine Acapulco, denunció la represión contra los participantes en las protestas populares del 11 de julio de 2021 y la censura de los cineastas jóvenes.

En respuesta, el régimen prohibió un encuentro que tenía programado el cineasta con estudiantes de la carrera de Periodismo.

Díaz se refirió a la labor que desarrolla la Asamblea de Cineastas de Cuba en su reclamo de total libertad para crear y exhibir el arte.

“Lo que hace la Asamblea de Cineastas Cubanos, en Cuba, desde dentro, me parece admirable. Sinceramente, estoy con lo que generan, con lo que solicitan, y más bien con lo que exigen, diría yo, porque es un derecho de los cineastas, como lo es también de todos los ciudadanos, de toda la ciudadanía cubana”, concluyó el director de “Los pájaros tirándole a la escopeta”, que cumple 40 años ya.

Concierto en Miami reúne a tres leyendas de la música cubana

De Izq. a der. Chucho Valdés, en el piano; Arturo Sandoval en la trompeta y Paquito D'Rivera en el saxo, en el concierto del Adrienne Arsht Center el 9 de febrero de 2024 por el 50 aniversario de la Orquesta Irakere.
De Izq. a der. Chucho Valdés, en el piano; Arturo Sandoval en la trompeta y Paquito D'Rivera en el saxo, en el concierto del Adrienne Arsht Center el 9 de febrero de 2024 por el 50 aniversario de la Orquesta Irakere.

Tres glorias de la música cubana, Chucho Valdés, Paquito D' Rivera y Arturo Sandoval, se unieron en escena después de cuatro décadas de separación, para un concierto único que celebró los 50 años de Irakere, una agrupación legendaria del jazz y los ritmos afrocubanos.

El concierto del Adrienne Arscht Center, en Miami, fue un despliegue de admiración mutua entre los tres virtuosos intérpretes y compositores, y a la vez una reverencia a la banda que los unió en la década de 1970 y con la que hicieron historia.

El grupo Irakere.
El grupo Irakere.

Entre los temas más emblemáticos de la noche destacaron los clásicos de Irakere, Estela va a estallar, Xiomara Mayoral y Bacalao con pan, de Chucho Valdés; Iya, compuesto por Sandoval y el Adagio de Mozart, un clásico del repertorio de D´Rivera.

Otros reconocidos músicos como el bajista José Gola, el baterista Horacio “El Negro” Hernández; los trompetistas Eddy de Armas Jr. y Osvaldo Fleites; los saxofonistas Carlos Averhoff Jr. y Luis Beltrán; los percusionistas Roberto Jr. Vizcaíno Torre y Julián Valdés; y el vocalista Ramón Alvarez estuvieron en el concierto homenaje, que tuvo como invitados especiales a los cantantes Pancho Céspedes y Luis Enrique.

Como pianista, compositor y arreglista Chucho Valdés se ha consolidado como una de las figuras más prominentes del jazz a nivel mundial es ganador de siete premios Grammy y cinco premios Latin Grammy, entre otros reconocimientos.

Pancho Céspedes invitado especial en el Concierto del Adrienne Arsht Center el 9 de febrero de 2024, por el 50 aniversario de la Orquesta Irakere.
Pancho Céspedes invitado especial en el Concierto del Adrienne Arsht Center el 9 de febrero de 2024, por el 50 aniversario de la Orquesta Irakere.

Sandoval, quien escapó de Cuba en 1990, recibió en Sevilla (España) el Premio a la Excelencia Musical del Latin Grammy 2023. El laureado músico, ganador de diez premios Grammy, seis Billboard y un Emmy, entre otros reconocimientos, se ha destacado como importante figura del Latin Jazz, donde se le considera un virtuoso de la trompeta y también como compositor. En 2013 el presidente Barack Obama le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad.

Paquito D'Rivera, quien huyó de Cuba en 1980 aprovechando una gira por España con el grupo Irakere, ha ganado cinco premios Grammy y 11 Latin Grammy, entre otros reconocimientos. Es considerado uno de los grandes exponentes del Latin Jazz.

Sandoval y D'Rivera han sido fuertes defensores de la lucha por la democracia en Cuba y en numerosas ocasiones han puesto su nombre y su talento musical en función de esta causa.

Cargar más

XS
SM
MD
LG